La denuncia abre un proceso que podría apartar a Michel Temer del cargo de presidente de Brasil. (Foto: Reuters)
La denuncia abre un proceso que podría apartar a Michel Temer del cargo de presidente de Brasil. (Foto: Reuters)
Redacción EC

El principal fiscal federal de , Rodrigo Janot, acusó este lunes ante el Supremo Tribunal Federal (STF, Corte Suprema) al presidente de aceptar sobornos por varios millones de dólares, en un duro golpe al impopular líder y a la estabilidad política en el país más grande de América Latina. 

El fiscal Rodrigo Janot presentó los cargos al Supremo Tribunal Federal en un documento donde dijo que el presidente "engañó a los ciudadanos brasileños" y que debía millones a la nación en compensación por haber aceptado sobornos.

Bajo la ley del país, la Cámara baja del Parlamento debe votar si permite a la máxima corte del país juzgar a Temer, quien reemplazó a la destituida presidenta Dilma Rousseff hace poco más de un año.

Los legisladores de la coalición gobernante de Temer confían en que tienen los votos para evitar que se consiga la mayoría de dos tercios que se requiere para que el juicio proceda. Pero advirtieron que el respaldo podría menguar si los congresistas deben votar varias veces para proteger de un juicio al presidente, cuya popularidad se ha hundido a un solo dígito.

--- La denuncia ---

En la denuncia, Janot afirma que, "entre los meses de marzo y abril" de este año, "con voluntad libre y consciente", Temer "recibió para si, por medio de Rodrigo Rocha Loures", ya preso por presunta corrupción y también denunciado hoy, "la ventaja indebida de 500.000 reales" (unos 150.000 dólares).

Ese montante habría sido "ofertado" por Joesley Batista, uno de los dueños de la multinacional cárnica JBS, quien, junto con otros ejecutivos, reveló a la Justicia que el gobernante brasileño recibe sobornos desde 2010 y aportó una grabación en la que el mandatario escucha en silencio o consiente posibles delitos.

Janot señala que "además del efectivo recibimiento del montante espurio mencionado", Temer y Rocha Loures, "todavía aceptaron la promesa de ventaja indebida por un montante de 38 millones de reales" (unos 11,5 millones de dólares).

El fiscal llega a decir que los "actos perpetrados" por Temer y Rocha Loures traspasan "los límites de lo tolerable, causando frustración a la comunidad" y comprometen "la imagen" de la República, del Parlamento y de la Presidencia.

Además, Janot pide una multa de 10 millones de reales (unos 3 millones de dólares) por "daños morales" y le acusa de "haber actuado con violación de sus deberes para con el Estado y la sociedad".

El delito de corrupción pasiva está castigado en Brasil con pena de prisión de entre 2 a 12 años más una multa económica, siempre en caso de condena.

La oficina de Temer no respondió a pedidos de comentarios y su abogado, Antonio Mariz, afirmó que la defensa no se pronunciará sobre la denuncia hasta tener acceso a ella. Temer ha dicho reiteradamente que es inocente y que no ha actuado de mala manera.

Por más de tres años, investigadores brasileños han descubierto impresionantes niveles de corrupción que involucran a la clase política y a las élites empresariales. Mucho de esto se centra en compañías que pagaron miles de millones de dólares en sobornos a políticos y ejecutivos en empresas estatales para obtener lucrativos contratos.

Temer y un tercio de su gabinete, así como ex presidentes y una decena de legisladores están bajo investigación o ya han sido acusados por las tramas de corrupción.

Los analistas políticos habían advertido, mucho antes del lunes, que los escándalos reducen las posibilidades de Temer de avanzar con reformas cruciales para que la mayor economía de América Latina rebote desde su peor recesión en los registros.

Los cargos contra Temer tienen relación con un esquema de corrupción que involucra al mayor frigorífico del mundo, JBS SA . Ejecutivos de la firma dijeron en un acuerdo de delación compensada que el presidente aceptó sobornos para resolver asuntos tributarios, liberar préstamos de los bancos estatales y otras materias.

El documento de acusación presentado el lunes alega que Temer acordó recibir finalmente un total de 38 millones de reales (11,5 millones de dólares) de JBS en los próximos nueve meses.

Joesley Batista, uno de los hermanos que controla JBS, grabó una conversación con Temer en la que el presidente parece avalar sobornos a un potencial testigo. Batista también acusó a Temer y a asesores de negociar millones de dólares en donaciones ilegales al Partido de Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

La policía federal de Brasil publicó un documento separado el lunes sobre esa charla con Batista. La policía recuperó una parte previamente inaudible de la grabación en la que se escucha a Temer decir que la elección de Henrique Meirelles como ministro de Hacienda se debió principalmente a la influencia del multimillonario.

El significado del comentario sobre Meirelles, que es ampliamente respetado en los mercados financieros, no quedó claro inmediatamente y el Ministerio de Hacienda no respondió a las solicitudes de comentarios.

VEA LO ÚLTIMO DE MUNDO...