Educación de calidad, por José Miguel Morales Dasso
Educación de calidad, por José Miguel Morales Dasso

JOSÉ MIGUEL MORALES DASSO

Presidente de Empresarios por la Educación y ex presidente de Confiep

No hay duda de que un país educado avanza más. La educación es una fuente de progreso a través de la cual todos nos beneficiamos y que apunta no solo a elevar el nivel económico, sino a formar personas capaces de ejercer su ciudadanía plenamente en nuestra sociedad, para la cual es importante cultivar valores en torno a ellos y desarrollar las habilidades del siglo XXI. Ya el ministro ha manifestado que falta asegurar cambios en la educación, que se invertirá no solo en infraestructura, sino en capacitar a los maestros. Esto es muy bueno, ya que los maestros tendrían que ser los líderes del cambio porque en sus manos está la formación de nuestros niños y con el apoyo del Estado, gobiernos regionales, municipios, empresa privada y padres de familia acortaremos las brechas.

En ese contexto, desde hace más de siete años asociaciones sin fines de lucro como han sumado esfuerzos a través de aportes voluntarios, alianzas y convenios ejecutando y canalizando programas con experiencias educativas innovadoras. De hecho, lo que diferencia a Empresarios por la Educación es que su actividad se desenvuelve en espacios rurales alejados, con alta dispersión poblacional, carentes de servicios y poca presencia del Estado, donde los maestros tienen que desplazarse por horas para llegar a compartir sus conocimientos. 

Un ejemplo claro de colegios con estos programas es el de Moquegua y Tacna, regiones que han empezado a destacar debido a la buena experiencia entre la empresa privada y el Estado, y han obtenido los primeros lugares en las pruebas censales del Ministerio de Educación. Entonces, ese ejemplo es fácil de seguir, sin olvidarse que el tema ‘educación’ está en las regiones donde es el ministerio el que decide y da ciertas pautas, pero es el gobierno regional del que depende a dónde dirigir sus esfuerzos y parte de su presupuesto. Con una educación de calidad, mejor infraestructura, alumnos bien preparados y docentes capacitados, la región saldrá adelante en comparación con otras.

En conclusión, el factor clave es el establecimiento de alianzas entre el sector público y el privado, involucrando a la comunidad educativa en general y actuando articuladamente en el ámbito local, regional y nacional. Así, Empresarios por la Educación, con intervenciones programáticas, validadas, permanentes y relevantes que se adecúan y se adaptan a cada contexto en el marco de la política pública, favorece que las empresas respondan adecuadamente con sus compromisos de responsabilidad social, con proyectos eficaces, innovadores, costo-eficientes, escalables, de impacto y sostenibles.

Entonces, todos los que estamos comprometidos con una mejora en la calidad educativa tenemos mucho por hacer. Trabajando simplemente con los directores en temas de gestión estamos ganando mucho, pues si les damos las herramientas para sacar adelante a sus colegios, podemos llegar a las Unidades de Gestión Educativa Local (), generando un impacto más grande con el establecimiento de redes colaborativas de docentes que permita fortalecer la gestión educativa. Es importante mencionar el uso de las TIC como medios para fines mayores cuyo eje es el niño o la niña y sus aprendizajes. Solo así podemos decir que hemos comenzado el cambio.