"Si queremos trasladar esa clasificación al nuevo Congreso, tendríamos en el primer grupo a Fuerza Popular, Renovación Popular (RP), APP, AP y hasta Podemos y Somos Perú. En el segundo, a los de Avanza País, y en el tercero a los de Perú Libre y Juntos por el Perú". (Ilustración: Giovanni Tazza para El Comercio)
"Si queremos trasladar esa clasificación al nuevo Congreso, tendríamos en el primer grupo a Fuerza Popular, Renovación Popular (RP), APP, AP y hasta Podemos y Somos Perú. En el segundo, a los de Avanza País, y en el tercero a los de Perú Libre y Juntos por el Perú". (Ilustración: Giovanni Tazza para El Comercio)
Martin Hidalgo Bustamante

Jefe de la Unidad de Periodismo de Datos

martin.hidalgo@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Culminado el conteo de la , podemos decir que el nuevo no alcanza a representar ni a la mitad del electorado. La suma de los votos de los 10 partidos que pasaron la valla representa apenas el 41,77% de los más de 25 millones de votantes. Este escenario trae consigo un problema de legitimidad, al que la mayoría de los congresistas suele responder con propuestas populistas.

Un periodo completo de cinco años no asegura que se reduzcan los riesgos de una agenda populista como la que estamos viendo en el periodo actual; uno que está por finalizar con un saldo de tres leyes declaradas inconstitucionales, dos con demandas ya presentadas y otras dos por presentarse.

Los Luna y han demostrado que su fórmula populista funciona como foco de representación clientelar y esto, lamentablemente, les ha brindado buenos resultados. José Luna padre acaba de ser elegido como congresista pese a estar en arresto domiciliario, y José Luna hijo, junto a Cecilia García, (aunque no ganaron) figuran entre los más votados para el Parlamento Andino.

El politólogo Eduardo Dargent, en su libro “El páramo reformista”, habla de tres “actores insuficientes” para establecer reformas en el país: los conservadores populares, los libertarios criollos y los izquierdistas dogmáticos.

Si queremos trasladar esa clasificación al nuevo Congreso, tendríamos en el primer grupo a Fuerza Popular, Renovación Popular (RP), APP, AP y hasta Podemos y Somos Perú. En el segundo, a los de Avanza País, y en el tercero a los de Perú Libre y Juntos por el Perú.

Con estos tres bloques, se avecina un periodo de pocas reformas y mucho . Se usará la pandemia como excusa para continuar con las regulaciones al sistema bancario y la liberación de fondos del sistema de pensiones. En campaña, hasta RP, que defiende el modelo económico, respaldaba temas como el tope a las tasas de interés.

Cuando se trata del populismo, en el Congreso se conforma una bancada transversal de intereses particulares que dividen bancadas. Incluso en grupos con regular desempeño como el Partido Morado, hubo división al votar leyes económicas. Tenemos congresistas defensores del modelo, pero desestabilizadores cuando se trata de la estabilidad macroeconómica. Esto último es porque algunos congresistas no son conscientes de sus propios límites o, en el peor de los casos, no les importa.

Otro punto a tomar en cuenta, y que podría agravar esta situación, es que este será el primer Congreso donde veremos los efectos de la prohibición a la reelección: solo nueve parlamentarios ya han ocupado antes el cargo y solo 13 tuvieron experiencia como asesores. En total, apenas el 17% de los nuevos legisladores cuenta con experiencia en el quehacer legislativo y eso podría pasar factura.