Redacción EC

PAMELA MONTES ITURRIZAGA ()

Durante el primer día del reciente Congreso Mundial de Móviles (MWC), un grupo reducido de medios peruanos, entre ellos El Comercio, tuvo la oportunidad de probar la experiencia de viajar en un auto inteligente. 

Se trata de un vehículo eléctrico fabricado por la estadounidense Tesla y dotado de una solución de conectividad provista por Telefónica. El automóvil está permanentemente conectado a una señal a través de una tarjeta SIM, tal como sucede con los smartphones.

En la parte del tablero, detrás del volante, hay un panel digital que brinda toda la información que el conductor necesita para conocer el estado del auto (velocidad, rendimiento, etc.). Una gran pantalla táctil –una megatableta, por así llamarla–, ubicada entre el piloto y el copiloto, permite diferentes opciones para navegar en la red: desde el acceso a los mapas de Google hasta sintonizar estaciones de radio por Internet. Todas las aplicaciones visuales (como YouTube) están desactivadas por cuestiones de seguridad.

Pero la conectividad no solo se reduce a la conexión a Internet. Lo asombroso radica en la tecnología que ha instalado Telefónica en este auto. Se trata de la tecnología Machine to Machine o M2M.

Este es un protocolo que utiliza Internet para que las máquinas se comuniquen entre sí, sin tener a un ser humano como intermediario. De esta forma, el auto inteligente de Tesla al llevar una tarjeta SIM es capaz de transmitir información a la central técnica permanentemente. Ante eventuales problemas del sistema, la máquina en la estación base será capaz de solucionar el problema de manera remota.

Estas alertas serán registradas y el conductor conocerá que hubo un imprevisto que fue reparado con éxito. Así se pretende elevar la productividad y eficiencia a todo nivel, eliminando desperfectos que acaban con una cita de negocios importante o la asistencia a una evaluación.

Además, la conexión permanente permite que herramientas de geolocalización y otros aplicativos avisen al conductor si se aproxima algún auto a gran velocidad, un ciclista o un peatón. Estos sistemas pueden ayudar también a reducir la tasa de accidentes en las pistas. Y en el caso en que se presente el incidente, el auto enviará señales e imágenes en tiempo real para que los equipos de emergencia conozcan la magnitud del suceso.

La tecnología M2M no es una promesa, sino una realidad. Desde hace años está presente en otros dispositivos, pero su masificación en el mundo automotor ha llegado rápidamente. En la Unión Europea todos los autos que se fabriquen a partir del último trimestre del 2015 deberán llevar una tarjeta SIM instalada para que la conexión a Internet sea viable.

Esto permitirá inimaginables funciones, pues toda la información del conductor podrá ser registrada y hasta evaluar sus condiciones para manejar.
Usando una aplicación para detectar alcohol en la sangre, el auto podría negarse a encenderse si el conductor da positivo. Y mediante sensores en el volante que midan el ritmo cardíaco se podrán generar alertas en tiempo real a centrales de emergencia para asistir rápidamente al conductor.