Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

¿Está cambiando la marea contra el populismo?, por Jeffrey A. Stacey

“El preciado orden internacional liberal, aunque dañado, permanece intacto en un grado significativo”.

Jeffrey A. Stacey Consultor de seguridad nacional

Populismo

“Los líderes populistas tienden a ser pobres en el gobierno, particularmente en el área de la política económica”. (Ilustración: Giovanni Tazza).

Ilustración: Giovanni Tazza.

Si bien las miradas están fijas en Irán y China, la competencia entre el orden internacional liberal y los demagogos populistas que lo amenazan ha dado un giro inesperado. En una región aparentemente improbable, una acción de retaguardia ha comenzado a desafiar silenciosamente la “oleada populista”.

Con Gran Bretaña aparentemente al borde de ‘brexit’ y Donald Trump como un albatros global, algunos analistas han descartado el liberalismo. Pero otros han mantenido la fe en que este sigue siendo fuerte.

Pueden tener razón. Se están produciendo desarrollos intrigantes, pero no necesariamente en Occidente. En cambio, se encuentran en Europa central y oriental.

Los países de la región se convirtieron en parte del orden liberal solo después de la disolución del bloque soviético en 1989; en general, se considera que son parciales a Rusia.

Pero en los últimos meses, más de 10 países han rechazado a los populistas y han tomado posiciones firmes contra Rusia.

La ortodoxia reinante es que es solo cuestión de tiempo hasta que los partidos populistas de extrema derecha comiencen a ganar elecciones en un país tras otro. Pero la evidencia de toda Europa central va en contra de eso: los líderes y activistas liberales han comenzado a rechazar el populismo.

El caso más interesante es Eslovaquia, donde las encuestas previas a las elecciones de esta primavera mostraron a un par de candidatos populistas a la cabeza. Pero, al final, un principiante político orientado a Occidente obtuvo una victoria impresionante. La ganadora: Zuzana Caputova.

Del mismo modo, en Polonia, los candidatos liberales han ganado las elecciones locales y las principales elecciones a la alcaldía en los últimos dos años.

En la República Checa, cientos de miles de manifestantes han estado marchando contra su primer ministro, Andrej Babis, un ex hombre de negocios que ha sido acusado de corrupción.

Hungría, Rumania, Moldavia y Georgia también han experimentado importantes protestas antipopulistas en los últimos dos años. Los húngaros, por ejemplo, acudieron esta primavera para protestar contra el jefe de gobierno populista más conocido de Europa, Viktor Orban, quien tiene una reputación de socavar la democracia a través de su corrupción, la mala gestión económica y el control de los medios.

Los países de Europa central también han tomado posiciones firmes o acciones directas contra Rusia. Grecia expulsó a los diplomáticos rusos en respuesta a la interferencia rusa en el nombramiento de Macedonia del Norte.

Estas tendencias antipopulistas se han producido ante la fuerte interferencia rusa en forma de guerra cibernética y, en algunos casos, la intervención directa de agentes del Servicio Federal de Seguridad. Rusia también interfirió en las elecciones al Parlamento Europeo en mayo, que según encuestas y expertos habían pronosticado que traería una toma de control populista. Sin embargo, no solo los populistas, como el partido AFD de Alemania, tuvieron un desempeño inferior al esperado, sino que también están lejos de poder formar una mayoría.

La propia Europa occidental no ha estado totalmente desprovista de resultados liberales. En Dinamarca, los socialdemócratas tuvieron una rara victoria nacional sobre los populistas de derecha el mes pasado. Los populistas también se han mantenido fuera de los gobiernos recientes formados en Finlandia, Suecia y Estonia. Del mismo modo, el Partido Socialista de España derrotó a los populistas con facilidad.

Sin embargo, la pregunta sigue siendo: ¿hay una tendencia perceptible en juego aquí? Primero, los líderes populistas tienden a ser pobres en el gobierno, particularmente en el área de la política económica. En segundo lugar, mientras Rusia siga haciendo que los países europeos se sientan inseguros, más lugares como Polonia evitarán ser demasiado populistas. Tercero, mientras que los electorados en Europa han estado retirando su apoyo a los partidos tradicionales de centroizquierda y centroderecha, los partidos liberales ofrecen políticas decididamente antipopulistas.

Es posible que necesitemos más tiempo para determinar si está en marcha una tendencia global mayor de “reacción violenta a la reacción violenta”. Pero en Europa central, la evidencia es clara. La lucha contra el populismo se ha unido a fuerzas liberales reagrupadas. El preciado orden internacional liberal, aunque dañado, permanece intacto en un grado significativo.

–Glosado y editado–
© The New York Times

Tags Relacionados:

Brexit

Donald Trump

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ