(Foto: Hugo Pérez)
(Foto: Hugo Pérez)

Pasaron exactamente tres años, cinco meses y 26 días para que la familia de la joven , desaparecida desde el 23 de agosto del 2016, tenga noticias de su paradero.

Los agentes de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) de la policía confirmaron el hallazgo de los restos que pertenecerían a la joven activista, según la confesión de Andrea Aguirre Concha, pareja de Kevin Villanueva, cuñado de Solsiret. Ambos fueron capturados el 14 de febrero por ser los principales sospechosos de la desaparición de la joven.

De acuerdo con la policía, Andrea Aguirre confesó ante los agentes de la División de Homicidios que Solsiret Rodríguez habría muerto tras caer del cuarto piso luego de una discusión con ella y Kevin Villanueva, hermano del conviviente y padre de los dos hijos de Solsiret.

Aguirre les dijo a los investigadores que tras la muerte de Solsiret se puso nerviosa y decidió desmembrar su cuerpo. Algunas de las partes fueron desaparecidas y otras permanecieron en su vivienda en el Callao, lugar donde también vivía Solsiret con su entonces conviviente.

Tras esta confesión, los agentes de la Dirincri se trasladaron hasta la vivienda de Andrea y Kevin, e ingresaron con autorización de los familiares. Ahí encontraron restos de un cuerpo que pertenecería a Solsiret y que tendrán que ser completamente identificados por los peritos.

Tanto Andrea Aguirre como Kevin Villanueva permanecen detenidos en la sede de la Dirincri de la Av. España, como parte de las investigaciones. Trascendió que la detención preliminar contra ambos vence el 21 de febrero. Ellos fueron detenidos en las ciudades de Lima y Huaraz, respectivamente.

Rosario Áyvar, madre de Solsiret Rodríguez, declaró ante la prensa que existe un 99,9% de probabilidad de que los restos hallados en la casa de Andrea Aguirre sean los de su hija. En la Morgue Central de Lima se realizan diversas pruebas para determinar las causas de la muerte.

cronología

  • 23/8/2016: El entonces conviviente de Solsiret, Brian Villanueva, llama a la madre de la joven para decirle que ella había abandonado la casa, y hace la denuncia en la comisaría.
  • 1/9/2016: Los padres de Solsiret señalan que la policía emitió la alerta por su desaparición una semana después.
  • 23/8/2018: A dos años de su desaparición, los padres de la joven denuncian que en la investigación policial y fiscal hubo serias irregularidades. “Seguro se fue con otro”, “Está cansada de cuidar a su hija”, fueron algunas de las frases que le repitieron los policías a la madre de Solsiret cuando denunció la desaparición.
  • 7/7/2019: A casi tres años de su desaparición, el resultado del levantamiento del secreto de las comunicaciones del celular de Solsiret Rodríguez determina que ella nunca abandonó el Callao como indicó Villanueva.

— El caso —

El 23 de agosto del 2016, la joven Solsiret Rodríguez Áybar, de 23 años, estudiante de Sociología de la Universidad Nacional Federico Villarreal y activista del movimiento Ni Una Menos, presuntamente salió de su vivienda en el Callao, donde vivió por cinco años con Brian Villanueva, su conviviente y padre de sus hijos. Ella no se llevó ropa ni dinero. Esa noche, Brian Villanueva llamó por teléfono a Rosario Áybar, madre de la joven, y le dijo que su hija había abandonado el hogar sin motivo.

Los padres de Solsiret informaron que la nota de alerta por su desaparición se emitió recién la semana siguiente, el 1 de setiembre.

En principio, el caso fue seguido por la División de Personas Desaparecidas y luego pasó a la División de Investigación de Homicidios. Para la madre de Solsiret, esto permitió que el caso salga del estancamiento en el que estuvo 11 meses.

A poco de cumplirse los tres años de su desaparición, la familia obtuvo el resultado del levantamiento del secreto de comunicaciones del teléfono de Solsiret. La geolocalización confirmó que la joven nunca salió del Callao, como lo afirmó su expareja, quien también está incluido en las investigaciones del crimen como sospechoso.