El jefe de la policía estatal italiana, Franco Gabrielli, en una conferencia de prensa en Roma. Gabrielli compartió información de que no hubo injerencia rusa en los partidos políticos italianos. (Foto: Alberto PIZZOLI / AFP)
El jefe de la policía estatal italiana, Franco Gabrielli, en una conferencia de prensa en Roma. Gabrielli compartió información de que no hubo injerencia rusa en los partidos políticos italianos. (Foto: Alberto PIZZOLI / AFP)
/ ALBERTO PIZZOLI
Agencia EFE

no figura entre los afectados por las acusaciones de los servicios secretos de de que ha financiado con 300 millones de dólares a partidos y candidatos políticos de varios países, según reveló el Gobierno, tras las sospechas que han sacudido la campaña electoral italiana para las elecciones del próximo día 25.

MIRA: Impresionante incendio consume rascacielos de China Telecom de 200 metros de altura en Changsha | VIDEO

La máxima autoridad del Gobierno sobre seguridad, Franco Gabrielli, aportó hoy “elementos relativos a las recientes declaraciones de la Administración de EEUU sobre la injerencia rusa en los procesos democráticos de los que no se desprende ningún perfil relativo a la seguridad nacional de nuestro país”, dijo el presidente de el Comité Parlamentario para la Seguridad de la República (Copasir), Adolfo Urso, tras escucharle.

La información compartida por Gabrielli se basa en dos informes elaborados por el Departamento de Inteligencia de Seguridad (DIS) y la Agencia de Inteligencia y Seguridad Exterior (AISE), según los cuales no hay referencia alguna a los partidos políticos italianos en los informes de EE.UU., según los medios locales.

MIRA: El impactante momento en el que un guardia real se desmaya frente al cajón de la reina Isabel II | VIDEO

Varios líderes políticos, como el progresista Enrico Lett, secretario del Partido Demócrata (PD), habían pedido que el Gobierno aclarase inmediatamente la situación, dado que había sospechas de que podría haber partidos italianos involucrados, en particular de la derecha, la gran favorita en los comicios.

“Es extraño que diez días antes de la votación lleguen estas noticias falsas: hay investigaciones abiertas desde hace años, nunca se ha encontrado nada porque no hay nada. Otra cosa es trabajar por la paz y tratar de detener la guerra”, declaró el pasado martes, al conocerse las revelaciones de EEUU, el ultraderechista Matteo Salvini.

Salvini, que no ha ocultado en el pasado su admiración por el presidente ruso, Vladimir Putin, amenazó con acudir a los tribunales tras estas nuevas informaciones, al igual que Giorgia Meloni, la líder de los ultras Hermanos de Italia (FdI) y favorita para ser la próxima primera ministra tras los comicios del 25 de septiembre.

“Nuestras formas de financiación son todas verificables. Estoy segura de que FdI no acepta dinero de los extranjeros”, dijo al anunciar una demanda contra el diario Repubblica y el exembajador de EEUU Paul Volker, quien afirma en el mismo: “Las simpatías por Rusia de la Liga y Berlusconi eran sabidas, pero ahora el estribillo recurrente es que también FdI ha recibido ayudas”.

MIRA: El primer disgusto del príncipe Harry y Meghan Markle con el rey Carlos II

La Embajada de Rusia en Roma desmintió tajantemente las imputaciones de EE.UU., a cuyo Gobierno acusó a su vez de interferir en las elecciones italianas lanzando denuncias sin pruebas a pocos días del voto.

“Estados Unidos intenta una vez más acusar a Rusia de injerencia en los asuntos internos de los países occidentales, especialmente en el proceso electoral. La ausencia de pruebas no es convincente. ¿Y qué sería esto sino un intento descarado de manipular la opinión pública en vísperas de las elecciones?”, escribió en las redes sociales.

The Washington Post publicó este martes que los Servicios de Inteligencia de Estados Unidos acusan a Rusia de haber financiado con 300 millones de dólares a partidos y candidatos de otros países con el objetivo de influir en su vida política, citando fuentes anónimas del Gobierno estadounidense.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más