Así lucieron ayer los jirones Andahuaylas y Mesa Redonda, en el Cercado de Lima, desde las primeras horas de la mañana. La comuna metropolitana no pudo controlar la venta ambulatoria en la zona.
Así lucieron ayer los jirones Andahuaylas y Mesa Redonda, en el Cercado de Lima, desde las primeras horas de la mañana. La comuna metropolitana no pudo controlar la venta ambulatoria en la zona.
Juan Lara Vásquez

La informalidad reinó ayer en las calles del Cercado de Lima. Los comerciantes hicieron caso omiso a las recomendaciones de las autoridades, quienes desde hacía semanas solicitaron dejar libres las vías de acceso alrededor de las galerías Mesa Redonda y Mercado Central para atender posibles emergencias que se pudiesen generar.

Ayer, agentes de fiscalización de la Municipalidad de Lima (MML) intentaron sin éxito retirar a los comerciantes informales y estibadores que tomaron las calles. Una vez que pasaba el control municipal, los vendedores volvían a tomar las pistas sin reparos.

Mario Casaretto, jefe territorial del Cuerpo de Bomberos para Lima y Callao, aseguró que esta situación complica su labor debido a que, en una emergencia, las calles se encuentran bloqueadas y dificultan el ingreso de los camiones. “Optamos por dejar una unidad en el interior de Mesa Redonda [cerca de la plaza Castañeta]. Estamos en alerta máxima”, dijo ayer por la noche.

Al cierre de esta edición, los bomberos seguían con las alarmas encendidas ante una posible emergencia en este sector comercial.

Ambulantes acapararon las vías del cercado de Lima a la altura de Mesa Redonda y el Mercado Central (Foto: Óscar Ramírez).
Ambulantes acapararon las vías del cercado de Lima a la altura de Mesa Redonda y el Mercado Central (Foto: Óscar Ramírez).

—Bloquean salidas—

Días previos a la Navidad, El Comercio informó sobre esta peligrosa situación. Incluso, en un recorrido, se observaron infracciones que cometen los comerciantes en el interior de las galerías, como bloquear los extintores o exponer sus mercaderías en los pasillos y puertas de acceso.

Este panorama se repitió ayer. Este Diario comprobó en un recorrido que la rampa de salida del segundo sótano de la galería Mesa Redonda, ubicada en la cuadra 6 del jirón Cusco, estaba lotizada por vendedores ambulantes. Los clientes tenían que esquivar a los vendedores para poder salir del local comercial, uno de los más visitados en esta época del año.

Tras la denuncia realizada por este Diario, la comuna metropolitana informó que, a través de su área de fiscalización, realizó una inspección y comprobó que se obstruían las áreas de circulación horizontal y vertical, así como la vía pública, “atentando contra la seguridad”. Además, indicaron que se le impuso una multa del 25% de 1 UIT, equivalente a S/1.050.

La MML precisó que inspectores de seguridad en edificaciones verificaron los locales y determinaron que algunas de las galerías se encuentran con “riesgo medio” ante siniestros.

La Superintendencia de Fiscalización Laboral (Sunafil) también realizó ayer una inspección en la galería Mesa Redonda, encabezada por el titular de la institución Juan Carlos Requejo, para verificar las condiciones laborales a las que estaban expuestos los trabajadores. Al cierre de esta edición, no se conocían los resultados de esta intervención.

Lea también...

TAGS RELACIONADOS