Módulos Temas Día

Más en Actualidad

La historia detrás del tren: así se gestó el metro de Lima

Todo comenzó con la convocatoria extraordinaria de Alan García a una sesión de Consejo de Ministros

La historia de cómo el gobierno de Alan García Pérez se hizo de los permisos para ejecutar el llamado metro de Lima cobra hoy vigencia. El 19 de febrero del 2009, el entonces presidente se embarcó en un viaje relámpago a Cusco acompañado por su ministro de Transportes, Enrique Cornejo, y el representante de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, para inaugurar un tramo de 40 kilómetros de la Interoceánica sur.

Según la agenda presidencial, esa era la única actividad programada del día. Sin embargo, a las 8 de la noche, García convocó de emergencia a su Consejo de Ministros en Palacio de Gobierno. La Unidad de Investigación de El Comercio accedió al acta de la sesión de consejo de aquel día en que el único punto de la agenda era aprobar un decreto de urgencia para encargar al Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) la ejecución de obras del metro de Lima. A las 9 de la noche, García puso su firma en el acta.

Ese mismo día, en simultáneo, el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, en sesión de concejo municipal, aprobó la celebración de un convenio con el MTC para viabilizar la concesión de la referida obra. Al día siguiente, el 20 de febrero, el ministro Cornejo y el alcalde firmaron el convenio marco de cooperación interinstitucional para sacar adelante este proyecto. Ocho días después, se publicó en el diario “El Peruano” el Decreto de Urgencia 032-2009, mediante el cual se transfiere la entidad a cargo de la ejecución del metro de la municipalidad al MTC.

Posteriormente, se publicaron otros cinco decretos de urgencia y tres decretos supremos hasta diciembre del 2010, según el informe de Juan Pari, ex congresista que presidió la Comisión Lava Jato, la cual investigó las presuntas irregularidades en los contratos con las empresas brasileñas.

Esta es el acta de la sesión extraordinaria del Consejo de Ministros del 19 de febrero del 2009 que no estaba considerada en la agenda oficial del día, ni de la Presidencia de la República ni del Ministerio de Transportes y Comunicaciones. El único tema que se debatió y aprobó fue el proyecto de decreto de urgencia para que la cartera del ministro Enrique Cornejo se hiciera de la ejecución del metro de Lima. (Fuente: El Comercio)

Esta es el acta de la sesión extraordinaria del Consejo de Ministros del 19 de febrero del 2009 que no estaba considerada en la agenda oficial del día, ni de la Presidencia de la República ni del Ministerio de Transportes y Comunicaciones. El único tema que se debatió y aprobó fue el proyecto de decreto de urgencia para que la cartera del ministro Enrique Cornejo se hiciera de la ejecución del metro de Lima. (Fuente: El Comercio)

—Las imputaciones de Pari—
Según el informe Pari, entre todas las disposiciones legales se otorgó a la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico (AATE) “una serie de prerrogativas en la ejecución del contrato sin necesidad de contar con el aval de la Contraloría General de la República, de Ositrán y hasta del propio Ministerio de Transportes y Comunicaciones”.

La cabeza de la AATE era Oswaldo Plasencia Contreras, cercano colaborador de Cornejo y ex asesor del presidente García.

Asimismo, se señala que durante su gestión como director ejecutivo de la AATE, Plasencia “habría tenido plenos poderes para aprobar adendas, adicionales de obras, expedientes técnicos definitivos sin necesidad de contar con la opinión de la contraloría general”.

Antes de ocupar este cargo, Plasencia se desempeñó como asesor asignado al despacho del ex presidente, designado por Provías Nacional. Luego pasó a asesorar al entonces ministro de Transportes Enrique Cornejo. Finalmente recaería en el manejo del metro de Lima a través de la AATE.

(Elaboración: El Comercio)

Da clic a la imagen para ver la cronología completa.

—Las objeciones de la contraloría—
La Contraloría General de la República realizó una auditoría al metro de Lima y detectó varias irregularidades en la ejecución de este proyecto.

Los resultados arrojaron un perjuicio al Estado por este primer tramo de 111 millones de dólares, y responsabilidades administrativas y penales en diversos funcionarios involucrados en la obra.

Fue así que la contraloría denunció a Plasencia por haber suscrito ciertas ampliaciones de plazo a favor de Odebrecht sin cobrarle la penalidad establecida en el contrato.

Además, a Walter Arboleda (gerente de Ingeniería y Obras), Jorge Urdanivia (encargado de la jefatura de Obras Civiles) y José Danós (jefe de la Oficina de Asesoría Legal).

En menos de un año, a través de disposiciones legales extraordinarias, se logró allanar el camino para que el esperado metro de Lima viera la luz verde.

MÁS EN POLÍTICA...

Tags Relacionados:

Metro de Lima

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías