Óscar Paz Campuzano

A fines del 2015, la Autoridad Nacional del Agua (ANA) inició la instalación de 22 barreras geodinámicas en las nueve quebradas más peligrosas del distrito de , debido a que se había anunciado un fenómeno de El Niño en el verano del 2016. Este llegó, pero un año después.

Durante esta temporada de lluvias esas defensas retuvieron más de 10 mil metros cúbicos de rocas y lodo, un volumen equivalente a la capacidad de carga de 2 mil volquetes. De no ser por estas obras, todo el material acarreado por los huaicos habría desembocado en la zona urbana del distrito, como ocurrió en marzo del 2015, cuando 9 personas murieron y 150 familias quedaron damnificadas.

Wilfredo Echevarría, director de la Unidad Ejecutora: Modernización de la Gestión de los Recursos Hídricos, de la ANA, afirmó que estas barreras flexibles de acero inoxidable, cuyo costo bordeó los S/22 millones, tuvieron  buenos resultados. “En las nueve quebradas, solo se ha visto discurrir agua y lodo, y muy poca presencia de roca”, declaró.

Hoy la mayoría de estas barreras han quedado colmatadas. La Municipalidad de Chosica hizo algunos trabajos de limpieza, pero la ANA pidió detenerlos hasta hacer análisis más detallado, quebrada  por quebrada.

Las mallas deberían quedar habilitadas para la próxima temporada de lluvias. Una alternativa que se estudia es no remover el material retenido, de tal forma que sea un dique natural que contenga la fuerza de los futuros huaicos. Limpiar la zona si hay poco material es otra posibilidad. Una tercera alternativa es la instalación de nuevas protecciones en lugares más altos de las quebradas. La propuesta estará lista la próxima semana.

–Tarea pendiente–
El modelo de Chosica  solo atiende al 10% de quebradas de riesgo para las ciudades y poblados de la región Lima. Eso explica en parte por qué el temporal de este año dejó en la región 14 muertos y casi 13 mil damnificados.

Según Echevarría, el Estado debe continuar protegiendo a las poblaciones que invadieron los cauces, sin perder de vista el tema de fondo: la reubicación.

Para José de Piérola, de la Asociación Peruana de Ingeniería Hidráulica, las mallas geodinámicas son soluciones temporales que deben complementarse con la construcción de terrazas que controlen la energía del huaico y con muros de contención de piedra para mayor resistencia.

Pese a la urgencia de obras, siempre se llega al mismo punto: la ANA recomienda los trabajos prioritarios en ríos y cauces, pero los gobiernos regionales y locales se ven limitados por la falta de recursos, expertos y voluntad política. El piloto de Chosica tiene varios asuntos por resolver para que pueda ser reproducido.

Lee también:

Levantan secreto de las comunicaciones del alcalde Luis Castañeda — Sociedad El Comercio (@sociedad_ECpe)

TAGS RELACIONADOS