Este domingo 16 se celebra el Día Mundial del Pan, uno de los alimentos básicos en el hogar y que, en los últimos años, está siendo revalorado en las mesas peruanas.

Greace Advíncula, chef corporativa del restaurante - café Bocatta comenta que “nos hemos acostumbrado a comer panes comerciales, que nos embotan y de los que no sentimos el sabor ni los apreciamos”. Esta realidad se contrapone, sin embargo, a la gran variedad de panes originarios de distintas zonas del Perú. Es necesario, entonces, recuperar la memoria de aquel producto, sencillo pero sabroso, que está presente en cada una de nuestras mesas.

El pan nuestro de cada día

Aunque la mayor parte de panaderías nos ofrece masas que al día siguiente están aplastadas y sin sabor, la tendencia está cambiando. “En estos nuevos tiempos hay tendencia de utilizar panes artesanales – peruanos, no solo europeos - , donde se mezcla la masa madre con el trigo. Panes más naturales, con otro sabor y otra sensación en el mismo organismo”, destaca Advíncula, quien lidera la cocina de Bocatta desde hace un año y medio.

Como apasionados del pan, y con una carta renovada, Greace Advíncula detalla que este domingo 16, en el marco del Día Mundial del Pan, Bocatta repartirá bolsitas de pan en los semáforos del distrito de San Borja. A través de esta actividad ellos esperan dar a conocer el producto y contar la historia del pan. En el local de la avenida Primavera, Bocatta repartirá también panes de cortesía a todas las mesas.

Panes para disfrutar

Aunque Bocatta no se define como una panadería, en este restaurante podrá encontrar panes comunes, como el francés, ciabatta y baguetino, así como los artesanales y los saborizados.

(Foto: El Comercio)
 
(Foto: El Comercio)

Entre los artesanales encontramos el campesino, rústico, focaccia, baguette y croissant. Asimismo, cuenta con una oferta de panes saborizados como el pan de ají amarillo, de aceituna, de camote y galletas de ají.

(Foto: El Comercio)

Uno de los planes de Greace es buscar panes de regiones del Perú para incluirlos en la carta y, así, promoverlos.

Cada uno de los productos es elaborado con una masa madre de 50 años de vida. “La masa es una fermentación. Lo que hacemos es alimentarla cada día con trigo, manzana, y se esta forma va creciendo. Está un producto vivo”, comenta Advíncula.

Otras opciones con panes: recomendamos probar el carpaccio de salmón, con guacamole y alcaparras, acompañado de pan focaccia marcado en la parrilla, lo que le da un sabor especial al producto.

(Foto: El Comercio)

La mozzarella búfala con tomates al balsámico y arúgula puede acompañarla con tajadas de pan campesino.

(Foto: El Comercio)