Lilia Valutyte fue asesinada frente al negocio de su mamá en el Reino Unido.
Lilia Valutyte fue asesinada frente al negocio de su mamá en el Reino Unido.

Luego de tres días de intensa búsqueda, la policía habría dado con el autor de un escabroso asesinato que dejó en shock a la opinión pública británica, el de una niña de nueve años apuñalada a plena luz del día mientras jugaba en la vereda con su hermana.

Lilia Valutyte murió tras un apuñalamiento mientras la gente volvía a casa del trabajo, en el centro de la ciudad inglesa de Boston, en el condado de Lincolnshire, poco después de las seis de la tarde del jueves.

MIRA: “Los servicios sociales me quitaron, mi bebé… y luego fue asesinado”

El presunto asesino, un hombre de 22 años, fue detenido luego de que su imagen fuera puesta en circulación por la policía, en base a cámaras de vigilancia, para que eventuales testigos pudieran revelar su paradero a la policía.

El presunto asesino fue identificado gracias a las cámaras de seguridad.
El presunto asesino fue identificado gracias a las cámaras de seguridad.

Lilia fue acuchillada el jueves mientras, al parecer, jugaba en la calle con su hermana frente a una tienda regentada por su madre lituana, Lina Savicke, en Fountain Lane, Boston, una ciudad de 55.000 habitantes.

El sábado, los agentes que buscaban al asesino de Lilia publicaron imágenes de un hombre con barba que llevaba una camiseta azul y pantalones negros y que fue filmado momentos antes del ataque. Las imágenes lo mostraban caminando por una calle histórica adoquinada llamada Wormgate, a la vuelta de la esquina de Fountain Lane, donde Lilia fue apuñalada.

La policía puso en marcha la caza del hombre después de que dos personas, que habían sido detenidas anteriormente en relación con el homicidio, fueran puestas en libertad.

El pedido de la policía

“Pedimos urgentemente la ayuda del público para identificar al hombre de estas fotografías, con el que queremos hablar tras la muerte de Lilia Valutyte, de nueve años”, decía el comunicado de la policía local. Pero se instó a la gente a no acercarse al hombre y a “llamar inmediatamente al 999″.

El superintendente de la policía local, el comisario Martyn Parker, anunció la búsqueda pública leyendo la declaración a los medios cerca de la escena del crimen, junto a una creciente colección de tributos florales y peluches dejados por los simpatizantes en memoria de Lilia.

“Estas son imágenes muy claras de un hombre con el que queremos hablar, por lo que insto a cualquier persona con información a ponerse en contacto con nosotros”, dijo Parker. “Este es un caso particularmente trágico y me gustaría asegurar al público que tenemos una gran cantidad de recursos dedicados a la investigación”.

Vecinos y amigos rinden tributo a Lilia.
Vecinos y amigos rinden tributo a Lilia.

La despedida

Parker se negó a responder a las preguntas después de leer su declaración preparada mientras una pequeña multitud se agolpaba en los alrededores. Los amigos de Lilia encendieron velas en su memoria en la iglesia de San Botolph, del siglo XIV, conocida como Boston Stum, a solo 100 metros del lugar del crimen.

Entre ellos se encontraban Tia Mills e Imani Bradley, los dos de la misma edad de Lilia, que estaban en su clase en la escuela primaria Carlton Road Academy de Boston.

Tia, que estaba con su madre, dijo al “Era simpática. Le gustaba Harry Potter. Era bastante tranquila. Era una buena amiga. Le gustaba bailar”. Imani, que estaba con su abuela, añadió: “Era una chica encantadora. Era simpática, divertida, cariñosa y atenta”.

La madre de Tia, que pidió que no se le nombrara, dijo: “Es asqueroso. Hay que hacer algo en esta ciudad para que nuestros hijos tengan un futuro seguro y puedan caminar por las calles. Tienen que sentirse seguros”.