Milagros Asto Sánchez

La tensión está al alza en el Golfo. Los rebeldes hutíes del empobrecido reivindicaron este lunes 17 los ataques contra el Aeropuerto Internacional de Abu Dabi y la zona industrial cercana de Mussafah, que dejaron tres muertos y seis heridos, y amenazaron con perpetrar más agresiones contra . Poco antes, el país agredido ya había amenazado con “tomar represalias” contra los hutíes.

El ataque se produjo cuando varios camiones-cisterna de combustible explotaron en un posible ataque con aviones no tripulados, según medios estatales y autoridades locales en Emiratos Árabes Unidos.

LEE TAMBIÉN: Emiratos Árabes Unidos: al menos tres muertos y seis heridos por ataque con drones de las milicias hutíes

La Operación Ciclón del Yemen tuvo como objetivo los aeropuertos de Dubái y de Abu Dabi y la refinería de Mussafah, así como un gran número de sitios e instalaciones importantes y sensibles de Emiratos. No dudaremos en expandir los objetivos (de ataque) para incluir sitios e instalaciones más importantes”, dijo el portavoz militar de los hutíes, Yahya Sarea, que declaró a Emiratos “un Estado inseguro siempre y cuando continúe su escalada de agresión contra Yemen”.

¿Cuál es la razón de los ataques? Para entenderlo lo primero que hay que explicar es que Emiratos Árabes Unidos forma parte de la coalición militar encabezada por Arabia Saudita que apoya al gobierno yemení contra los rebeldes hutíes, que a su vez cuentan con el respaldo de Irán.

Los rebeldes hutíes, que utilizan con frecuencia los drones en sus ataques contra Arabia Saudita por su intervención en la guerra en el Yemen, amenazaron la semana pasada a Emiratos Árabes Unidos con represalias por respaldar a una fuerza paramilitar en la guerra del Yemen que consiguió arrebatar a los insurgentes una estratégica provincia en el país, en la que se considera una de las mayores conquistas de los últimos años.

Unos trabajadores se paran frente a una instalación de almacenamiento del gigante petrolero ADNOC en la capital de los Emiratos Árabes Unidos, Abu Dabi, el 17 de enero de 2022. (AFP).
Unos trabajadores se paran frente a una instalación de almacenamiento del gigante petrolero ADNOC en la capital de los Emiratos Árabes Unidos, Abu Dabi, el 17 de enero de 2022. (AFP).

El politólogo señala que Emiratos Árabes Unidos ha participado de la coalición con Arabia Saudita, Egipto y otros países en la guerra contra los hutíes a partir del 2015. “Mientras que Arabia Saudita se ha ocupado básicamente de los bombardeos aéreos, Emiratos Árabes Unidos envió tropas. Pese a que las ha retirado mantiene fuerzas aliadas que luchan contra los hutíes, sobre todo en el sur”, dice a El Comercio.

El diario explica que el ataque se produjo en medio de una reciente escalada de tensiones entre los hutíes y las fuerzas lideradas por Arabia Saudita en Yemenque ha cambiado el impulso de la guerra después de meses de ganancias de los hutíes. Las ofensivas en curso han complicado los esfuerzos internacionales para mediar en las negociaciones de alto el fuego para poner fin a la guerra, lo que ha provocado lo que los grupos de ayuda llaman el mayor desastre humanitario del mundo”.

Consecuencias imprevisibles

Como se había adelantado, la coalición árabe ya empezó a realizar bombardeos sobre la capital de Yemen en represalia, lo que amenaza con prolongar el estado de tensión en la zona, mientras que Estados Unidos también prometió “hacer rendir cuentas” a los rebeldes yemeníes proiraníes.

Además, un nuevo ataque de los hutíes podría descarrilar el diálogo que está en curso entre Emiratos Árabes Unidos y otros países del Golfo con Irán.

Seguramente habrá un ataque en represalia, el tema será ver cuál es el impacto que eso puede tener sobre todo en las conversaciones que se están realizando entre Emiratos Árabes Unidos e Irán y también el acercamiento entre Arabia Saudita e Irán, aunque es verdad que últimamente sobre el tema de Yemen ha habido un cierto distanciamiento entre Arabia Saudita y Emiratos”, dice Belaúnde.

Sobre la participación en el conflicto de otros países del Golfo, el analista aclara que Qatar -donde se va a realizar este año el Mundial de Fútbol- no está involucrado para nada. “Esto es una operación básicamente de Arabia Saudita con Emiratos Árabes Unidos, Egipto y otros países. Qatar no es un actor relevante en esta disputa”, señala.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más