Turistas en Machu Picchu, principal atractivo del Perú.
Turistas en Machu Picchu, principal atractivo del Perú.
Carlos Hurtado de Mendoza

Lo que son las coincidencias y lo que permiten interpretar. Cuenta Carlos Milla, presidente de la Cámara Regional de Turismo del Cusco (Cartuc), que la suspensión del contrato para la construcción del aeropuerto de Chinchero –confirmada por el Gobierno la semana pasada– tuvo para él y sus coterráneos el mismo efecto que un terremoto. Curiosamente, el sismo más agresivo de la historia cusqueña reciente ocurrió un 22 de mayo (de 1950), la misma fecha en que, más de seis décadas después, el presidente Pedro Pablo Kuczynski y el ex ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, anunciaban la mala noticia a los cusqueños.

“Lo que hemos hecho luego es lo que se hace usualmente tras un desastre: un control de daños”, comenta Milla a Día1. Y añade que eso lo lleva a una conclusión fundamental. Para el empresario, sea que se incluya en el análisis a Chinchero o no, lo que debemos tener en cuenta los peruanos al pensar en la conectividad aérea de nuestro país es que el Cusco es el segundo destino con más vuelos comerciales después de Lima, y que por ello debe ser considerado como nuestra segunda puerta de ingreso para los arribos internacionales.

Las estadísticas que maneja la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) confirman esta aseveración. En efecto, mientras el aeropuerto Jorge Chávez (Lima) opera con 18 millones de pasajeros al año, el Velasco Astete (de la Ciudad Imperial) lo hace con 3,2 millones. Y aunque la diferencia en cuanto a tráfico es grande todavía, lo cierto es que el Cusco tiene a su favor el tremendo peso turístico que ostenta respecto del resto del país: es la joya de nuestra oferta, el motor en torno al cual giran todos los circuitos en el interior y, por ende, el responsable –en buena medida– de los US$20 mil millones que genera anualmente la industria de los viajes local, gracias a los gastos de alrededor de 3,8 millones de turistas extranjeros que nos visitan cada 12 meses, de acuerdo al World Travel and Tourism Council (WTTC), el gremio que congrega a las más importantes empresas del sector en el mundo.

Cusco: Turistas que llegan a la ciudad. (Infografía: Vïctor Aguilar / El Comercio)
Cusco: Turistas que llegan a la ciudad. (Infografía: Vïctor Aguilar / El Comercio)

Lo dicho explica por qué, pese a su ubicación geográfica (a 3.800 metros sobre el nivel del mar) el Velasco Astete haya atraído y atraiga a tantas aerolíneas internacionales. Hoy mismo, sin Chinchero en el calendario siquiera, Avianca acaba de iniciar un vuelo directo entre Bogotá (Colombia) y la Ciudad Imperial, mientras que se vocea que LAW, la firma chilena que acaba de adquirir Star Perú, proyecta aterrizar en el Ombligo del Mundo desde Santiago.

Por su parte, Día1 ha sabido de intensas negociaciones entre una delegación formada por funcionarios del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) y empresarios peruanos, con sus pares de Ecuador, para concretar la llegada al Cusco de aerolíneas ecuatorianas, también vía conexiones directas. Es la misma delegación que, por cierto, acaba de convencer a Latam de conectar al Velasco Astete con Trujillo (sin escalas), y que está tentando a esta aerolínea y a otras para operar rutas similares con Chiclayo y con Iquitos, nada menos.

Principales actividades de turismo en Cusco (Ilustración: Víctor Aguilar/El Comercio)
Principales actividades de turismo en Cusco (Ilustración: Víctor Aguilar/El Comercio)

HUB INTERNACIONAL
“En la industria sabemos que, si se hacen las obras necesarias en el actual aeropuerto cusqueño, entre las cuales destacan la ampliación de los terminales de pasajeros, la de las plataformas para el estacionamiento de las naves y, sobre todo, la extensión del horario de aterrizajes y despegues hacia toda la noche, Cusco puede llegar a los 5 millones de pasajeros por año en el 2021”, refiere el gerente general de la Asociación de Empresas de Transporte Aéreo Internacional (AETAI), Carlos Gutiérrez.

Ese es el tráfico con el que se le iba a ceder la posta a Chinchero, aclara.

Por eso, para el ejecutivo, no debería sorprendernos que en este quinquenio se vuelvan a operar conexiones que ya antes se han hecho hacia la Ciudad Imperial, como los vuelos desde La Paz de la boliviana Amaszonas, los de la argentina Southern Winds (o cualquier otra) desde Córdoba, o los de la estadounidense American Airlines desde Miami. “Algunas de estas decisiones podrían acelerarse si el Gobierno facilitase acuerdos de libre tránsito para las aerolíneas extranjeras (dándole a sus vuelos la categoría de domésticos), como ocurre en la Unión Europea”, acota.

TRANSFRONTERIZO
para Fredy Gamarra, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), otra estrategia que el empresariado va a impulsar es la de dinamizar el turismo transfronterizo desde Chile y Brasil, para convencer a los vecinos que arriban por Tacna y Puerto Maldonado, por ejemplo, de ampliar su visita hacia destinos como el Cusco.

Gamarra hace un llamado a quienes participarán del paro indefinido en la Ciudad Imperial esta semana para que la protesta no afecte a los turistas. “Sería un contrasentido”, acota.

Oferta hotelera en Cusco. (Infografía: Víctor Aguilar/El Comercio)
Oferta hotelera en Cusco. (Infografía: Víctor Aguilar/El Comercio)

HOTELES EN STAND BY
Mirando al 2021, todo parece estar supeditado a las obras que se hagan en el Velasco Astete. Por eso, según Tibisay Monsalve, gerenta general de la Sociedad Hoteles del Perú (SPH), los hoteleros en el Cusco prefieren la cautela.

“Se ha optado por suspender las inversiones en nuevos hoteles allá hasta que se defina qué pasará con el actual aeropuerto y cuándo se hará Chinchero”, detalla, y comenta que la noticia de la suspensión del proyecto de Kuntur Wasi les cayó mal a los inversionistas, que ya andaban medio desanimados tras la construcción abortada del hotel Four Points by Sheraton (por problemas con sus licencias de obra).

“De todas formas, la actual oferta hotelera en la Ciudad Imperial puede asimilar 5 millones de turistas al año, pues hoy opera al 60% de su capacidad”, señala Monsalve. Son cerca de 2 mil hoteles allá, de momento. La balanza se puede mover a favor en cuanto hable la nueva cabeza del MTC, Bruno Giuffra. O puede moverse en contra.

De acuerdo a la Sociedad Hoteles del Perú (SHP), la oferta actual de hospedajes puede soportar a 5 millones de turistas sin problemas.