Costa Verde: conoce sus problemas en este especial multimedia
Gladys Pereyra Colchado

Las geomallas incompletas, el malecón erosionado y la presencia de piedras en la playa La Pampilla no son solo los problemas más evidentes de la , sino que tienen algo más en común: la Municipalidad de Lima aún no ha definido la fecha para darles solución.

En el caso de las geomallas, voceros de informaron a El Comercio que recién en los próximos días se anunciará la convocatoria para la licitación pública del segundo tramo de instalación correspondiente a Miraflores. Todavía se espera que se concrete el proceso de transferencia de la partida por parte del Gobierno Central a Lima.

Como se recuerda, en diciembre del año pasado, cuando ya se habían instalado más de 100 mil metros cuadrados,  Emape declaró nulo el segundo proceso de selección para esta obra debido a que la propuesta admitida no contaba con los requerimientos técnicos.

Cinco meses después, gran parte de la Costa Verde sigue desprotegida ante deslizamientos.

Similar situación ocurre con los puentes peatonales abandonados sin concluir, ubicados entre San Isidro y Miraflores. La gestión de dejó sin efecto el contrato alegando problemas técnicos en la obra. Debido a que la empresa contratista apeló la decisión, mientras se resuelva la situación no se puede convocar a otra compañía para que concluya los trabajos.

Tampoco hay una fecha definida para la reparación de las zonas del malecón de las playas La Herradura y Tres Picos destruidas por el oleaje moderado. Según los voceros de Emape consultados por El Comercio, en este momento están realizando un proyecto integral para la protección de toda la Costa Verde y del tercer carril. Si bien reconocieron que al menos se requiere una protección provisional en la zona dañada, no se especificó para qué fecha se concretaría.

PIEDRAS EN LA PAMPILLA
Pese a que la Municipalidad de Lima se comprometió a retirar las rocas, esta insiste en que para hacerlo necesita la autorización de Dirección General de Capitanías y Guardacostas (Dicapi). No obstante, voceros de esta entidad de la Marina detallaron a El Comercio que la comuna metropolitana no necesita su permiso, considerando que el enrocado se realizó sin el mismo.

Según informaron, Emape les envió una carta informando que realizarían el retiro de rocas pero solicitaron que se les brinde garantías. En respuesta, Dicapi aclaró que ese tema no es de su competencia. Mientras tanto, las piedras, que fueron pintadas de color amarillo, siguen invadiendo la playa.

DESVÍOS EN BARRANCO
Lo que sí encontró solución en un mes y medio fue el caos vehicular que vivió desde inicios de abril el distrito de Barranco debido al cierre de un tramo de la Costa Verde para la culminación del tercer carril. La Municipalidad de Lima reabrió este jueves el tránsito en los cuatro kilómetros entre Barranco y Chorrillos. Con ello, se deja sin efecto el plan de desvío que estaba previsto ejecutarse durante 80 días.

EL PROBLEMA DEL DESMONTE

Pese a las advertencias, las multas y denuncias, decenas de camiones arrojan al borde de los acantilados de Magdalena y San Miguel residuos de construcción y otros materiales contaminantes.

Lo peor es que en la última inspección del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), el pasado 5 de mayo, se encontró que desde un local de la Municipalidad de Magdalena del Mar se permitía el acceso de 14 camiones para que arrojen desmonte.

La contaminación, las obras abandonadas, la falta de geomallas, el descuido de la infraestructura y la congestión vehicular son algunos de los problemas que encontramos en nuestro recorrido por la Costa Verde y que plasmamos en el especial que acompaña esta nota. Si tienes alguna otra denuncia o queja sobre el circuito de playas, indícanos  de qué se trata en los comentarios.