En medio de las lágrimas y la pompa por los funerales de , hay una lista de visitas no deseadas. Así como se invitó a cerca de 500 dignatarios y jefes de Estado a la despedida, otros verán los ritos por televisión. La , que se jactaba de estar por encima de la geopolítica del momento, toma postura y cierra sus puertas a los que no son sus aliados.

LEE TAMBIÉN | Alcalde de Kiev alerta del “error” de creer que guerra en Ucrania es “lejana”

anota que si Afganistán, Venezuela y Siria no fueron invitados fue porque el “Reino Unido no tiene relaciones diplomáticas” con ellos. A Nicaragua, Corea del Norte e Irán simplemente no los llamaron, mientras que Myanmar habría sido castigada por “el golpe militar del año pasado”.

Bielorrusia, aliado de en la guerra contra Ucrania, tampoco fue invitado.

Y, por supuesto, el Kremlin, por ser el que invadió Ucrania en febrero y cuyas armas no le han servido para dominar a Kiev.

Al respecto, Maria Zajárova, vocera de la cancillería rusa, : “Consideramos que el intento británico de utilizar una tragedia nacional, que ha conmovido el corazón de millones de personas en todo el mundo, con fines geopolíticos para ajustar cuentas con nuestro país [...], es profundamente inmoral”.

Y : “Ahora, las élites británicas están del lado [de los nazis]”.

El retrato de la reina Isabel II en un escaparate de Londres. AP
El retrato de la reina Isabel II en un escaparate de Londres. AP
/ Vadim Ghirda

Para Enrique Banús, director del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad de Piura, no invitar a Vladimir Putin es una forma de demostrar que la relación entre ambas naciones está muy deteriorada. “El Reino Unido ha apoyado decididamente a Ucrania. Quizás sea el único país que lo ha hecho con tanta claridad, una política que empezó Boris Johnson y que seguramente seguirá la nueva primera ministra, Liz Truss”.

Claro que Moscú no está dispuesto a perder: según ellos, Putin jamás tuvo la intención de viajar a despedir a la reina. Así lo Dmitri Peskov, secretario de Prensa del Gobierno: “Ustedes saben que [Putin] envió un telegrama de condolencias. Desde el principio, no tuvo planes de participar en las exequias u otros actos”.

De allí que Zajárova sentenciara que la británica sea una blasfemia a la “memoria de Isabel II”.

Banús comenta: “No creo que esto vaya convertirse en un problema mayor. No hay valor real en asistir al funeral. Es verdad que estos eventos son ocasión para que las altas autoridades de los Estados conversen, pero es que con Rusia parece no haber temas de discusión. En todo caso, una respuesta desde Moscú podría ser no invitarlos a ciertas citas, pero nada que genere muchas consecuencias”.

MÁS EN MUNDO | Izium, la devastación dejada por los rusos que recuerda a la masacre en Bucha | FOTOS

¿Boicot a Beijing?

La presencia de -potencia que se niega a condenar la invasión a Ucrania- también ha generado polémica. Las dan cuenta que el presidente Xi Jinping sí fue invitado, pero que no pensaba asistir. Iría en su lugar el vicepresidente Wang Qishan. Luego se supo, tal como indicó , que Beijing consideraba “enviar una delegación de alto nivel”.

Sin embargo, tal como lo contó la BBC, al grupo de diplomáticos se le impidió el ingreso al palacio de Westminster.

recogió la información y escribió que Lindsay Hoyle, presidente de la Cámara de los Comunes, rechazó “la petición de la comitiva china para entrar a presentar sus respetos a la monarca a causa de las sanciones del país asiático contra cinco diputados y dos lores británicos”.

TAMBIÉN EN MUNDO | Alemania toma el control de las refinerías de la petrolera estatal rusa Rosneft para asegurar el suministro

¿A qué se refirió? El recuerda que, en el 2021, China sancionó los viajes y congeló los activos de varios británicos, “entre ellos siete parlamentarios”, por “haber señalado a Beijing de cometer abusos contra los derechos humanos de la minoría étnica de los uigures en la región china de Xinjiang”.

Además, Banús propone tener en consideración que, esta semana en Uzbekistán, Vladimir Putin y Xi Jinping se reunieron para “demostrar amistad y unidad”. “Es verdad que también se notó cierta distancia -hubo diferencias significativas en sus discursos-, pero parece que fue su forma de afianzar sus lazos, un interés claramente comercial”.

Y concluye: “Todo apunta a que, a pesar de que son bastante claras, los países empezarán a definir sus posiciones. Esto, por supuesto, se repetirá en los meses que vienen porque la situación en Ucrania parece que no va a progresar mucho. Se cree que la estrategia de Putin consiste en esperar a que llegue el invierno, así que la guerra duraría hasta fin de año”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más