Escena del documental "Volver a vivir" que se estrena en el Festival de Cine de Lima (FCL 24 PUCP). Foto: PUCP.
Escena del documental "Volver a vivir" que se estrena en el Festival de Cine de Lima (FCL 24 PUCP). Foto: PUCP.
Daniel Goya

Si la historia la escriben los ganadores, los demás pueden hacer películas. El discurso histórico oficial no es suficiente cuando hay memoria y heridas abiertas. Por eso, el cine parece ser un formato ideal para recuperar esos recuerdos. El cine latinoamericano siempre ha tenido una poderosa tradición tocando temas de memoria. Es innegable. Cada año siempre tenemos películas que tratan esos temas”, comenta Gabriela Yepes, cineasta y coordinadora de los encuentros y conversatorios con los directores del Festival de Cine de Lima.

Este 28 de agosto el público podrá participar en el conversatorio “La Memoria Obstinada” para abordar precisamente los desafíos que implica hacer un cine que contradice las versiones oficiales.

Escena de la película "Blanco en blanco" (FCL 24 PUCP)
Escena de la película "Blanco en blanco" (FCL 24 PUCP)

En el taller participarán los realizadores Wilfredo Medina, del Perú; Théo Court, de Chile y Carol Benjamín, de Brasil. Court es director de “Blanco en blanco”, que aborda genocidios de indígenas llevados a cabo a principios del siglo pasado. Benjamín llevó a cabo el documental “Quedo debiéndote una carta sobre Brasil”, que trata sobre la dictadura militar que se instaló entre 1964 y 1985 en ese país. Mientras que Medina es director del documental “Volver a vivir”, que cuenta la exhumación ocurrida 26 años después de la matanza de Naylamp de Sonomoro.

Yepes sostiene que los discursos republicanos e históricos pueden llegar a ser tan ficcionados como el guion de una película. “Hay un cine de memoria que se refiere a eventos sociales recientes. Pero el cine que hace memoria es también el que lidia con la identidad de una nación, con la identidad colectiva, la identidad personal. Y eso falta en el Perú. Hace falta saber quiénes somos, qué país somos, qué significa ser peruano”, manifiesta.

Hay una paradoja del arte que escapa del cine y que puede estar en el teatro y en las novelas. Yepes explica que esa paradoja tiene que ver con contar la historia no oficial abarcando posiciones que incluso el artista no necesariamente comparte. “Como creador no estás para defender una tesis, eso que lo hagan los políticos. Como cineasta lo que se debe hacer es escuchar a todos los lados y prestar atención a todas las voces, no solo quedarte en un punto de vista, que es lo que a veces la historia hace. El arte debe empatizar con absolutamente todo. No se trata de pensar en qué lado te pones, sino cómo te pones en todos los lados”, apunta.

Desenterrar la verdad

Siempre se dice, que un país que no recuerda su historia está condenado a repetirla y me interesé, primero, por la demora. Recién, después de 26 años, se iban a realizar las exhumaciones de una tragedia propiciada por la venganza y ya muchos se estaban olvidando de eso”, menciona Wilfredo Medina, quien, según comenta, recibió amenazas para que no continuara con su investigación. “No nos hacemos responsables por lo que te pueda pasar, me decían por teléfono”, asegura.

Para Medina el cine tiene una responsabilidad con la historia. Es, para él, un medio para impedir que el olvido propicie la injusticia, el desconocimiento y la mentira. “Los productores audiovisuales no solo trabajamos para el público actual, sino también para el que vendrá, para los jóvenes que desconocen nuestro pasado. Estamos llamados a eso, o a hacer conocer lo que ha sucedido antes para evitar que se repita”, indica.

Escena de "Quedo debiéndote una carta sobre Brasil" (FCL 24 PUCP).
Escena de "Quedo debiéndote una carta sobre Brasil" (FCL 24 PUCP).

Por su parte, Théo Court empezó a interesarse en el proyecto de “Blanco en blanco” cuando descubrió unas fotografías de las matanzas de los indígenas que habitaban Tierra del Fuego cuando llegaron los colonizadores. En palabras del realizador, esas fotografías pretendían tergiversar la historia. “Presentaban ese hecho como si fuera producto de una hazaña o algo heróico, pero en realidad se trató de un genocidio”, explica.

Court menciona que el título “Blanco en blanco” remite a la idea de algo que está vacío, algo en blanco, que parece haber sido borrado de la historia. “Me gustan las películas que están orientadas a generar algo al espectador. Que lo cuestionan, que lo interpelan. No me gusta que el espectador solo reciba lo que la película ofrece, sino que se quede pensando, que lo desestabilice un poco sobre lo que pensaba que era verdad”, señala.

Una cita con el pasado

El conversatorio se llevará a cabo desde las 11 de la mañana a través del Facebook del Festival de Cine de Lima PUCP

La historia de nuestro continente y nuestros directores convergen para contar historias que, a veces, el poder o los intereses políticos prefieren que se olviden. Pero el cine sirve para recordar, y sobre eso conversaremos”, concluye Yepes.


VIDEO RECOMENDADO

Fútbol Internacional: revolución Koeman, conoce todo sobre la renovación en Barcelona | VIDEO
Tras la llegada del técnico neerlandés a Barcelona, los cambios ya se hacen notar en el conjunto catalán.

TE PUEDE INTERESAR