Los precandidatos Luis Enrique Gálvez y Yonhy Lescano competirán este domingo por ser elegidos como el candidato presidencial de Acción Popular.
Los precandidatos Luis Enrique Gálvez y Yonhy Lescano competirán este domingo por ser elegidos como el candidato presidencial de Acción Popular.
Jonathan Castro

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Este domingo 29 de noviembre se realizarán las para definir al candidato presidencial de cada partido político. En no hicieron debate interno, pero los precandidatos Yonhy Lescano (Lista 3) y Luis Enrique Gálvez (Lista 2) conversaron con El Comercio sobre sus principales propuestas y su balance de la vacancia de Martín Vizcarra y el gobierno de su correligionario Manuel Merino.

Las dos entrevistas hechas por separado se han juntado para que los lectores puedan comparar las respuestas de ambos precandidatos. Edmundo del Águila Herrera, el otro precandidato presidencial del partido de la lampa, no aceptó ser entrevistado por este Diario.

¿Por qué cree que Ud sería el mejor representante de Acción Popular?

Lescano: Porque tengo experiencia política, he sido 19 años parlamentario siempre llevando el símbolo de la lampa. He sacado 130 leyes en favor del país. Me he enfrentado a mafias y a corruptos que siempre están infiltrados en la política. Y, sobre todo, siempre he estado conectado con la población. He cumplido con los tres postulados que hay en el partido, postulados que nacen de la tradición histórica del Perú: ama quella, ama sua, ama llulla.

Gálvez: Porque soy una persona que ha tenido toda su vida política en el partido. Creo haber pasado por cada estamento desde las bases, en juventudes, hasta llegar a ser secretario nacional y vicepresidente. He representado al partido en el Acuerdo Nacional. Actualmente estoy en Pacto Perú, en la comisión de reforma política. He sido regidor seis años, y no he tenido problemas de denuncias. Y creo que lo que el partido tiene que exponer hacia afuera es una cara nueva.

¿Por qué se podría confiar en que Ud. tenga la habilidad de reconciliar al país si su partido se encuentra profundamente dividido?

Lescano: Se puede reconciliar al país haciendo obras. Si hay un presidente que está atendiendo las necesidades del Perú, va a ser respaldado por la gran mayoría. Y eso es lo que hemos tratado de hacer durante todo este tiempo. Hemos sacado leyes, como el código de defensa al consumidor, la devolución de los aportes de las AFP, muchas leyes a favor de los pensionistas de la ONP. Pero, también, hemos estado luchando contra las cosas negativas que se presentan en la política, y hemos tenido éxito.

Gálvez: Porque tenemos experiencia en eso. Son 64 años de historia, hemos tenido muchas pugnas, muchas discrepancias, hemos tenido un golpe de Estado contra Belaunde, hemos tenido el segundo gobierno con terrorismo. Un partido que crece, cae, peca, vuelve a corregirse es un partido vivo. Más riesgoso es tener una figurita nueva que nadie conoce bien, que no ha tenido en manejar nada. Acá reconocemos que tenemos defectos pero sabemos cómo se maneja la cosa pública.

Mira acá el video completo del intercambio de ideas entre Yonhy Lescano y Luis Enrique Delgado:

¿Cuál es su evaluación de la vacancia del expresidente Martín Vizcarra?

Lescano: Negativa. Porque ha ocasionado jóvenes heridos, jóvenes muertos, ha ocasionado daños. Nos ha puesto en una situación negativa ante la comunidad internacional. Y, finalmente, esos señores que entraron al gobierno por esa vacancia tuvieron que renunciar. Una evaluación negativa a las luces, creo, de la gran mayoría de peruanos.

Gálvez: En primer lugar, creo que la vacancia fue constitucional porque la Constitución prevé la vacancia por incapacidad moral permanente. Ahora, ¿quién define que esa indignidad es tan grave que no puede continuar en el cargo el mandatario? Lo define el pueblo, pero el pueblo actúa a través del Congreso. Que se haya vacado cuando se sabía que la opinión pública era contraria a eso refleja una incoherencia. Si el representante del pueblo es el Congreso, debería actuar en lógica con lo que piensa el pueblo. Un político que pierde el olfato no merece estar en ese cargo. En política la imprudencia es sumamente grave.

¿Y su evaluación del gobierno de Manuel Merino?

Lescano: Pésima. Un escándalo. Un papelón. Entró un día, y a los pocos días tuvo que abandonar. Se embarcó en una aventura de manera irresponsable.

Gálvez: Él asume legítimo, no es un usurpador. Pero en total falta de sintonía pone de primer ministro a Ántero Flores-Aráoz, que puede ser una magnífica persona, pero que no iba a sintonizar con las bancadas que habían declarado la vacancia. ¿Qué confianza iba a obtener ese gabinete en el Congreso? Y paralelo a eso venía el malestar de la población durante varios días. Y un primer ministro que declara “yo no sé por qué protestan” lo que está haciendo él es azuzar la protesta.

¿Cómo evalúa el desempeño de la bancada de Acción Popular?

Lescano: La bancada ha tenido acciones positivas, trabajo positivo respaldando leyes, por ejemplo, la devolución de los aportes de AFP, de la ONP, y otros dispositivos que se ha expedido. Qué duda cabe que ahí han tenido un desempeño que ha colaborado a atender a algunos sectores del país. Pero también ha estado cometiendo errores graves. Respaldar la vacancia, respaldar una ley de inmunidad parlamentaria incluyendo a otros funcionarios de Estado, innecesariamente. Y, consecuentemente, son errores graves, gruesos.

Gálvez: De idas y venidas. No se han ceñido a la agenda. Nosotros aprobamos una agenda parlamentaria aprobada por el plenario [del partido], en la que había una serie de puntos: la lucha contra la corrupción, la inmunidad, algunas reformas constitucionales. Claro, se metió la pandemia de por medio y cambió el escenario que habíamos previsto de esa agenda. Y luego pensábamos que el presidente Vizcarra iba a tener las mejores relaciones diplomáticas con el Congreso […] pero comenzó a poner al Congreso contra la población.

¿La bancada de Acción Popular cayó en el populismo económico?

Lescano: Hay una serie de necesidades que atender al pueblo. Qué duda cabe, uno tiene que devolver los aportes de los trabajadores que dieron que no tienen ningún beneficio que les ha concedido el Estado, como son la devolución de los aportes de los trabajadores de la ONP. O tiene que retirar algunos aportes de las AFP cuando uno está muriéndose de hambre en una pandemia. Pero, aparte de eso, no podría ver ninguna otra ley que podría decirse que es una ley inconsistente, que es populismo o demagogia.

Gálvez: Hay una competencia. Estaba Vizcarra declarando que daba esto, daba lo otro; subía en las encuestas. Y alguien dijo en el Congreso acá también hay que hacer lo mismo. Se han alejado de lo que era una política seria de gobierno y coordinada entre el Ejecutivo y el Legislativo.

¿Cuáles serían las prioridades de su plan de gobierno?

Lescano: Una propuesta de carácter ético es la reinstauración de los postulados que tiene nuestra doctrina: ama quella, ama sua, ama llulla. No se olvide que los últimos 6 gobernantes están procesados por actos de corrupción. Es decir, las cabezas del gobierno estaban podridas, descompuestas. Hay que reinstaurar la decencia, la honradez, la ética, la verdad de los gobiernos. Y luego, obviamente, si todo ya está sano se tiene que comenzar a trabajar en temas como educación. Por ejemplo, los niños en el Perú no tienen acceso a internet, sobre todo en las escuelas públicas. Necesitamos del servicio de internet para que tengan las mismas oportunidades. Los peruanos no tienen agua ni desagüe, servicios básicos. Tú vas a todas las regiones y no hay agua ni desagüe, y esa es una situación que hay que atenderla. O en tema de salud, no hay buena salud en el Perú.

Gálvez: Lo primero es que hay que entender que el Estado tiene un servicio básico fundamental que no puede dejar de prestar de ninguna manera: la seguridad pública y la seguridad jurídica. Si no se le brinda seguridad a la población, no va a haber salud ni educación ni inversión privada, nada. Hay que reforzar la policía, más que reorganizarla, especializarla. Y para la seguridad jurídica tiene que garantizarse que el Poder Judicial tenga los recursos para hacer ágil sus respuestas y un eficiente órgano de control para hacer la depuración de sus malos magistrados. Luego otros dos servicios fundamentales: la educación y la salud. Salud y educación universal y gratuita a toda la población es un deber del Estado y ahí no hay subsidiaridad del Estado. Y luego la lucha contra la corrupción. No puedo prometer que voy a eliminar la corrupción, porque eso sería mentir. ¿Qué hay que hacer? Como el agricultor, deshierbar de manera permanente.

¿Qué van a proponer para solucionar la crisis económica?

Lescano: Si tenemos la suerte que el pueblo del Perú nos dé ese gran privilegio, tenemos que hacer una evaluación. ¿Qué deudas tenemos? La deuda interna, la deuda externa, y cómo tenemos que encararla. Pero, también, yo creo que hay que evaluar los ingresos que tenemos. Los ingresos en el Perú, en razón de los impuestos, del canon, de regalías de nuestros recursos naturales, son bajísimos. Por ejemplo, las empresas mineras se llevan el 80% de las utilidades, y nos dejan máximo el 20% a nosotros, siendo nosotros los propietarios de los recursos naturales. Tenemos que renegociar esos contratos. Invitarlos a la mesa a esos empresarios para ver cómo se mejora los ingresos del Perú, porque esos ingresos no corresponde percibir al Perú. Y, obviamente, si es que se puede, superando esta pandemia, ver cómo se amplía la frontera tributaria.

Gálvez: Para solucionar la crisis económica tenemos que trabajar a nivel de la micro y pequeña empresa. Creo que la gran y mediana empresa van a sobrevivir, que además han sido los principales beneficiarios del programa Reactiva y de la suspensión perfecta de labores. Hay que lanzar un plan dirigido a volver a activar y crear esas empresas, y meterlas en un mecanismo formal que no le implique unos costos de tributación elevados. Pero además, hacer un crecimiento endógeno, crear un territorio productivo, que significa que a través de cooperación popular se lleve no solo expedientes y tecnología para llevar obra pequeña, sino se haga transferencia tecnológica para mejorar los procedimientos de producción.

¿Y para solucionar la crisis de salud?

Lescano: En salud se necesitan más recursos. Para pagar más médicos, comprar más medicinas, tener más atenciones, hacer más operaciones. Y dar algunos incentivos económicos, en ingresos o en puntajes, para que los médicos vayan a provincias, porque los médicos no quieren ir a provincias. Ganan muy poco. Hay que incentivar a que los profesionales de salud vayan a los lugares donde no hay servicio médico adecuado. Y, repito, medicinas suficientes para los hospitales y los centros médicos. Eso supone dinero, y hay que invertir.

Gálvez: Hay que entender que la salud la garantiza el Estado y eso significa dotar de infraestructura al Estado. Actualmente se ha descentralizado, y los gobiernos locales efectúan pocas acciones de mantenimiento. Prefieren esperar que se deteriore y se haga una nueva; el ejemplo fue el presidente Vizcarra cuando era gobernador de Moquegua. Hay que aumentar la capacidad instalada, que haya más camas, no camas provisionales que pueden desaparecer, sino instalaciones reales.

¿Se necesita cambiar la Constitución?

Lescano: Creo que una Constitución que ha sido dictada por una persona que está acusada de delitos, que se fugó, que obviamente ha tenido un gobierno dictatorial, obviamente conlleva, de lógica jurídica, que se tenga que cambiar una Constitución. Y hay una serie de aspectos que hay que cambiar: en la parte de derechos constitucionales, en la parte de derechos económicos, en la protección de las riquezas naturales que tenemos, en la organización de las instituciones o de los poderes del Estado. Yo creo que debe promoverse el cambio de una Constitución. Y que sea una Asamblea Constituyente, a través de un referéndum. Que el pueblo se pronuncie, y se pueda hacer una nueva Constitución acorde con los nuevos tiempos.

Gálvez: Se necesita modificar la Constitución, sí. Acción Popular desde un inicio estuvo en contra de esta Constitución, estuvo en contra del Congreso Constituyente Democrático y del referéndum que la aprobó. Pero además, es una Constitución que mantiene títulos como economía social de mercado que no se refleja en el resto de articulados, ni pone garantías sobre la función del Estado ni los límites de la inversión privada. Yo creo en el libre mercado para la mayor parte de la asignación de los recursos, pero tiene que quedar definido. Pero una Asamblea Constituyente, díganme, por qué va a tener mejores integrantes que un Congreso de la República. ¿Hay alguna razón? ¿Nos va a iluminar la divina providencia y va a hacer que los malos postulen al Congreso y los buenos a la Asamblea Constituyente? No lo creo. Para mí el procedimiento que se debe seguir es el que inició Valentín Paniagua: convencido que había que reformar íntegramente la Constitución encargó a un grupo de constitucionalistas la elaboración de un texto. Ese texto no va a ser la Constitución, pero debe ser la base para que comience a discutirse.

VIDEO RELACIONADO:

Urresti sobre muertes: Lo que nosotros queremos es que los responsables vayan a la cárcel

Te puede interesar

RELACIONADAS