Representantes de la Casa Blanca habían dicho hasta el viernes que el texto final en chino todavía no estaba terminado. (Foto: Reuters)
Representantes de la Casa Blanca habían dicho hasta el viernes que el texto final en chino todavía no estaba terminado. (Foto: Reuters)
Agencia Reuters

Los compromisos de China en el de la Fase Uno con no se modificaron durante el prolongado proceso de traducción y se darán a conocer esta semana cuando se firme el documento en Washington, dijo el domingo el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin.

Mnuchin dijo a Fox News Channel que el acuerdo alcanzado el 13 de diciembre todavía establece que China compre entre US$ 40,000 y 50,000 millones en productos agrícolas estadounidenses anualmente y un total de US$ 200,000 millones en productos estadounidenses en dos años.

“No se cambió en la traducción. No sé dónde comenzó ese rumor”, dijo Mnuchin en el programa “Sunday Morning Futures with Maria Bartiromo”.

“Hemos estado pasando por un proceso de traducción que creo que dijimos que era realmente un asunto técnico”, dijo Mnuchin. “Publicaremos la versión en inglés en el día de la firma”.

“Y la gente podrá ver. Es un acuerdo muy, muy extenso”, agregó.

Representantes de la Casa Blanca habían dicho hasta el viernes que el texto final en chino todavía no estaba terminado, pese a que se enviaron invitaciones a más de 200 personas para el evento de la firma el 15 de enero en la Casa Blanca.

Al preguntársele si aún esperaba que China comprara entre US$ 40,000 y US$ 50.000 millones en productos agrícolas estadounidenses en el marco del acuerdo, Mnuchin dijo: “Sí, lo espero. Permítanme decir que se trata de 200.000 millones de dólares en productos adicionales en los próximos dos años, y, específicamente en agricultura, de 40.000 a 50.000 millones de dólares...”.

Los representantes chinos han tenido cuidado de no abordar públicamente los detalles del acuerdo de la Fase Uno, porque Washington ha cambiado su posición en múltiples ocasiones durante las negociaciones, dijeron a Reuters la semana pasada tres representantes chinos con conocimiento de la situación.

La firma del acuerdo comercial el miércoles rebaja la tensión en la guerra comercial que inició Trump hace 18 meses, con el supuesto objetivo de alterar las prácticas comerciales y económicas de China, pero dejará en vigor aranceles sobre unos US$ 370,000 millones de importaciones chinas al año.

Se espera que estas tasas se aborden en la Fase 2 de las negociaciones, que la administración de Trump quiere lanzar este año, y que cubre temas más espinosos que no han sido tocados por el acuerdo comercial de la Fase 1, incluyendo los elevados subsidios de Beijing a empresas estatales chinas y las restricciones al comercio digital, así como temas de ciberseguridad.