El nuevo paquete de restricciones para frenar al Covid-19 principalmente en Buenos Aires ha generado contraposiciones que mellarían en la imagen del presidente Alberto Fernández e, incluso, en su gabinete. (Foto: Reuters)
El nuevo paquete de restricciones para frenar al Covid-19 principalmente en Buenos Aires ha generado contraposiciones que mellarían en la imagen del presidente Alberto Fernández e, incluso, en su gabinete. (Foto: Reuters)
Redacción EC

El miércoles 7 de abril el confirmó que el país había entrado en la segunda ola de contagios de . Junto al anuncio se impuso una serie de medidas que desde hoy, viernes 16, han sido endurecidas principalmente en la capital en vista de los avances del virus entre la población. Este nuevo paquete, sin embargo, ha generado contraposiciones que mellarían en la imagen del presidente Alberto Fernández e, incluso, en su gabinete.

MIRA: Tiroteo en instalaciones de FedEx de Indianápolis deja 8 muertos

Sólo en los últimos 7 días los casos aumentaron un 36% en todo el país y un 53% en el AMBA (Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores)”, advirtió Fernández la primera semana del mes. En esa ocasión aseguró además que mantendría “todo lo que sea posible la presencialidad en las escuelas”, algo que se había retomado hace apenas dos meses tras pasar la mayor parte del 2020 en clases presenciales.

Una semana más tarde, la noche del último miércoles, el mandatario anunció un endurecimiento en las restricciones en el AMBA que contemplan, entre otros puntos, prohibición de circulación de 8:00 p.m. a 6:00 a.m., la suspensión de clases presenciales, restricciones a los restaurantes y comercios, además de la suspensión de todo evento deportivo, recreativo, social, cultural y religioso en espacios cerrados.

Las medidas rigen, a excepción de las clases donde aplica a partir del lunes, desde esta noche hasta el 30 de abril.

Las principales críticas en contra de las mismas han venido de parte del jefe de gobierno capitalino, el opositor Horacio Rodríguez Larreta, quien denunció que la decisión fue unilateral y de diversos actores en torno a la educación, que pedían evitar el cierre de las escuelas por considerarlos lugares de bajo riesgo.

AULAS CERRADAS

El jueves, Rodríguez Larreta convocó a una rueda de prensa en la que manifestó su disconformidad con las medidas anunciadas por Fernández, debido principalmente a que estas se tomaron de forma unilateral. Durante su discurso, la autoridad capitalina hizo especial foco en el cierre de aulas decretado a partir del lunes 19.

Mi convicción es que los chicos y las chicas de la ciudad de Buenos Aires el lunes tienen que estar en las aulas, y que vamos a hacer todo lo que tengamos a nuestro alcance para poder lograr que así sea, tenemos tres o cuatro días para eso, para retomar el diálogo, que en este caso el Gobierno nacional cortó”, expresó.

Alumnos, padres y docentes durante el último día de clases antes del cierre de escuelas por 15 días dictado por el Gobierno Argentino en Buenos Aires. (Foto: Ricardo Pristupluk / La Nación vía GDA)
Alumnos, padres y docentes durante el último día de clases antes del cierre de escuelas por 15 días dictado por el Gobierno Argentino en Buenos Aires. (Foto: Ricardo Pristupluk / La Nación vía GDA)

La medida adoptada por el Gobierno Central provocó diversas protestas en la capital, tanto de quienes se oponían al cierre de escuelas como de maestros que apoyaban el paro de clases presenciales por el aumento de contagios.

El cierre de escuelas habría generado contraposición incluso en el gabinete ministerial de Fernández, según explica en su .

“Dejó al descubierto las profundas diferencias dentro del propio Gobierno, desautorizando al propio ministro de Educación, Nicolás Trotta, y a la titular de la cartera de Salud, Carla Vizzotti, quienes de distintas maneras se habían pronunciado en favor de mantener las escuelas abiertas”, escribe Laborda.

Según el columnista, quien además es jefe de editoriales del medio, el titular de Educación habría incluso presentado una carta de renuncia pero esta quedó suspendida tras alcanzar un acuerdo con el mandatario tras una conversación con otros mediadores. Aunque esto luego fue negado por el presidente.

Por otro lado, este viernes Fernández y Rodríguez Larreta se reunieron a solas para abordar el tema. Sin embargo, según el reporte del periodista de “La Nación” Santiago Dapelo, el encuentro no habría logrado ninguna concesión.

El Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larreta durante una conferencia de prensa en Buenos Aires en medio de la pandemia de COVID-19. (Foto: Eliana OBREGON / TELAM / AFP).
El Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larreta durante una conferencia de prensa en Buenos Aires en medio de la pandemia de COVID-19. (Foto: Eliana OBREGON / TELAM / AFP).

En la conferencia de prensa que brindó tras la reunión, Fernández incluso advirtió que no toleraría actos de rebeldía “A mí la rebelión, no. En un estado de derecho las leyes se cumplen. No estoy para tolerar la indisciplina de muchos restaurantes colmados de gente”, señaló.

La advertencia llega luego de que Rodríguez Larreta presentara una acción que declare inconstitucional la medida sobre las escuelas ante la Corte Suprema.

PRESENCIA MILITAR

Al anunciar las medidas, Fernández tocó otro punto que preocupó a los porteños: la presencia de militares en las calles durante la prohibición de circulación. “Las Fuerzas Armadas estarán afectadas al control de las nuevas medidas sanitarias”, señaló el mandatario durante su mensaje a la nación.

En el mismo discurso el presidente detalló que las Fuerzas Armadas realizarían una función de acompañamiento en la prestación de “asistencia sanitaria con el control de los test, alcohol y el cuidado que el momento sanitario exige”.

Pese a ello, su homólogo brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, lanzó un tuit en el que escribió “el Ejército Argentino en las calles para mantener al pueblo en casa. Toque de queda entre las 20 horas y las 8 horas (sic). Buen día a todos”.

La respuesta no tardó en llegar de parte de Fernández quien, en entrevista con la emisora Radio 10, aseguró que no se trata de un toque de queda. “Habría que explicarle un poco a Jair Bolsonaro cómo funciona la Constitución (...) Primer punto, en la Argentina no hay toque de queda. Segundo punto, en la Argentina las Fuerzas Armadas no hacen seguridad interior (...) les he pedido que me ayuden a montar postas sanitarias para que podamos aumentar los testeos y atender alguna situación que sea necesario atender”, señaló.

El ministro de Defensa argentino, Agustín Rossi, prefirió responderle a Bolsonaro por la misma red social, tuiteando que “las FF.AA. argentinas no realizan seguridad interior. Desde el principio de la pandemia la Sanidad Militar viene trabajando en la lucha contra el Covid-19. Solo prevención sanitaria, durante el día, concurriendo desarmados como en todas las acciones que hemos hecho en la pandemia”.

, los militares han repartido “16′927.042 raciones de comida caliente, en distritos como La Matanza y Quilmes; o la distribución de 2′609.677 bolsones de víveres secos, o 6.449 tareas de apoyos sanitarios, tareas como las que deberán seguir realizando según el anuncio presidencial”.

 Según el portal argentino Infobae, los militares han repartido “16′927.042 raciones de comida caliente, en distritos como La Matanza y Quilmes; o la distribución de 2′609.677 bolsones de víveres secos, o 6.449 tareas de apoyos sanitarios, tareas como las que deberán seguir realizando según el anuncio presidencial”. (Foto: Estado Mayor Conjunto)
Según el portal argentino Infobae, los militares han repartido “16′927.042 raciones de comida caliente, en distritos como La Matanza y Quilmes; o la distribución de 2′609.677 bolsones de víveres secos, o 6.449 tareas de apoyos sanitarios, tareas como las que deberán seguir realizando según el anuncio presidencial”. (Foto: Estado Mayor Conjunto)

SUGERENCIAS DE EXPERTOS

Dejando de lado las críticas a las medidas, un centenar de especialistas en salud pública del Grupo PAIS - Pacto Argentino por la Inclusión en Salud, dirigió una carta a las autoridades con 20 sugerencias para frenar el avance del virus y aliviar la crisis sanitaria en el país.

Además de reforzar los accesos a los servicios de atención primaria, una mejora en el control de las fronteras y en la comunicación hacia la población, el Grupo PAIS sugiere “fortalecer el acceso a los servicios de salud de todas las personas con enfermedades agudas o crónicas que requieran atención”, .

Este último punto llega luego de que el mandatario señalara que las clínicas abrieron sus puertas a atender otras enfermedades, lo que habría provocado la saturación de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). “Cuando los contagios estaban disminuyendo, abrieron puertas a atender otro tipo de necesidades quirúrgicas que podían esperar, pero que creyeron que era oportuno tratarlos ahora”, dijo Fernández el miércoles.

Esta declaración generó que diversas asociaciones médicas de Argentina emitieran un comunicado manifestando que “jamás perdieron el eje de las prioridades en esta pandemia mundial”.

“Nuestras instituciones médicas y científicas, a diferencia de sus dichos, consideran que la actitud y aptitud del cuerpo profesional médico y de todos los trabajadores de la salud de la República Argentina han tenido y mantienen un comportamiento ejemplar de profesionalidad y valor para enfrentar esta enfermedad pandémica, pagando muchos de nuestros colegas el alto costo de su fallecimiento y de lesiones colaterales como producto del contagio contraído”, señala el comunicado .

Una adulta mayor es vacunada con una dosis de la Sputnik V en Buenos Aires. (Foto: Juan Mabromata / AFP)
Una adulta mayor es vacunada con una dosis de la Sputnik V en Buenos Aires. (Foto: Juan Mabromata / AFP)

Por otro lado, el Grupo PAIS también incidió en la necesidad de mejorar el proceso de vacunación en Argentina. “Nada de esto tendrá resultados si no completamos la vacunación de cada grupo de riesgo en forma escalonada establecido en el Plan Estratégico de Vacunación para Covid-19 y se cumpla con los esquemas completos de cada vacuna, como lo estableció por la comunidad científica internacional”, explicaron.

En este punto, la principal sugerencia fue distribuir las dosis en proporción a la población en riesgo de cada distrito, en lugar de hacerlo en base a la población general. A la fecha, Argentina ha vacunado al 11,1% de su población ubicándose como el 16° país con mayor proporción de vacunados, según información de la página Our World in Data citada por el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, ante las críticas sobre la campaña de inoculación.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR