Los miembros del Ejército del Perú recibieron una donación de mascarillas y otros utensilios de aseo y protección ante la pandemia del coronavirus.
Los miembros del Ejército del Perú recibieron una donación de mascarillas y otros utensilios de aseo y protección ante la pandemia del coronavirus.
Redacción EC

Los miembros de las Fuerzas Armadas son parte del gran número de agentes que se encuentra en la primera línea de defensa para evitar que el coronavirus continúe infectando más personas y, por lo tanto, más vulnerables. Por ello, la Selección Peruana de Fútbol hizo la donación de material para su protección y limpieza.

Se trata de productos como 15.600 mascarillas N95 y 10.000 guantes descartables que serán distribuidos a los miembros de las Fuerzas Armadas que realizan labores de patrullaje y seguridad.

También se darán 250 mandiles descartables, 300 mandiles impermeables, ocho mil gorros de enfermeros, ocho mil botas plásticas descartables, diez mil guantes de nitrilo y 630 conjuntos para enfermeros que serán repartidos en los hospitales del Ejército, Marina de Guerra y Fuerza Área, a través de sus respectivas direcciones de Salud.

Entre los artículos de limpieza donados figuran 7.500 kilos de detergente a granel, 500 unidades de jabón, 500 bolsas de 900 gramos de detergente cada una, 500 paquetes de papel higiénico, 500 botellas de jabón en gel, 500 botellas de lejía, 500 unidades de papel toalla y 500 botellas de limpiador de 3.800 ml.

Todo este material se entregó al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, a través de la Asociación Virgen de la Merced. Será distribuido entre el personal del Ejército, Marina de Guerra y Fuerza Aérea.

La Selección Peruana de Fútbol también donó 6.000 mascarillas de tela, elaboradas bajo las especificaciones técnicas del Ministerio de Salud. Son mascarillas anatómicas que llevan la franja blanquirroja de nuestra bandera y brindarán protección a nuestros militares durante su labor de patrullaje.

VIDEO RECOMENDADO

Martín Vizcarra advierte que peruanos irresponsables están llevando la muerte a sus hogares