/ Artículo informativo

El Comercio en 182 años: sus hitos en la defensa de la libertad de expresión en el Perú

La defensa de la libertad de expresión nació con el diario decano el 4 de mayo de 1839, hace 182 años. Pero hubo instantes claves de mayor riesgo y peligro para sostener esa condición elemental en la práctica del mejor periodismo.

Lima, 27 de diciembre de 1968. 

Ya con el gobierno militar en Palacio más de dos meses, el diario El Comercio no se dejó intimidar con las muestras de agresión amenazante contra la prensa y siguió informando con independencia y rigurosidad, como aquel día de esta imagen en que daba cuenta de la misión espacial del Apolo 8, que seis días antes había orbitado alrededor de la Tierra y luego lo haría en torno a la Luna.  (Foto: GEC Archivo Histórico)
Lima, 27 de diciembre de 1968. Ya con el gobierno militar en Palacio más de dos meses, el diario El Comercio no se dejó intimidar con las muestras de agresión amenazante contra la prensa y siguió informando con independencia y rigurosidad, como aquel día de esta imagen en que daba cuenta de la misión espacial del Apolo 8, que seis días antes había orbitado alrededor de la Tierra y luego lo haría en torno a la Luna. (Foto: GEC Archivo Histórico) / EL COMERCIO
Carlos Batalla

A finales de la década de 1830, cuando El Comercio nació, el Perú vivía un tiempo de insufribles componendas y luchas civiles; la política era un campo minado que los peruanos detonaban cada cierto tiempo. El diario decano debió lidiar con la censura de los breves y agresivos regímenes en el poder para no perder la perspectiva de sus campañas por la abolición de la esclavitud o por el respeto de la ley y la Constitución. El militarismo intimidaba, pero no debía ser el pretexto para claudicar en esa búsqueda de la verdad.

LA CLAUSURA POR LA GUERRA CON CHILE

Todo ese esfuerzo de las primeras décadas del diario, lamentablemente se truncó a causa de la guerra con Chile (1879-1883). Un poco antes del asalto a Lima, en enero de 1881, el periódico fue clausurado por el caudillo en 1880, en un acto de prepotencia y abuso del poder.

MIRA TAMBIÉN: Los archivos de prensa y el patrimonio documental del Perú

El Comercio sólo volvería a las calles el martes 23 de octubre de 1883, el mismo día en que las tropas de ocupación chilenas abandonaban la capital. “No hay plazo que no se cumpla”, decía la primera frase de la nota editorial con la que se reabría el diario decano.

El caudillo Nicolás de Piérola cerró El Comercio en 1880, y luego de la ocupación de Lima por parte de las huestes chilenas durante la Guerra del Pacífico, entre 1881 y 1883, el diario renació con la misma mística y compromiso por la libertad de expresión. OPSE_Nicolás de Piérola_2002JUL24_AFD
El caudillo Nicolás de Piérola cerró El Comercio en 1880, y luego de la ocupación de Lima por parte de las huestes chilenas durante la Guerra del Pacífico, entre 1881 y 1883, el diario renació con la misma mística y compromiso por la libertad de expresión. OPSE_Nicolás de Piérola_2002JUL24_AFD

Como si fuera una imagen de película, el editorial describía que esa misma mañana los limeños pudieron ver cómo se alejaban, a paso aún marcial, los batallones chilenos con dirección al Callao, donde esperaban sus barcos. Lo hacían después de 33 meses de funesta ocupación.

Una emoción intensa debió haberse vivido entonces. El editorial, con la libertad de expresión recobraba plenamente, afirmó: “Este fausto acontecimiento que hace época en los anales de nuestros infortunios, marca también el comienzo de la era de la reconstitución y del trabajo”.

LEE TAMBIÉN: Presentan informe sobre libertad de expresión en el Perú

Así, El Comercio volvía “a la vida azarosa de la libertad”, volvía a salir libre de presiones internas y externas, a las que el diario siempre se había negado tras la defensa de la capital en San Juan y Miraflores. En esos momentos vitales para el Perú, se recomendaba desde el editorial de aquel día “moderación y cordura”.

En ese documento histórico, se añadía: “En esta dificilísima situación debemos solo pensar en la salud de la República, y sacrificar en gracia al bienestar común, los pequeños intereses de cada cual”. Con estas ideas cruzamos el umbral de la nueva centuria: hacia el siglo XX.

Grupos afines al dictador Augusto B. Leguía atacaron la casa del director de El Comercio, Antonio Miró Quesada en 1919.  (Foto: GEC Archivo Histórico)
Grupos afines al dictador Augusto B. Leguía atacaron la casa del director de El Comercio, Antonio Miró Quesada en 1919. (Foto: GEC Archivo Histórico)

LEGUÍA: SU ONCENIO POLÉMICO

El segundo periodo de Augusto B. Leguía (1919-1930), el conocido “oncenio”, fue turbulento en cuestiones de libertad de prensa y de libre expresión. El 10 de setiembre de 1919, a dos meses de haber dado un golpe de Estado, una turba de seguidores de Leguía saqueó y quemó la casa del director de El Comercio, Antonio Miró Quesada de la Guerra, así como una parte de la imprenta en el local del diario, el cual fue defendido por los propios dueños y trabajadores de esta casa periodística.

La solidaridad con el diario se dejó sentir de inmediato, porque no era solo un atentado a una empresa familiar; lo era a una idea de cómo vivir en un país democrático, y a la idea misma de libertad de expresión. Aun así, El Comercio mantuvo la calma, la suficiente serenidad para seguir su línea informativa, ajena a inquinas, venganzas o acusaciones.

En la imagen, el director Antonio Miró Quesada le da la mano al Príncipe de Gales de visita en El Comercio en 1931. Cuatro más tarde, el 15 de mayo de 1935, un joven aprista asesinó a nuestro director junto a su esposa frente a la plaza San Martín, en el centro de Lima. La intolerancia y el rechazo a la libertad de expresión, otra vez, cobraba valiosas vidas humanas.  (Foto: GEC Archivo Histórico)
En la imagen, el director Antonio Miró Quesada le da la mano al Príncipe de Gales de visita en El Comercio en 1931. Cuatro más tarde, el 15 de mayo de 1935, un joven aprista asesinó a nuestro director junto a su esposa frente a la plaza San Martín, en el centro de Lima. La intolerancia y el rechazo a la libertad de expresión, otra vez, cobraba valiosas vidas humanas. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Sin embargo, fue durante el “oncenio” de Leguía que se persiguió y deportó a varios ejecutivos del diario; y muchos periodistas de esta casa sufrieron acosos que terminaron a veces en la cárcel. Ciertamente, Leguía no solo persiguió al diario decano, también buscó censurar a La Prensa, el medio de la competencia, pero hermano en la lucha por la libertad de expresión.

El 24 de marzo de 1921, la gendarmería clausuró el diario de la calle Baquíjano, propiedad del doctor Augusto Durand, quien además era jefe del Partido Liberal. El Intendente de Policía entregó al director del periódico, Luis Fernán Cisneros, el decreto del Ministerio de Gobierno que acusaba a aquel diario vecino de llevar “una sórdida campaña de mentiras, calumnias y difamaciones”. Eran las formas del gobierno de conseguir sus objetivos políticos.

Lima, 14 de mayo de 1961.

El entonces ex dictador Manuel  A. Odría llegaba a su casa procedente de Huancayo, cuando un activista del APRA le lanzó una piedra con tal puntería que lo hirió en la cabeza. Odría también había tenido severos roces con la prensa nacional durante su "ochenio" (1948-1956).  (Foto: GEC Archivo Histórico)
Lima, 14 de mayo de 1961. El entonces ex dictador Manuel A. Odría llegaba a su casa procedente de Huancayo, cuando un activista del APRA le lanzó una piedra con tal puntería que lo hirió en la cabeza. Odría también había tenido severos roces con la prensa nacional durante su "ochenio" (1948-1956). (Foto: GEC Archivo Histórico) / EL COMERCIO

APRISTAS EN ACCIÓN Y EL GESTO DICTATORIAL DE ODRÍA

En noviembre de 1945, a cuatro meses de haber asumido el poder José Luis Bustamante y Rivero, el Partido Aprista Peruano (PAP) intentó imponer una ley que atacaba directamente a la prensa independiente. El Comercio no se quedó callado y denunció la vieja maniobra aprista.

La “Ley de Imprenta”, como se la conoció, nació de un proyecto de ley que los del PAP lograron aprobar en el Congreso. El 30 de noviembre de 1945 hasta un mitin y marcha organizaron con tan poca concurrencia que solo dieron unas vueltas por el jirón de la Unión, Belén y Chota, en el centro de Lima. El escaso número de marchantes se entendía porque la mayoría no concordaba con esa forzada ley que solo buscaba dañar la libertad de prensa en el Perú.

MIRA TAMBIÉN: El peor momento para los periodistas, por Andrés Oppenheimer

La campaña que el diario decano realizó en contra de tal iniciativa parlamentaria tuvo una respuesta positiva en el público lector, al punto que no sorprendió la llegada de decenas de personas al edificio del periódico, en el cruce de Lampa y Miró Quesada. En el hall, con la imprenta a la vista, se dieron muestras de verdadero apoyo.

Por otro lado, el dictador Manuel A. Odría se ensañó especialmente con La Prensa, y en febrero de 1956, poco antes del final de su “ochenio” (1948-1956), puso presos a 30 periodistas de ese medio y de Última Hora, un diario vespertino. El Comercio no solo dio cuenta en detalle de la execrable persecución sino que se solidarizó públicamente con Pedro Beltrán, el director del diario de Baquíjano, que fue preso en el penal de El Frontón durante unos días.

Lima, 28 de julio de 1974. 

El gobierno del general Juan Velasco Alvarado expropió el diario El Comercio para supuestamente el servicio de las comunidades campesinas; pero en la realidad lo convirtieron en un vocero del régimen militar. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Lima, 28 de julio de 1974. El gobierno del general Juan Velasco Alvarado expropió el diario El Comercio para supuestamente el servicio de las comunidades campesinas; pero en la realidad lo convirtieron en un vocero del régimen militar. (Foto: GEC Archivo Histórico) / EL COMERCIO

EL GOLPE MILITAR VELASQUISTA, PRENSA Y REGRESO DE LA DEMOCRACIA

En 1968, el presidente Fernando Belaúnde Terry fue depuesto por un golpe militar. El régimen castrense devino casi de inmediato en una dictadura que trataría, como todas las dictaduras, de acabar con la libertad de prensa.

El Comercio de nuevo, como en otras ocasiones, respondió con valor a esos intentos iniciales del gobierno golpista de dañar la imagen como institución nacional del diario decano. No obstante, el plan de acabar con la libertad de expresión, que se llamó “Ley de Prensa”, se concretaría el 27 de julio de 1974, con el respaldo de las armas.

LEE TAMBIÉN: Elecciones: cuando El Comercio se convirtió en casa de debates presidenciales y municipales

Así se produjo la expropiación del periódico por la dictadura velasquista, que maquilló el acto usurpador con un fraseo demagógico. Se dijo que así se favorecería directamente al sector del agro, a los campesinos peruanos; sin embargo, estos no obtuvieron la voz que pensaban tener sino que los que aprovecharon el espacio fueron las autoridades del gobierno dictatorial.

Durante seis años El Comercio, y otros medios de comunicación nacionales, estuvieron confiscados. Luis Miró Quesada de la Guerra, director del diario en 1974, no pudo ver el retorno del diario decano a sus legítimos dueños, ya que falleció el 24 de marzo de 1976, a los 95 años.

El 28 de julio de 1980, Fernando Belaunde Terry asumió por segunda vez la presidencia de la República, y cumplió una promesa que había repetido durante su campaña electoral: devolver los medios de comunicación a sus verdaderos propietarios. De esta forma, el diario decano recobró la aceptación y el respaldo de sus lectores y anunciantes.

Lima, 5 de abril de 1992. 

Una captura de TV. en un momento dramático para el país. Fue cuando el presidente Alberto Fujimori dio un mensaje a la nación anunciando el famoso "autogolpe" del 5 de abril. La libertad de expresión estuvo en ascuas en esas horas, pero luego se impuso el carácter de los medios de prensa respetables. El Comercio no claudicó ante cualquier intento de censura. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Lima, 5 de abril de 1992. Una captura de TV. en un momento dramático para el país. Fue cuando el presidente Alberto Fujimori dio un mensaje a la nación anunciando el famoso "autogolpe" del 5 de abril. La libertad de expresión estuvo en ascuas en esas horas, pero luego se impuso el carácter de los medios de prensa respetables. El Comercio no claudicó ante cualquier intento de censura. (Foto: GEC Archivo Histórico)

EL AUTOGOLPE DEL 5 DE ABRIL Y EL CASO “FIRMAS FALSAS”

En 12 años de libertad de expresión ininterrumpida (1980-1992), el , dado por el propio régimen constitucional de Alberto Fujimori, puso nuevamente el tema de la libertad de expresión en el tapete.

Los medios de comunicación no se salvaron del acoso militar a nombre de Fujimori. Muchos de ellos fueron intervenidos o presionados en sus líneas editoriales para que no salieran al aire esa misma noche o al día siguiente condenando los actos de intimidación y presión que sucedieron en esas horas contra la oposición y las instituciones democráticas.

Representantes militares del gobierno visitaron el diario decano y aunque no desalojaron a nadie, dejaron dudas y sospechas sobre sus intenciones antidemocráticas. Luego, a finales de esa década de 1990, el régimen encontró la manera de acosar y atacar a sus opositores, no a través de medios intervenidos, sino con sus propios medios (“diarios chicha”), pagados por el Servicio de Inteligencia para ejecutar una agenda apropiada a sus intereses.

Ya en marzo del 2000, en plena campaña reeleccionista, el diario El Comercio denunció el caso de las firmas falsas del Frente Nacional Independiente Perú 2000, organización que promovía el gobierno de Alberto Fujimori para una tercera elección. Estas supuestas firmas sirvieron para lograr la inscripción de dicho frente e intervenir en el proceso electoral de ese año.

HUMALA Y SUS AMENAZAS CONTRA LOS MEDIOS

Durante el gobierno de Ollanta Humala (2011-2016), las intervenciones del propio jefe de Estado, que disfrazaba sus amenazas contra la libertad de expresión con el pretexto de un supuesto “monopolio” o “pulpo mediático”, obligaron a El Comercio a dejar en claro que la asociación entre el grupo El Comercio y Epensa era un ejercicio de libre empresa, y no se buscaba acaparar la información que el lector o consumidor elegiría de todas formas ante una diversidad de opciones periodísticas.

LEE TAMBIEN: Piden fortalecer mecanismos de protección a periodistas en el Perú

Incluso el ministro de Justicia de entonces, Daniel Figallo, ya se había mostrado a favor también de una regulación de la prensa escrita; sin embargo, algunos miembros del gobierno, como la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana Jara, al mismo tiempo lo descartaron, puesto que ello podría poner en peligro la libertad de expresión o de prensa.

Estos son, en síntesis, algunos de los momentos que vivió el diario decano en defensa de una libertad que se defiende en el Perú sin medias tintas: la tan necesaria libertad de expresión.

TE PUEDE INTERESAR:

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TAGS

CARGANDO SIGUIENTE...