Redacción EC

Este domingo, la Avenida Paulista de Sao Paulo estaba lista para la celebración de la victoria de en primera vuelta en . El Partido de los Trabajadores (PT) había preparado todo para la fiesta. Había razones para ello, pues a horas de los comicios las más importantes encuestadoras del país pronosticaron un triunfo del líder de izquierda con más del 50 % de los votos válidos. Pero contra todo pronóstico, el presidentedio pelea y forzó la definición en una segunda vuelta que se realizará este 30 de octubre.

LEE TAMBIÉN: “Lula tiene un leve favoritismo porque llega por delante, pero la disputa está abierta y los candidatos pueden cometer errores”

Así, además de la fortaleza de Bolsonaro reflejada en la legión de seguidores que lo respaldan y su enorme base política, las encuestadoras fueron las protagonistas de la jornada electoral del domingo pues hasta el último momento sus proyecciones auguraban un triunfo holgado de Lula sin necesidad de ir a una segunda vuelta y con una ventaja considerable.

Partidarios de Lula da Silva reaccionan durante el conteo de votos de las elecciones legislativas y presidenciales en Brasil. (ANDRE BORGES / AFP).
Partidarios de Lula da Silva reaccionan durante el conteo de votos de las elecciones legislativas y presidenciales en Brasil. (ANDRE BORGES / AFP).
MIRA: “Vencimos la mentira” de los sondeos, dice Bolsonaro tras pasar a la segunda vuelta en Brasil

El sábado 1 de octubre, a horas de que se abran las mesas de votación, una encuesta del Instituto Ipec le daba a Lula el 51 % de intención de voto (un punto menos que en su anterior medición del lunes 26 de setiembre), mientras que Bolsonaro registraba el 37 % (una subida de tres puntos).

Por su parte, ese mismo sábado Datafolha le atribuyó al líder de izquierda el 50 % de los votos válidos y al presidente el 36 %.

El viernes, el penúltimo estudio de Datafolha le había otorgado a Lula una ventaja de 14 puntos sobre Bolsonaro (48 % contra 34 %).

Variación de las encuestas en Brasil hasta setiembre. (AFP).
Variación de las encuestas en Brasil hasta setiembre. (AFP).

Las encuestas antes mencionadas tenían un margen de error de dos puntos.

Para ganar en la primera vuelta en Brasil la ley electoral exige que uno de los candidatos supere el 50% de intención de voto.

Aliados de Bolsonaro


lograron importantes victorias en las elecciones legislativas y para gobernadores en Brasil

Con esos antecedentes, lo que ocurrió en la noche del domingo 2 de octubre, cuando el Tribunal Supremo Electoral (TSE) completó el conteo de votos, fue una sorpresa para todos. Lula da Silva consiguió el 48% de los sufragios contra el 43% de Bolsonaro, una cifra alentadora para el actual presidente pues en toda la campaña ningún sondeo le adjudicó un respaldo superior al 40%.

Resultado de las elecciones en Brasil. (AFP).
Resultado de las elecciones en Brasil. (AFP).

Ahora, esta ventaja de 5 puntos deja una definición abierta en el fuertemente dividido Brasil y con grandes posibilidades para que Bolsonaro logre la reelección.

En los últimos días de campaña, Lula había dedicado sus esfuerzos en buscar el llamado “voto útil”, es decir el apoyo de electores de terceros candidatos que no quieran desperdiciar su sufragio en un perdedor y prefieran dejarlo todo definido en primera vuelta.

Tras conocerse los resultados, Lula pronunció un discurso en el que admitió que tendrá que pelear por cada voto.

“Tendremos que viajar más, hacer más actos públicos, más mitines”, dijo el expresidente.

“Vamos a ganar las elecciones... Lo de hoy es solo una prórroga”, enfatizó.

Una partidaria del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reacciona mientras observa el conteo de votos de las elecciones legislativas y presidenciales, en Río de Janeiro, Brasil, el 2 de octubre de 2022. (CARL DE SOUZA / AFP).
Una partidaria del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reacciona mientras observa el conteo de votos de las elecciones legislativas y presidenciales, en Río de Janeiro, Brasil, el 2 de octubre de 2022. (CARL DE SOUZA / AFP).

Mientras que Bolsonaro admitió que “muchos votos” que se inclinaron por Lula indican que hay una “voluntad de cambio por parte de la población”. Pero agregó que él demostrará que la economía “se está recuperando” y advirtió que un cambio “puede ser para peor”. Puso como ejemplo la realidad económica países como Argentina, Venezuela y Colombia, que eligieron gobiernos de izquierda.

En un artículo publicado el domingo en el diario Folha do Sao Paulo, Ángela Alonso, profesora de sociología de la Universidad de Sao Paulo e investigadora del Centro Brasileño de Análisis y Planificación, dijo que los resultados de las elecciones demuestran “lo arraigo que está el conservadurismo en Brasil... Esta sociedad ha generado a este presidente, bien puede reelegirlo”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más