LONDRES. Un auto presentado el jueves en Londres es capaz de alcanzar los 1600 km/h y busca batir un nuevo récord de velocidad.

El vehículo, llamado Bloodhound SSC,  está equipado con un motor de un avión de caza de 135.000 caballos y es tan potente como 180 autos de Fórmula-1. Asimismo, es capaz de ir más rápido que una bala. 

En 1997, Andy Green, piloto de caza de la fuerza aérea británica (la Royal Air Force), estableció en el desierto estadounidense de Nevada un récord de velocidad en carretera que todavía está vigente: 1228 km/h a bordo del Thrust SSC.

20 años más tarde, el mismo equipo, con Andy Green todavía al volante, quiere superar el récord, pero esta vez utilizando el Bloodhound SSC .

El equipo busca alcanzar los 1287 km/h el año que viene en el desierto de Hakskeen Pan (Sudáfrica).

Más que un auto, el Bloodhound SSC, es una síntesis tecnológica que toma elementos del mundo de los autos, los aviones y las naves espaciales.