Venezuela: Sin regalos y con pocas luces, una Navidad en crisis
Venezuela: Sin regalos y con pocas luces, una Navidad en crisis
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

Los que están haciendo sus en centros comerciales y mercados de vecindarios se ven cada vez más obligados a pagar en dólares estadounidenses.

Aunque las importaciones, como piezas de automóviles y productos electrónicos han tenido un precio en la moneda estadounidense desde hace tiempo, a pesar de ser ilegal, la depreciación masiva del bolívar y la inflación por las nubes llevan incluso a los pequeños propietarios de tiendas a exigir divisa extranjera para casi todo lo que ofrecen.

Tomoni Nakada, que vende ropa deportiva importada en bazares en los alrededores de Caracas, comenzó este año a fijar precios sobre todos sus productos en dólares.

"Si aún cobrara en bolívares, no ganaría lo suficiente para cubrir los costos", dijo Nakada, que vende conjuntos de ropa de gimnasia (deportiva) de moda por alrededor de US$45. "Estoy constantemente afectado por la devaluación".

Paseando por un popular mercado navideño en Caracas en un fin de semana de diciembre, puede encontrar joyas artesanales, pasteles de frutas alemanas y ropa cosida a mano, todo en dólares. Es una situación desconcertante en un país donde la mayoría de la gente solo puede adquirir moneda extranjera a través del mercado negro, en el que US$1 cuesta 120.000 bolívares. El salario mínimo mensual es de aproximadamente 180.000 bolívares.

El colapso de la moneda venezolana se profundizó en 2017 luego de que se vencieran los periodos de gracia sobre la deuda del país y su compañía estatal de petróleo, lo que llevó a las agencias calificadoras a rebajar algunos bonos a territorio de default, en medio de sanciones de Estados Unidos contra el gobierno por lo que los críticos consideran un giro cada vez más antidemocrático.

Con la economía enfrentando una proyección de contracción de 12 por ciento, el dólar ganó 3.500% contra el bolívar apenas este año, según dolartoday.com, un sitio web que hace seguimiento a la tasa de cambio.

La inflación, que se mantuvo a un ritmo anual de más del 7.000 por ciento en los últimos seis meses, de acuerdo con el índice Cafe con Leche de Bloomberg, solo está aumentando la miseria.

"Este fenómeno es la única forma de mantener las empresas sostenibles", dijo Henkel Garcia, director de la consultora Econometrica, de Caracas. Incluso los proveedores que no ponen precio a sus productos en dólares a menudo elevan el precio en bolívares diariamente para reflejar la tasa más reciente del mercado negro, dijo.

Una familia ahora requiere 21,5 salarios mínimos solo para cubrir sus gastos básicos de comida. Incluso después de que el salario aumentó recientemente en 30%, el poder adquisitivo de los venezolanos está en el nivel más bajo en 19 años, según datos del grupo de investigación de Caracas Cenda publicado esta semana.

"Noviembre y diciembre solían ser mis mejores meses de ventas", dijo Nakada, quien alentó a los compradores con rifas y un descuento de 15 por ciento. "Ahora nadie está de compras".

Lea más noticias de Economía en...