"¿Eres un NIMBY?", por Gonzalo Torres
"¿Eres un NIMBY?", por Gonzalo Torres
Gonzalo Torres

Cerca de mi casa se han instalado unos semáforos luego de varias peticiones de vecinos para hacerlo, pues los accidentes por imprudencia, velocidad, falta de atención o negligencia eran cosa de casi todos los días, aun después de haber colocado gibas para minimizar este hecho. Pero cada acción genera otra circunstancia que genera, a la vez, una reacción

Ahora, como es natural, hay unas filas de carros que no se formaban antes, pero que van pasando con determinada frecuencia. Allí empezaron las reacciones de los vecinos en contra: se afectó la fluidez del tráfico dando una sensación de mayor cantidad de automóviles, gente que no puede salir de sus garajes, mayor humo de combustión porque los carros se detienen, giros que eran posibles anteriormente hoy se complican porque las intersecciones se cierran por la fila de autos, etc. Por supuesto que había ajustes que realizar: tiempos de espera de las luces, pintado de cruceros, reevaluación de la dinámica del flujo, etc.

El enfrentamiento se visibilizó en una disyuntiva casi maniquea: seguridad versus comodidad. En toda acción, en todo intento por perfeccionar una ciudad, hay una consecuencia que resuelve un problema pero que también puede generar otras circunstancias. En este caso, tengo una amiga que vive a dos casas del semáforo. Sabe que para ella ahora es una complicación entrar y salir de su garaje todos los días, se acumula más humo en su entorno, pero no lo cambiaría por la seguridad que ahora tienen sus hijos de caminar por las veredas y cruzar tranquilamente las pistas sin tener el temor de que en cualquier momento dos carros pueden chocar, dar vueltas de campana y terminar empotrados encima de las veredas, como lo he visto y ha pasado anteriormente.

NIMBY es un acrónimo inglés que reduce la frase “Not in my backyard” (no en mi patio trasero) y describe la mentalidad de la gente que se opone al cambio o al desarrollo urbanístico que hasta ellos demandan y podrían beneficiarlos inclusive, solo que no lo quieren cerca de sus casas. Gente que necesita un colegio o un nido para sus hijos solo que no en su cuadra, sino en la del otro; gente que necesita la cercanía de una bodega o un autoservicio, solo que no a su costado; gente que quiere un tráfico fluido, pero no quiere las obras frente a su casa.

En toda mejoría, más que un sacrificio, debe haber un compromiso con la ciudad. Exigimos mejoras pero no estamos dispuestos a ceder nuestra propia comodidad en beneficio de la comunidad, no estamos dispuestos a sobrellevar un poco de malestar en beneficio de una mejoría. Por supuesto que también hay responsabilidad de las autoridades locales en minimizar los efectos colaterales de las implementaciones urbanas y allí debe haber un mayor punto de contacto entre vecinos y gobiernos. Escuchar de ambos lados es una tarea saludable que nos permitirá, como vecinos y gobierno, ser más conscientes de ver más allá de nuestras narices. Ahora, ¿eres un NIMBY?

TAGS RELACIONADOS