"Queremos una Venezuela que, de vuelta a la democracia, pueda también volver al Mercosur, donde será recibida de brazos abiertos", dijo Michel Temer. (Foto: Reuters)
"Queremos una Venezuela que, de vuelta a la democracia, pueda también volver al Mercosur, donde será recibida de brazos abiertos", dijo Michel Temer. (Foto: Reuters)
Agencia Reuters

El Gobierno fijó el martes un nuevo objetivo de déficit fiscal primario para 2017 y 2018 de 159.000 millones de reales (US$49.700 millones), dijo el ministro de Hacienda, debido a ingresos menores a lo esperado.

El Gobierno elevó sus metas de déficit de presupuesto antes del pago de intereses desde 139.000 millones de reales para este año y de 129.000 millones de reales para el 2018.

El país también se fijó un objetivo de déficit de 139.000 millones de reales para 2019, por sobre los 65.000 millones previos, según la presentación del Ministerio de Hacienda. Para 2020, buscará un saldo negativo de 65.000 millones de reales, frente a la proyección previa de un superávit de 10.000 millones de reales.

La revisión subraya la dura batalla de presidente Michel Temer para mantener el respaldo a sus medidas de austeridad, incluida una importante reforma al sistema previsional, en medio de un escándalo de corrupción y de cara a las elecciones generales del próximo año.

Miembros del equipo económico de Temer, incluido el ministro de Hacienda Henrique Meirelles, querían esperar hasta septiembre para considerar una meta presupuestaria menos rígida, pero accedieron a adelantar las discusiones debido a las presiones derivadas de una coalición dividida en el Congreso que se ha rehusado a subir los impuestos.

El jefe de gabinete de Temer, Eliseu Padilha, dijo que el Gobierno no tiene planes para elevar los impuestos y está enfocándose en cortar el gasto y aumentar los ingresos, que en parte provendrán de nuevas concesiones en infraestructura pública.

Padilha también dijo que un déficit mayor a 159.000 millones de reales nunca estuvo contemplado en conversaciones sobre presupuesto.

"Ha habido especulación de que el objetivo se movería a 170.000 millones de reales. Eso nunca ha estado en discusión. Estamos ayudando al equipo económico a proyectar los números y nunca han excedido los 159.999 millones de reales", dijo Padilha a la prensa.

Las concesiones incluyen el aeropuerto de Congonhas en Sao Paulo y el Santos Dumont de Rio de Janeiro, además del Viracopos de Campinas, que fue devuelto por su anterior concesionario, dijeron a Reuters fuentes del Gobierno. Las fuentes dijeron que la compañía de energía del estado de Minas Gerais, Cemig también será vendida.

Lea más noticias de Economía en...

TAGS