El presidente de Rusia, Vladimir Putin, habla con los medios de comunicación durante la VI Cumbre del Caspio en Ashgabat el 29 de junio de 2022. (Dmitry AZAROV / SPUTNIK / AFP).
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, habla con los medios de comunicación durante la VI Cumbre del Caspio en Ashgabat el 29 de junio de 2022. (Dmitry AZAROV / SPUTNIK / AFP).

La invasión rusa a lleva ya más de cuatro meses y el final del conflicto es cada vez más incierto. Para el exsecretario de Estado norteamericano existen tres escenarios posibles, “abiertos hasta cierto punto”, sobre el devenir de la guerra: uno en el que gana Rusia; otro en el que las cosas escalan a un conflicto mayor; y el tercero sería una victoria de Ucrania y al OTAN.

En una entrevista con el medio británico, Kissinger vaticinó que en un primer escenario, Vladimir Putin celebraría una victoria al quedarse con el territorio ucraniano que conquistó hasta ahora, “el 20% de Ucrania y la mayor parte del Donbass, la principal zona industrial y agrícola, y una franja de tierra a lo largo del Mar Negro”, indicó. De ser así, la OTAN quedaría en desventaja al no haber tenido un papel “tan decisivo como se pensaba”.

MIRA: Un legislador aliado de Putin anticipó cuál sería la primera ciudad que Rusia atacaría en una Tercera Guerra Mundial

Un segundo escenario implicaría desplazar a las fuerzas del Kremlin fuera del territorio ucraniano, incluso de aquellas zonas conquistadas antes de la guerra, como Crimea, lo que llevará a una guerra mayor con Rusia, “si la guerra continúa”, auguró el exsecretario.

El presidente ruso Vladimir Putin estrecha la mano del ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger durante su encuentro en el Kremlin de Moscú, el sábado 12 de febrero de 2005.
(Archivo - AFP POOL).
El presidente ruso Vladimir Putin estrecha la mano del ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger durante su encuentro en el Kremlin de Moscú, el sábado 12 de febrero de 2005. (Archivo - AFP POOL).

Por último, Kissinger predijo una situación en la que “el pueblo libre” de Ucrania impida que el ejército ruso siga avanzando sobre el territorio, haciéndolo retroceder hasta la línea de batalla inicial, donde comenzó la guerra el 24 de febrero. En ese caso, “la agresión actual habrá sido visiblemente derrotada”, aseguró, y Ucrania podría reorganizarse con el tiempo.

Ucrania se reconstituirá en la forma que tenía cuando comenzó la guerra: la línea de batalla posterior a 2014″, indicó a The Spectator. “Estará rearmada y estrechamente conectada a la OTAN, si no forma parte de ella. Las cuestiones restantes podrían dejarse para una negociación”.

Este último escenario marcaría un gran triunfo no solo para Ucrania, sino que también para la OTAN, ya que “se habría reforzado con la incorporación de Finlandia y Suecia, creando la posibilidad de defender a los países bálticos”, y “Ucrania tendría la mayor fuerza terrestre convencional de Europa vinculada a la OTAN o a un miembro de ella”.

Además, quedaría demostrado que el antiguo temor de que el Kremlin avance sobre Europa puede ser combatido y vencido por las fuerzas de la alianza militar, y Rusia tendría que enfrentarse a la necesidad de coexistir con Europa como entidad, en lugar de que Estados Unidos sea el elemento principal en la defensa de Europa con sus fuerzas nucleares”, expresó Kissinger.

Críticas de Zelensky

En mayo, durante una intervención en el Foro Económico Mundial en Davos, el exsecretario de Estado estadounidense instó a Occidente a obligar a Ucrania a aceptar negociaciones con un “statu quo ante”, es decir, hacer retroceder a Rusia hasta el punto en donde inició la guerra sin avanzar sobre Crimea y los territorios autoproclamados del Donbass, el tercer escenario.

“Idealmente, la línea divisoria debería ser un retorno al statu quo anterior. Continuar la guerra más allá de ese punto no se trataría de la libertad de Ucrania, sino de una nueva guerra contra la propia Rusia”, dijo entonces.

Su análisis fue rechazado por el presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, quien comparó las sugerencias de Kissinger con los intentos de apaciguar a los nazis en el período previo a la Segunda Guerra Mundial.

“Tengo la sensación de que en lugar del año 2022, el señor Kissinger tiene 1938 en su calendario”, dijo el mandatario al respecto. “Y que pensó que no se dirigía a una audiencia en Davos, sino en la antigua Munich”.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky.
El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky.

“Llévense a otro lado las sugerencias de este tipo, de que Ucrania debería comerciar con parte de su territorio”, reaccionó por su parte el asesor presidencial ucraniano Oleksiy Arestovych. “Los niños están muriendo aquí, los soldados están deteniendo la metralla con sus propios cuerpos y nos están diciendo que sacrifiquemos territorio. Nunca pasará.

Consultado sobre estas reacciones por The Spectator, Kissinger aseguró que Zelensky “no había leído” sus declaraciones y que, en efecto, el tercer escenario que él propone es con el que más está de acuerdo el mandatario ucraniano.

“En sus declaraciones más recientes [Zelensky] ha aceptado esencialmente lo que expuse en Davos. Dio una entrevista al Financial Times en la que aceptó fundamentalmente el marco básico”, señaló.