El proceso judicial de El Frontón tuvo un accidentado inicio
El proceso judicial de El Frontón tuvo un accidentado inicio
Oscar Paz Campuzano

La audiencia de control de la acusación fiscal por la matanza de se vio trabada ayer por el pedido –en algún momento exasperado– de que se amplíe la acusación al ex presidente Alan García Pérez y a sus ministros, y que el supuesto mausoleo senderista en Comas no sea demolido.

Según la fiscal Luz Ibáñez y los magistrados de la Sala Penal Nacional (SPN), estos asuntos no tenían por qué tratarse en esa etapa del proceso. 

Pese a los reiterados pedidos para que las intervenciones se centraran en observaciones de forma al expediente, los abogados de los agraviados en este caso desvirtuaron la naturaleza de la audiencia que duró dos horas y media. Entre los abogados estaban Alfredo Crespo y Manuel Fajardo, que defendieron a Abimael Guzmán.

En su intervención, Ibáñez explicó que no se puede acusar ni sentenciar a quien no fue incluido en el auto apertorio de instrucción, como es el caso de García. De hacerlo, el proceso se declararía nulo. 

La defensa de un grupo de oficiales de la Marina, acusados de la ejecución extrajudicial de 139 internos hace 30 años, afirmó que el sustento fiscal tiene “errores” en la individualización de las responsabilidades penales sindicadas. Pidió que la acusación regrese a la fiscal.

Ibáñez dijo que la acusación tiene más de 500 páginas que detallan los hechos materia de juicio y el contexto en el que sucedieron.

La SPN decidirá si se inicia el juicio o si, antes, el MP debe subsanar cuestiones de forma del expediente.

- Los hechos -

El 18 y el 19 de junio de 1986, oficiales y subalternos de la Marina mataron a 139 presos de El Frontón, algunos sentenciados y otros acusados de terrorismo. Los presos se habían amotinado y tomado de rehenes a agentes penitenciarios.