"Los valores liberales son nuestra brújula". (Ilustración: Giovanni Tazza)
"Los valores liberales son nuestra brújula". (Ilustración: Giovanni Tazza)
Ana Palacio

Columna del Project Syndicate

apalacio@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La transición presidencial de , que culminó con la toma de posesión de , ha sido una montaña rusa. Ha traído momentos de horror y destellos de esperanza, consternación por lo frágil que parece ser la democracia y una sensación de alivio por haber sobrevivido hasta ahora. Pero, para los europeos, esta tumultuosa transición también debería traer algo más: una reflexión honesta sobre el estado del liberalismo en el mundo actual.

La vitalidad de la tradición liberal siempre se ha basado en la universalidad: la creencia de que los valores liberales se aplican a toda la humanidad. Esta convicción impulsó los esfuerzos para construir, profundizar y sostener el orden internacional liberal.

Considere la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH), un ejemplo por excelencia de valores liberales. Cuando se estaba forjando en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética se opuso a la inclusión de los derechos individuales, insistiendo en que los derechos humanos solo podían ejercerse a través del gobierno. Arabia Saudita, por su parte, se opuso a la inclusión de la libertad de religión, argumentando que la ley islámica del país debe ser lo primero.

Aunque ninguno de estos gobiernos (ni Sudáfrica) votó por la DUDH, la inclusión de los derechos individuales fue claramente la decisión correcta. La Declaración no se trata de codificación; no estaba destinada a ser vinculante (aunque desde entonces se ha incorporado en innumerables instrumentos vinculantes). En cambio, representó la esperanza de un mundo mejor. El precursor de la DUDH, la Carta del Atlántico, expresó la esperanza de que “todos los hombres de todas las tierras puedan vivir sus vidas libres del miedo y la miseria”. Tenía que ser universal.

Esta creencia en los valores liberales universales proporcionó un centro de gravedad alrededor del cual orientar a Occidente durante la Guerra Fría. Persistió después de la caída del Muro de Berlín, superando una nueva ronda de llamamientos al relativismo –por ejemplo, para tener en cuenta los “valores asiáticos”– en la década de 1990. El hegemónico Estados Unidos, el árbitro aparentemente indiscutible del liberalismo en todo el mundo en los años posteriores al colapso del bloque soviético, fue fundamental para la resistencia de esta creencia.

Hoy, Estados Unidos no es el hegemón que era hace una generación, con sus instituciones democráticas bajo el ataque de un ahora expresidente y millones de sus desquiciados partidarios. Como resultado, el liberalismo ha perdido su motor y brújula. , por su parte, está ansiosa por llenar el vacío con su propio modelo universal, sinocéntrico.

Con el Acuerdo Integral sobre Inversiones (CAI por sus siglas en inglés) entre la Unión Europea y China, concluido recientemente, Europa parece estar accediendo. Aunque el acuerdo tardó siete años en realizarse, ambas partes estaban ansiosas por concluirlo para fines del 2020, antes de que la administración de Biden, que está comprometida a crear un frente unido de democracias para contrarrestar a China, asumiera el cargo.

En el lado europeo, Alemania quería contar el acuerdo entre los logros de su Consejo de la presidencia de la UE. Entonces, incluso cuando promocionó su inminente nueva asociación global con los EE.UU., se apresuró a completar el acuerdo con China, el principal desafío de política exterior de nuestro tiempo, a pesar de las objeciones del equipo de Biden. Hay formas mucho más inteligentes para que Europa demuestre su deseo, a menudo proclamado, de “autonomía estratégica”.

Y, sin embargo, esa no es la parte más decepcionante de la historia. En lugar de adoptar una postura sobre los derechos humanos, como hicieron los europeos en 1948, la UE dio al tema poco más que un guiño: el acuerdo simplemente dice que ambas partes “trabajarán para” implementar los convenios laborales internacionales. Dada la evidente falta de interés de China en respetar la prohibición internacional del trabajo forzoso, la promesa vale poco más que el papel en el que está escrita.

¿Y por qué ha vendido Europa su alma? El CAI promete a las empresas europeas un mayor acceso al mercado chino, aunque, como ha demostrado la amarga experiencia de Australia, las disposiciones de inversión del acuerdo pueden significar poco. Sin embargo, incluso si el acuerdo trajo enormes beneficios económicos, no compensarían su costo moral.

El excanciller alemán Helmut Kohl dijo una vez: “Si uno no tiene brújula, cuando no sabe dónde está parado y hacia dónde quiere ir, puede deducir que no tiene liderazgo ni interés en dar forma a los eventos”. Hablaba de la política exterior alemana bajo la canciller Angela Merkel, pero sus palabras se aplican hoy a la UE.

Los valores liberales son nuestra brújula. Sin ella, no podemos navegar por el terreno inexplorado de un orden internacional en constante cambio. Tampoco podemos permitirnos ignorar sus lecturas solo porque un líder poderoso nos dice que cambiemos de rumbo. Independientemente de quién ocupe la Casa Blanca, si la UE sucumbe a la complacencia (que refleja una falta de aprecio por nuestros valores) y la resignación (que surge de la falta de confianza), terminará desalmada, perdida y sin agencia ni influencia.