El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, habla con AFP el 20 de mayo de 2022. (RODRIGO BUENDIA / AFP).
El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, habla con AFP el 20 de mayo de 2022. (RODRIGO BUENDIA / AFP).
Agencia EFE

El presidente de la , Leonidas Iza, del presidente , es un carismático dirigente forjado en movimientos campesinos y en las protestas de 2019, que le auparon en 2021 a asumir el liderazgo indígena a nivel nacional.

Iza fue arrestado en un operativo policial en la provincia andina de Cotopaxi tras visitar a manifestantes atrincherados en una de las principales vías que recorren la sierra ecuatoriana, la Carretera Panamericana, en la primera jornada de movilizaciones por la carestía de la vida en el país convocadas por la Conaie.

MIRA: Protestas en Ecuador: con hogueras y barricadas indígenas reclaman ayuda económica

Perteneciente a la nacionalidad kichwa-panzaleo y ataviado con un tradicional poncho de color granate y sombrero negro que lo acompañan siempre, Iza es un líder de retórica vehemente, en la que suele combinar su ideario mariateguista mezclado con arengas anticapitalistas y mensajes dirigidos al corazón de sus bases.

LÍDER FORJADO EN EL CAMPO

Nacido en 1982 en la comunidad de San Ignacio, en la Hacienda Cotopilaló, en Cotopaxi, e hijo de un histórico dirigente, José María Iza Viracocha, bebió en su juventud de la influencia de aquellos líderes del primer levantamiento indígena de 1990, que combinó con sus labores como catequista durante la adolescencia.

MIRA: Críticas en Ecuador de diversos sectores a detención de dirigente indígena

Estudió Ingeniería en Medio Ambiente en la Universidad Técnica de Cotopaxi, acostumbra a citar a pensadores de la izquierda latinoamericana como Eduardo Galeano y ha asegurado que debe su espíritu rebelde a su progenitora Rosa Elvira Salazar.

El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza (c), llega al sector de Chasqui, donde indígenas cerraron desde tempranas horas de la mañana la carretera principal de ingreso a Quito. (EFE/ José Jácome).
El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza (c), llega al sector de Chasqui, donde indígenas cerraron desde tempranas horas de la mañana la carretera principal de ingreso a Quito. (EFE/ José Jácome).

Bajo ese influjo ganó peso en diferentes movimientos juveniles de la Iglesia católica en el sector rural de su provincia natal hasta convertirse en 2013 en dirigente del Comité Provincial de Pachakutik, brazo político de la Conaie, antes de ser electo en 2016 presidente del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC).

Fue desde esta última plataforma cuando se convirtió en 2019 en una de las caras visibles de las manifestaciones que paralizaron Ecuador entre el 1 y el 13 de octubre de 2019 contra las medidas económicas de Lenín Moreno, junto al entonces presidente de la Conaie Jaime Vargas.

PROTAGONISTA EN OCTUBRE DE 2019

En aquella ocasión protagonizó uno de los momentos más álgidos, cuando el movimiento indígena capturó a ocho agentes en el ágora de la Casa de la Cultura de Quito, centro de acopio del colectivo, y se vertieron duros discursos contra el entonces mandatario por los que fueron procesados tanto él como Vargas por secuestro de policías y terrorismo.

Iza, que compareció en varias ocasiones ante la Fiscalía por esos hechos, fue uno de los 268 amnistiados por el Parlamento en marzo pasado y es considerado por el colectivo indígena como uno más de sus miembros criminalizados por diferentes gobiernos.

En junio del año pasado fue elegido presidente de la Conaie, la mayor organización indígena del país, cargo que ostentará hasta 2024 y al que llegó con una agenda claramente antiextractiva y de hacer respetar la aplicación de los 21 derechos colectivos que amparan a las catorce nacionalidades originarias de Ecuador.

Precisamente, esos dos puntos figuran dentro del decálogo de exigencias planteadas ahora al Ejecutivo de Lasso como condición sine qua non para suspender las movilizaciones iniciadas el lunes.

“Ahora no ha levantado este pueblo para ir a una mesa de diálogo, este pueblo se ha levantado para que, de manera pública, usted (presidente Lasso) responda a las demandas que (durante) un año hemos puesto en la mesa del Gobierno”, manifestó en la víspera al rechazar avenirse a una negociación con el Ejecutivo.

Un manifestante camina por una barricada durante un bloqueo en apoyo a la movilización nacional contra el gobierno de Ecuador en la carretera Panamericana, en las afueras de Quito, el 13 de junio de 2022. (VERONICA LOMBEIDA / AFP).
Un manifestante camina por una barricada durante un bloqueo en apoyo a la movilización nacional contra el gobierno de Ecuador en la carretera Panamericana, en las afueras de Quito, el 13 de junio de 2022. (VERONICA LOMBEIDA / AFP).

CONSTANTE OPOSITOR DE LASSO

Desde que asumió el liderazgo de la Conaie, Iza ha tratado de unir a la principal organización indígena ecuatoriana después de que las elecciones presidenciales de 2021 evidenciaran diferencias entre aquellas bases que respaldaron la candidatura presidencial de Yaku Pérez (Pachakutik), y aquellas que le dieron la espalda, entre ellos Jaime Vargas, quien mostró su apoyo abierto a Andrés Arauz (correísmo) en el balotaje.

Considerado del ala anticapitalista de la dirigencia indígena, en 2020 publicó junto a otros autores “Estallido. La rebelión de octubre en Ecuador”, que resumía su ideario.

“En Ecuador realmente la rebelión de octubre recogió todas las formas de lucha”, explicó a Efe entonces, sobre el volumen en el que se planteaba hacia dónde se dirigiría la lucha social en el país.

Iza asegura haber dado al Gobierno tres oportunidades de negociación, pero lo cierto es que su discurso se ha tornado en un constante contrapunto a las políticas de Lasso que tilda de “neoliberales”.

Por su parte, el Ejecutivo había advertido que no iba a permitir una ola de altercados como la de 2019 que dejó media docena de fallecidos y más de 1.500 heridos, cerca de un tercio de ellos fuerzas de seguridad.

A la espera de que las autoridades judiciales establezcan cargos contra Iza, su detención vuelve a avivar el debate en torno a si se trata de la criminalización de un líder social indígena o de hacer respetar el Estado de derecho.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más