Así fue el terrible accidente que dejó 9 muertos en Ventanilla
Así fue el terrible accidente que dejó 9 muertos en Ventanilla
Redacción EC

ENRIQUE VERA CARO / FERNANDO GONZÁLEZ-OLAECHEA

Nueve muertos, más de 30 heridos, 10 autos destrozados y cinco mototaxis inservibles dejó el violento paso de un camión frigorífico cargado de pescado, al que aparentemente se le vaciaron los frenos, por la Av. Néstor Gambetta, en , Callao.

A las 11:45 a.m. de ayer, el chofer Clint Castillo Céspedes (39) perdió el control del vehículo de placa D9Q-865 cuando salía del asentamiento humano Villamoto e ingresaba a la citada vía.

A lo largo de cinco cuadras, el camión arrastró primero al Chevrolet plateado donde estaban el empresario minero Édgar Romaña Navarro (59) y Gino Luciano D’Arrigo Blanco.

Además embistió a peatones, autos en movimiento y arrolló a varios mototaxis estacionados. En uno de estos, Juana Galán Álvarez, su esposo Richard Jacinto Ayala y una niña, hija de ambos, esperaban para enrumbar a su domicilio.

Betty Policarpo Inocente y Carolina Huayta Torreblanca fueron arrolladas cuando cruzaban la vía.

Luego, el camión subió al sardinel que separa los carriles de la arteria y se llevó de encuentro  cuatro postes de alumbrado público, hasta que impactó contra una camioneta de la Dirección de Transporte de la Municipalidad de Ventanilla, en el cruce con la avenida Pedro Beltrán.

El suboficial PNP Gabriel Grimaldo Huayanay Lázaro, el inspector Néstor Silveira , de nacionalidad argentina, y el chofer Jairo López López quedaron en el amasijo de fierros en que se convirtió la unidad municipal. Los tres fueron trasladados de emergencia al Hospital de Ventanilla, pero solo el último de ellos sobrevivió.

Al mismo nosocomio, personal del Cuerpo General de Bomberos llevó a otros 20 heridos. Allí fallecieron Romaña, su acompañante Gino D’Arrigo, Betty Policarpo Inocente y Juana Galán. La hija de esta última y su esposo, Richard Jacinto, murieron en el hospital Daniel Alcides Carrión, adonde fueron derivados con los afectados más graves.

Huayta Torreblanca murió cuando era trasladada al hospital de Puente Piedra.

Clint Castillo Céspedes no sufrió daños mayores pese a que el volquete resultó con la parte delantera destruida. “Me siento muy mal, quizás mucha gente quisiera que esté muerto y quizás eso hubiera sido mejor”, se lamentó mientras era atendido en el Hospital de Ventanilla.

Sin embargo, cuando fue consultado si había revisado el sistema de frenos antes de iniciar su recorrido, no respondió.

La carga de pescado quedó desperdigada sobre el lugar donde terminó el camión frigorífico. Antes de que llegaran los remolques para limpiar la vía, varios transeúntes se llevaron en costales el pescado y bloques de hielo.  

“Vimos cómo los vehículos iban quedando en pedazos. Si esto ocurría 15 minutos después los muertos hubieran sido muchos escolares que pasan por aquí”, dijeron algunos testigos.

Asimismo, indicaron que el vehículo causante de la tragedia alcanzó una velocidad superior a los 100 kilómetros por hora. En Néstor Gambetta, lo máximo permitido es 60 kilómetros por hora.

VECINOS MARCHAN

Pobladores de la zona donde ocurrió la desgracia se movilizan para exigir puentes peatonales y rompemuelles en la avenida Néstor Gambetta.

ANGUSTIOSA ESPERA

Decenas de familiares de las víctimas se congregaron en los frontis de los hospitales de Ventanilla y Daniel Alcides Carrión en busca de información.

FALTA DOSAJE ETÍLICO

Al cierre de esta edición, el chofer del volquete que causó la desgracia recién salía del Hospital de Ventanilla donde acudió para pasar el dosaje etílico. 

CUSTODIA POLICIAL

La policía de Ventanilla custodió al conductor durante todo el tiempo que recibió atención médica para trasladarlo a la comisaría de ese distrito. “Nunca quise causar esto, me siento muy mal”, repetía Clint Castillo Céspedes mientras era atendido.