Los biohuertos también se pueden armar en espacios pequeños
Los biohuertos también se pueden armar en espacios pequeños

Cerca de una ventana, en una esquina de un diminuto balcón, al lado de la cocina o en la azotea. No importa el tamaño de su casa o departamento si es que tiene en mente iniciar un biohuerto, un proyecto que le ayudará a proteger el medio ambiente y le proveerá de alimentos saludables. !function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?'http':'https';if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+'://platform.twitter.com/widgets.js';fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, 'script', 'twitter-wjs');

“Cualquier espacio libre, donde haya un buen acceso a la luz natural, es una oportunidad”, explica a El Comercio Jonathan Bedoya, egresado de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional Agraria La Molina. El especialista recalca que, si se cuenta con poco espacio, se puede utilizar macetas, recipientes reciclados de botellas de plástico o jabas de fruta para cultivar, siempre haciendo huecos en el fondo de los contenedores para que se filtre el agua. Si es que se tiene un amplio ambiente, se puede mandar hacer una cama de siembra de gran tamaño, como de 1,20 m por 1,70 m.

(Infografía: Sergio Fernández)

Una vez decidido el lugar dónde estará el biohuerto y el recipiente que se utilizará, se debe escoger el tipo de planta por cultivar. Según Bedoya, las aromáticas (perejil, culantro, hierbaluisa, romero, etc.) son la mejor opción para aquellos que recién empiezan, “ya que son más rústicas y más fáciles de trabajar. Luego se puede pasar a tubérculos y finalmente a hortalizas de superficie”.

Respecto a los cuidados, se deben utilizar abonos orgánicos, biol (un abono orgánico líquido) y compost, los cuales se deben agregar en mayor cantidad cada cuatro meses. En cuanto al agua, cuando son recipientes grandes se debe regar dos veces cada semana en verano y una vez cada semana en invierno. En caso de contenedores pequeños, una vez cada semana en verano y una vez cada semana y media en invierno.

Para evitar las plagas, se pueden aplicar insecticidas caseros hechos a base de albahaca o romero. Se obtienen al colocar las hojas en agua caliente todo un día y luego se diluye ese macerado en agua. 

TAGS RELACIONADOS