'Bujiazo': estas son las zonas más peligrosas de Lima
'Bujiazo': estas son las zonas más peligrosas de Lima

Aprovechan el tráfico de la ciudad y la hora punta para arremeter contra sus víctimas. Bujía en mano rompen las lunas de los autos y arranchan carteras y celulares. Los temidos se han adueñado de algunas zonas de Lima. La Policía ha identificado al menos 50 puntos en donde grupos de delincuencia operan a través de esta modalidad. Sin embargo, en 6 de estas zonas se concentra la mayor cantidad de casos.

¿QUIÉNES SON Y CÓMO OPERAN?
La policía ha identificado el perfil de los ‘bujieros’. Jóvenes entre 14 y 20 años de edad, que buscan avenidas de tránsito lento para arrebatar las pertenencias de los pasajeros. Los semáforos en rojo y el tráfico en algunos puntos de son sus aliados. Agazapados entre los postes y en las esquinas observan a sus víctimas, las estudian y se lanzan a la pista.

Saben escoger a sus víctimas y el momento preciso en el cual atacar. Prefieren atacar a las mujeres, a quienes ven más vulnerables, pero también a aquellos pasajeros o conductores distraídos que chatean o hablan por celular o tienen pertenencia a la vista.

Son llamados así porque utilizan bujías, que son pequeñas piezas de aproximadamente 5 cm. que son parte del motor de un auto. Son pesadas y se convierten en una violenta arma en manos de los delincuentes, quienes previamente las calientan frotándolas. La alta temperatura y el golpe fuerte destemplan el vidrio y lo quiebran.

El general en retiro de la Policía Nacional del Perú, Alberto Jordán, señaló a El Comercio que “estas piezas son muy fáciles de conseguir, son baratas y mucho más eficientes para un delincuente. Al estar calientes son más fuertes que una piedra”.

ZONAS ROJAS
Un informe de la Policía señala que el ‘bujiazo’ es una de modalidades que más casos registró en el 2015 y aunque los agentes desarticularon varias bandas aún hay zonas que viven bajo el dominio de estos delincuentes.

En Surquillo, la zona conocida como ‘Chicago Chico’ en el cruce de la avenida Angamos y la calle San Fernando es una de las más peligrosas. La policía ha redoblado la vigilancia pero los delincuentes suelen aprovechar los callejones cercanos para huir.

Algunas cuadras más adelante, el cruce de las Av. Tomás Marsano y Av. Angamos, también en Surquillo, se han registrado varias denuncias por esta modalidad.

La zona de Zarumilla en San Martín de Porres desde el Puente Caquetá hasta el ingreso a la avenida Zarumilla es una zona roja debido a la congestión de autos y vehículos pesados. Además, los delincuentes pueden escabullirse fácilmente en este lugar debido a la falta de iluminación.

La avenida Grau cerca del jirón Huánuco en La Victoria, la av. Alfonso Ugarte con el Puente del Ejército (Cercado de Lima) y la av. Ayacucho con Av. Tomás Marsano (Surco) encabezan el ránking de la PNP.

PROTECCIÓN
La Policía dio algunas recomendaciones, que aunque parecen básicas muchas veces se nos olvidan. Lo primero es tratar de no llamar la atención hablando por celular o teniendo bolsas grandes o carteras a la vista. Se debe procurar guardar las carteras debajo del asiento y las bolsas grandes en la maletera.

Se recomienda utilizar rutas alternas cuando veamos mucho tráfico. No solo ahorraremos minutos sino que también evitaremos robos a través de esta modalidad. Una última recomendación es reforzar las lunas de sus autos con láminas de seguridad, que evitan que los vidrios caigan sobre los pasajeros si estos son golpeados con una bujía.