Defino a la ley islámica, las mujeres no podrán usar extensiones de pestañas ni uñas acrílicas.
Defino a la ley islámica, las mujeres no podrán usar extensiones de pestañas ni uñas acrílicas. / Getty Images
El Mercurio de Chile / GDA

Ni extensiones de pestañas, uñas acrílicas o depilación íntima. Las mujeres de la ciudad de Mashad vieron reducidas sus opciones estéticas tras la prohibición de algunos servicios en las peluquerías. La medida establece que dichas prácticas estéticas contradicen la sharía o ley islámica, por lo que quienes las realicen se exponen a multas e incluso al cierre del local.

Esta restricción fue aprobada hace un año, pero -en las últimas semanas- se empezó a aplicar con más ahínco. “Ya comenzaron las inspecciones para verificar que se cumpla la prohibición”, dijo a EFE la presidenta del sindicato de peluqueras de Mashad, Fateme Salarzade.

Mira: En Qatar y otros países: ¿Cuáles son las restricciones que tienen las mujeres para ir a estadios de fútbol en Medio Oriente?

El motivo de la prohibición fueron las quejas de ciudadanos al Ministerio de Industria de la República Islámica de Irán porque consideran que algunos tratamientos estéticos son contrarios al islam, explicó Salarzade. A los límites a las extensiones de pestañas, uñas acrílicas y depilación íntima por cuestiones religiosas se le suma la prohibición a los tatuajes y al bótox.

EFE contactó con varias peluquerías de esta ciudad del noroeste del país, quienes confirmaron la nueva normativa. “Desde hace meses sabemos que está prohibido y, desde el momento que lo supimos, cancelamos esos servicios”indicó la responsable de un local de belleza. En tanto, otra peluquera de Mashad contó que las autoridades le recordaron el lunes la prohibición con la amenaza de multas y la posibilidad del cierre del negocio.

Las mujeres no podrán usar extensiones de pestañas.
Las mujeres no podrán usar extensiones de pestañas. / iStock

En este contexto, cabe resaltar que Irán es uno de los países con el mayor uso de maquillaje del mundo, según cuenta la analista Misagh Parsa en su libro Democracy in Iran: Why It Failed and How It Might Succeed. “Maquilladores profesionales estiman que las mujeres iraníes compran un bote de máscara al mes, mientras que las francesas adquieren uno cada cuatro meses”, escribió.

Por ello, ahora muchos esperan que los tratamientos de belleza prohibidos pasen a la clandestinidad. “Lógicamente, si no se hacen en peluquerías oficiales se harán de modo ilegal” en las casas, señaló Salarzade.

Quienes incumplan la normativa se exponen a multas o incluso al cierre del local.
Quienes incumplan la normativa se exponen a multas o incluso al cierre del local. / Agencia EFE

Como consecuencia de esta medida, la presidenta del sindicato local de peluqueras cree que se perderán puestos de trabajo en el sector y que incluso se cerrarán salones de belleza: un sector duramente golpeado por la pandemia.

Mashad tiene unos tres millones de habitantes y es una de las ciudades más religiosas y conservadoras del país. De hecho, el expresidente iraní Mahmud Ahmadineyad la declaró como la “capital espiritual de Irán”.

Allí, la prohibición de estos tratamientos estéticos se une a una larga lista de imposiciones a las mujeres iraníes.

La obligatoriedad del velo quizás sea el mayor símbolo de la Revolución Islámica de Irán en 1979. Su uso es obligatorio por ley y las mujeres que no se tapan en público se pueden enfrentar a multas, penas de prisión o latigazos.

Más allá de las reglas que rigen sobre las mujeres de esa ciudad, recientemente Mashad fue noticia dado que fue precisamente allí donde, a fines de marzo, aficionadas al fútbol fueron rociadas con pimienta por la policía después de que se les prohibiera entrar al estadio a pesar de tener entradas.