Pederastia en la iglesia.
Pederastia en la iglesia.

La Arquidiócesis de Medellín publicó una lista con los nombres de sacerdotes que posiblemente estarían envueltos en casos de pederastia en la ciudad.

Esto, tras un derecho de petición solicitado a mediados del 2021 por el periodista Juan Pablo Barrientos, del medio Vorágine, quien desde hace años lleva investigando estos casos, el cual fue avalado por la Corte Constitucional obligando a la arquidiócesis a entregar las identidades de estos religiosos.

Mira: Excomandante de las FARC pide a “sucesores” paramilitares que se acojan a la justicia

El listado tiene 25 nombres de sacerdotes, los cuales han sido denunciados en los últimos 30 años. De esos 25, ocho fueron registrados como suspendidos por medida cautelar, seis fueron dimitidos del estado clerical, dos están siendo investigados, cuatro aún son sacerdotes, uno falleció, dos son ayudantes y dos tienen ministerio limitado.

Asimismo, el documento indica que 11 denuncias fueron desestimadas, 23 fueron enviadas a la Congregación de la Doctrina de la Fe en Roma y hay 26 que están poder de la Fiscalía.

Sobre estas últimas, el periodista Barrientos aseguró que fue tan solo en días pasados que la Arquidiócesis entregó las denuncias a la Fiscalía debido a que fue ordenado por la Corte.

Monseñor Ricardo Tobón, arzobispo de Medellín, manifestó que “hay personas que se están aprovechando de hechos aislados para desacreditar a todos los Obispos y sacerdotes y destruir el trabajo de la iglesia. Tal es el caso del periodista Juan Pablo Barrientos, quien viene adelantando una campaña de desprestigio contra la iglesia en Colombia”.

El religioso hizo un llamado a las personas a no dejarse confundir y aseguró que los abusos cometidos por algunos sacerdotes –los cuales condena y rechaza la institución- no pueden ser utilizados para decir que toda la iglesia es una red internacional de pederastias.

”No es posible ignorar las acciones emprendidas por las instituciones eclesiales, no solo para cuidar a los niños y los jóvenes, sino para prevenir y combatir la pederastia en todos los ambientes”, aseveró monseñor Tobón.

Por su parte, Barrientos manifestó que en el derecho de petición solicitó información sobre 915 sacerdotes y no 36, como se lee en el texto que escribió en Vorágine.

”La respuesta entregada por el Arzobispo de Medellín comprueba que la iglesia católica sí es una empresa del crimen organizado transnacional y sí es una institución de pederastas que los protege, los promueve y los encubre”, expresó el periodista en un video.

Asimismo, agregó que aunque preguntó por más de 900, que el listado tenga 36 es de por sí escandaloso, sumado a que algunos de estos sacerdotes aún ejercen funciones después de conocerse las denuncias.

Agregó el periodista que las respuestas entregadas por la iglesia no fueron por gusto de ellos, sino por las dos sentencias de la Corte Constitucional.

Finalmente, Barrientos negó que se tratara de una cruzada difamatoria contra la iglesia. “No, allí están los archivos y lo más importante, ahí están las víctimas que siguen reclamando verdad, justicia y reparación”, expresó el periodista.

En este caso, ya será la juez que lleva el caso quien analizará y decidirá si la Arquidiócesis cumplió o no con la orden de la Corte.