, delantero de la selección portuguesa, fue elegido como el hombre del partido en el encuentro de la primera jornada del grupo B del entre España y Portugal en el estadio Fisht de Sochi, al marcar los tres goles de su equipo, el último de falta directa para el 3-3 final.

Antes, el atacante del Real Madrid había abierto el marcador con el 1-0 al transformar un penalti cometido sobre él mismo, por su compañero de equipo Nacho Fernández, y había dado otra ventaja de 2-1 al borde del descanso, con un tiro desde el borde del área que no logró atrapar David de Gea. Ya en el 88, cuando España había remontado por 2-3, anotó el definitivo 3-3.

Cristiano Ronaldo, además, marcó por cuarto Mundial seguido, logró sus primeros goles en sus enfrentamientos con España y se situó al frente de la tabla de máximos goleadores del torneo