Redacción EC

El sigue siendo tan importante hoy como cuando empezó, y continúa recordando a la sociedad y a los Gobiernos que el VIH no ha desaparecido, mas bien sigue siendo uno de los más graves problemas de salud pública del mundo, especialmente en los países de ingresos bajos o medianos. Este martes 1 de diciembre se conmemora el Día Mundial del SIDA, una celebración que busca crear conciencia sobre la enfermedad.

MIRA: VIH en el Perú: ¿cuánto le favoreció el coronavirus y qué se está haciendo para evitar que avance?

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró en octubre de 1988, el 1 de diciembre como el Día Mundial de SIDA. Desde entonces las agencias de las Naciones Unidas, los Gobiernos y la sociedad civil se reúnen cada año para luchar en determinadas áreas relacionadas con el VIH.

Desde su primera celebración, el objetivo ha sido disminuir los casos y luchar contra la discriminación que sufren las personas que batallan conta el VIH/SIDA. Cada Día Mundial del Sida gira en torno a un tema diferente. Este año 2020 el lema será: “Solidaridad mundial, responsabilidad compartida”.

¿Qué significa el lazo rojo?

​El número de muertes por sida baja un 26% en los últimos cinco años
​El número de muertes por sida baja un 26% en los últimos cinco años

Hoy, el símbolo internacional del lazo rojo, es la toma de conciencia sobre el VIH/SIDA. Cada vez lo llevan más personas en todo el mundo para demostrar su solidaridad y apoyo a los afectados por el VIH, a los enfermos, a los que han fallecido y a los que se preocupan por alguien que sufre la enfermedad. En 1996 el lo incorporó de manera oficial a su logotipo.

LEE TAMBIÉN: Sida | Científicos logran recrear los primeros momentos de la infección por VIH

Factores de riesgo

Hay algunos comportamientos que aumentan el riesgo de que una persona contraiga el VIH:

  • Tener relaciones sexuales anales o vaginales sin preservativo;
  • Padecer otra infección de transmisión sexual (ITS) como sífilis, herpes, clamidiasis, gonorrea o vaginosis bacteriana;
  • Compartir agujas, jeringuillas, soluciones de droga u otro material infectivo contaminado para consumir drogas inyectables;
  • Recibir inyecciones, transfusiones sanguíneas o trasplantes de tejidos sin garantías de seguridad o ser objeto de procedimientos médicos que entrañen cortes o perforaciones con instrumental no esterilizado; y
  • Pincharse accidentalmente con una aguja, algo que afecta en particular al personal de salud.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que, a finales de 2019, había 38 millones de personas con el VIH.

Entre 2000 y 2019, las nuevas infecciones por el VIH disminuyeron en un 39% y las muertes relacionadas con el VIH en un 51%, y se salvaron 15,3 millones de vidas salvadas gracias al TAR. Este logro fue el resultado de los grandes esfuerzos realizados por los programas nacionales sobre el VIH con el apoyo de la sociedad civil y los asociados internacionales en favor del desarrollo.

VIDEO RECOMENDADO

Sudáfrica: Coronavirus pone en riesgo medio millón de vidas de pacientes de VIH

TE PUEDE INTERESAR