Representación artística del Telescopio Kepler, dedicado a la búsqueda de exoplanetas. (Imagen NASA)
Representación artística del Telescopio Kepler, dedicado a la búsqueda de exoplanetas. (Imagen NASA)
Redacción EC

La búsqueda de con características similares a la es un campo de investigación que atrae a muchos astrónomos debido a las posibilidades de encontrar vida e incluso civilizaciones desarrolladas.

Ahora un equipo de científicos de Penn State University ha conseguido la estimación más precisa sobre la frecuencia de planetas como el nuestro en el cosmos.

[]
[]

Los investigadores afirman en un estudio publicado en la que una de cada cuatro estrellas similares al Sol tiene planetas similares a la Tierra, tanto en tamaño y distancia a su estrella. Solo nuestra galaxia, la Vía Láctea, alberga cerca de 300.000 millones de estrellas.

"Saber con qué frecuencia debemos esperar encontrar planetas de un determinado tamaño y período orbital es extremadamente útil para optimizar los estudios de exoplanetas y el diseño de las próximas misiones espaciales para maximizar sus posibilidades de éxito", señaló Eric B. Ford, autor principal, en un .

Para realizar este cálculo, los astrofísicos diseñaron un modelo computacional basado en la información obtenida a partir de los exoplanetas descubiertos por la misión Kepler de la NASA.

Se consideraron planetas con un tamaño de entre tres cuartos y una vez y media el de la Tierra. Además, debían tener un período orbital de entre 237 a 500 días alrededor de su estrella. Estas características son las condiciones mínimas para que un planeta pueda albergar agua líquida.

"Utilizamos el catálogo final de planetas identificados por Kepler y las propiedades estelares mejoradas de la nave espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea para construir nuestras simulaciones", explicó Danley Hsu, parte del equipo.

El modelo obtenido simula sistemas estelares y luego determina cuántos planetas habrían sido hallados por Kepler en cada uno de ellos.

Hsu detalla que compararon el resultado de su modelo con la información de los planetas detectados por el telescopio de la NASA, con lo cual se obtiene un "enfoque novedoso" que les permitió tomar en cuenta factores que "no se han incluido en estudios anteriores".

"Queremos utilizar esos descubrimientos para mejorar nuestra comprensión de la formación de planetas y planificar futuras misiones para buscar planetas que puedan ser habitables. Sin embargo, simplemente contar exoplanetas de un tamaño o distancia orbital dado es engañoso, ya que es mucho más difícil encontrar pequeños planetas lejos de su estrella que encontrar planetas grandes cerca de su estrella", concluye Ford.

Síguenos en Twitter: