Brasil: Los estadios que no servirán para nada tras el Mundial
Brasil: Los estadios que no servirán para nada tras el Mundial
Redacción EC

Brasil quiso tener 12 sedes, en vez de las 8 que le recomendó la FIFA para la Copa del Mundo.  De tanto insistir lo consiguieron y ahora enfrentan la posibilidad de quedar con cuatro elefantes blancos que no van a servir de mucho después del Mundial. 
 
El primer estadio que salta a la vista es el Arena Amazonia de Manaos. El antiguo Vivaldão fue demolido para dar lugar a este recinto que emula una cesta de paja indígena y que costó US$240 millones para apenas albergar 4 partidos de primera ronda. En Manaos, ciudad ubicada en medio de la selva, hay cinco equipos y ninguno juega en primera división. Tampoco en segunda y menos en tercera. Solo el Nacional está en el  Brasileirão D y apenas lleva en promedio 1.200 asistentes a sus partidos. ¿Cómo harán entonces para llenar los 42.500 asientos de este nuevo estadio?
 
Además, según la agencia EFE, el mantenimiento mensual del recinto cuesta unos US$222.563, un monto que la ciudad no podrá cubrir. Por eso el gobierno regional ha pagado cerca de US$451.263 a una consultora para que a fin de mes presente un modelo de negocio que lo haga rentable. A tal punto llega la incertidumbre que el año pasado el director del sistema penitenciario de Amazonas propuso transformarlo en una cárcel después del torneo para hacer frente al hacinamiento. 
 
EL MISMO PROBLEMA
Brasilia, Natal y Cuiabá tampoco tienen campeonatos fuertes y sus clubes apenas convocan a cientos de hinchas. El Mané Garrincha de la capital (la obra  más cara: US$900 millones), llegó a sentar a 40 mil personas en un torneo interestatal, pero lo hizo porque las entradas costaron 0,44 centavos de dólar. 
 
Pese a ello, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, defiende las sedes. Hace una semana dijo que “si no fuera por la Copa, Cuiabá no estaría recibiendo tantas obras de movilidad urbana. El estadio de las Dunas, en Natal, valorizó los inmuebles de alrededor, atrajo tiendas. El de Manaos tendrá cines, comercio, dará diversión a la población”.
 
Pero no se refirió a las obras inconclusas. En el 2010 el gobierno de Amazonas y la prefectura de Manaos anunciaron obras públicas como un monorriel y carriles exclusivos para buses conocidos como BRT, con un presupuesto de unos 722 millones de dólares. A fines del año pasado, el gobernador Omar Aziz y el prefecto Arthur Neto informaron que las entregarían recién en el 2020. 
 
Según un informe de “O Globo” presentado este martes, de los 10 proyectos de desarrollo urbano presentados en Natal, cuando se supo que iba a ser sede de la Copa, ninguno está listo. Tampoco han puesto el asfalto para llegar al estadio Arena das Dunas y el corredor de buses que debía partir del aeropuerto hasta el recinto deportivo será inaugurado con solo 5 de los 35 kilómetros previstos. 
 
En tanto, el gobierno de Mato Grosso, reconoció que no terminará la mayoría de obras que planteó para Cuiabá. El conjunto de viaductos y la vía de acceso que llevaría a la gente al estadio  Arena Pantanal no están listos. Incluso, los miembros de la FIFA se hospedarán frente a una obra que aún continúa en construcción.