Se trata de la entrega de planes de telefonía y datos, es decir llamadas, internet y SMS, informó el Ministerio de Educación. (Foto: El Comercio)
Se trata de la entrega de planes de telefonía y datos, es decir llamadas, internet y SMS, informó el Ministerio de Educación. (Foto: El Comercio)
Alicia Ortiz

Conocedores de los desafíos que vienen enfrentando las comunidades educativas en el país en el contexto de la pandemia de COVID-19, Enseña Perú realizó una investigación titulada “La voz de los protagonistas del aprendizaje”, cuyos resultados pone ahora al alcance de la ciudadanía. La idea ha sido conocer y comprender las percepciones, emociones y expectativas de los estudiantes sobre la implementación de la educación a distancia.

La investigación se desarrolló desde una metodología exploratoria, cuantitativo-descriptiva, con testimonios de corte cualitativo. Se recogieron 36.015 testimonios de estudiantes desde quinto de primaria hasta a quinto de secundaria, de 27 UGEL, tanto en la capital como en seis regiones: Arequipa, Áncash, Amazonas, Huancavelica, Piura y Cajamarca. Este estudio se realizó a distancia, con estudiantes que tuvieran conexión a Internet.

El 60 % de estudiantes interpreta el apoyo y esfuerzo de la transformación del hogar para adaptarse a las clases a distancia a través del desarrollo de normas de convivencia y habilitación de espacios físicos. Resulta interesante ver el contraste entre el aumento de interacción con las familias y la disminución de la interacción con los docentes. De hecho, solo dos de cada diez estudiantes han tenido reuniones virtuales para reforzar su aprendizaje.

Al preguntarles sobre sus emociones, se encontró que las tres principales razones que les generan alegría son la sensación de progreso (reflejada en “cuando me salen bien las cosas”), los momentos de unidad familiar y el descanso vinculado a un tema de salud emocional.

Por otro lado, lo que más les produce tristeza y frustración es, por un lado, la posibilidad de abandonar el colegio por razones familiares (vinculadas a los efectos del COVID-19); por otro, no contar con herramientas tecnológicas suficientes para aprender; y, finalmente, la violencia en el hogar.

Mensajes y llamadas

En cuanto a tecnología, WhatsApp resultó ser el principal medio para reforzar el aprendizaje. El envío de recursos audiovisuales explicativos es la estrategia más usada por los docentes. Con respecto a los medios de comunicación, encontramos un uso de la radio cuatro veces más frecuente en provincias. Esto significaría que, en zonas rurales, los estudiantes están haciendo uso de más medios como parte de su experiencia educativa. Resulta interesante que las llamadas telefónicas sean más usadas en áreas rurales que urbanas.

Lo que más extrañan los estudiantes son las clases presenciales. Sus mayores expectativas al retornar presencialmente son tener espacios para ser escuchados y que se tomen en cuenta sus opiniones. Así como incrementar el aprendizaje con herramientas tecnológicas y digitales.

Una de las conclusiones obtenidas es que es necesario repensar una nueva escuela que promueva el aprendizaje autónomo, los espacios de participación estudiantil y las múltiples formas de aprender. Asimismo, los estudiantes deben tener un rol activo en la definición de sus metas y formas de aprendizaje.

Para una educación que trascienda desde las propuestas pedagógicas, la gestión escolar y las políticas educativas, consideramos crucial tomar en cuenta lo siguiente:

- La motivación principal de los estudiantes está vinculada a lo que esperan poder hacer en el futuro.

- Se deben acelerar procesos para asegurar la conexión a Internet y para que puedan contar con equipos electrónicos idóneos.

- Es necesario promover el uso de videoconferencias, y crear entornos de aprendizaje favorables para la estabilidad emocional de los estudiantes.

- Se deben concretar mecanismos sostenibles para la comunicación con las familias.

Se trata de una investigación que tiene el mérito de haber dado voz a los principales protagonistas del aprendizaje.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más