• (Foto: El Comercio)
    1/5

    (Foto: El Comercio)

  • (Foto: El Comercio)
    2/5

    (Foto: El Comercio)

  • (Foto: El Comercio)
    3/5

    (Foto: El Comercio)

  • (Foto: El Comercio)
    4/5

    (Foto: El Comercio)

  • (Foto: El Comercio)
    5/5

    (Foto: El Comercio)

Redacción EC

Se acerca el feriado largo por Fiestas Patrias. La gente se alista para visitar el interior del país y para disfrutar de sus muchos atractivos turísticos. Pero pocos saben que varios de estos lugares podrían desaparecer o verse modificados por los efectos del cambio climático.

El Perú es considerado el tercer país más vulnerable al cambio climático. Una muestra de eso es la pérdida del 57% de los glaciares a nivel nacional, según el Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem). Además, el Instituto Geofísico del Perú (IGP) advirtió que los períodos secos en la Amazonía -días sin lluvia- se están volviendo cada vez más largos.

La reducción de las lluvias, el aumento de la temperatura, las migración de animales, y el aumento de incendios forestales son algunas consecuencias del cambio climático, que amenaza a los atractivos turísticos peruanos, tales como el nevado Pastoruri (Áncash) o el Parque Nacional del Manu, ubicado entre Cusco y Madre de Dios.

En ese contexto, la Sociedad Geológica del Perú (SGP) organizará el I Congreso Internacional de Cambio Climático, a realizarse del 29 de noviembre al 1 de diciembre en la ciudad de Huaraz (Áncash), con el fin de discutir las múltiples aristas para hacer frente a este fenómeno global.