“El hecho de retornar al trabajo presencial va a involucrar un cambio, y todo cambio trae consigo una serie de emociones y entre ellas está la ansiedad y la incertidumbre", manifestó la especialista. (Foto: iStock)
“El hecho de retornar al trabajo presencial va a involucrar un cambio, y todo cambio trae consigo una serie de emociones y entre ellas está la ansiedad y la incertidumbre", manifestó la especialista. (Foto: iStock)
Liz Saldaña Marcos

Con el fin de la tercera ola y la vacunación contra el COVID-19 encaminada, es hora de volver a la nueva normalidad y retomar el . Esto puede causar mucha ansiedad en aquellos que ya se han adaptado a trabajar en casa, pese a las grandes dificultades que esto ocasionó al inicio.

En el marco del , que se conmemora el 1 de mayo, conversamos con Sonia Cáceres, psicóloga y coach de vida, quien en una entrevista para el grupo El Comercio, nos enseña a retomar el trabajo presencial de manera saludable y evitar que este cambio afecta a nuestra familia y a nuestra .

El hecho de retornar al trabajo presencial va a involucrar un cambio, y todo cambio trae consigo una serie de emociones y entre ellas están la ansiedad y la incertidumbre, entonces tenemos que hacer que este retorno sea de manera saludable, mitigando todo aquello que nos cause ansiedad o miedo”, manifestó Sonia Cáceres, quien nos brinda estos seis pasos que debemos seguir.

  1. Informarnos. El primer paso es preguntarnos: ¿Qué es lo que nos está produciendo esta ansiedad? Generalmente, es la incertidumbre, por eso debemos informarnos cómo será el retorno, si será gradual o sistema híbrido. Preguntar sobre los cambios que se están implementando dentro del centro de trabajo para que sea un lugar seguro. Las empresas deben establecer buenos canales de comunicación sobre el retorno y cómo se dará. Se recomienda a las empresas tener programas pilotos.
  2. Reorganizar nuestro tiempo. Estaremos fuera de casa, lo que implica reorganizar la labores como familia, tenemos que pensar qué debemos considerar o si necesitaremos un apoyo extra. Muchos han desempeñado labores del hogar mientras trabajaban porque estaban en casa, pero ahora tendremos que reorganizar nuestros tiempos, tomando en cuenta que estas responsabilidades no tienen que recaer en un solo miembro de la familia.
  3. Comunicación. Debemos conversar en familia sobre los cambios que se van a dar, el escucharnos en nuestro entorno más cercano nos dará mucha fortaleza. Si tenemos niños, debemos anticiparles lo que va a suceder. Los padres pueden utilizar los medios digitales para estar más cerca a ellos como las videollamadas para comunicarse a la hora del almuerzo. Es importante que el vínculo familiar se fortalezca ante los cambios, esto nos dará tranquilidad.
  4. Mirar desde la oportunidad y no desde la carencia. Hay beneficios que nos traerá estos cambios. Debemos pensar que en la oficina tendremos mayor concentración, podríamos avanzar más rápido las responsabilidades laborales, separar nuestra vida personal de la familiar y tener mayor exposición presencial en la empresa que por Zoom.
  5. Retorno a la dinámica social. La dinámica social es importante ahora tendremos más cercanía con los compañeros, los jefes y todas las vivencias que se dan en ese entorno. Esto puede ser motivador, pasamos largas jornadas del día y son ellos parte fundamental de nuestra vida. Tenemos que darnos cuenta de que esa dinámica social va a ayudarnos.
  6. Identificar lo que nos ha funcionado para adaptarnos a la pandemia. En la pandemia nos adaptamos al trabajo en casa, de repente fue escuchar música, practicar un deporte temprano, tener una rutina saludable, todo eso lo puedo mantener, pero de una manera diferente. “No cambiaré mi rutina, sino que voy a adaptarla a una manera diferente. Me dará mayor fortaleza decir que esto lo tengo bajo control y conocer lo que no tengo (bajo control)”, señaló Cáceres.

La especialista recordó que también debemos enfocarnos en nuestro bienestar en general, como dormir bien en la noche, alimentarnos saludablemente, mantenernos hidratados, pero advirtió que si no podemos controlar la ansiedad, debemos buscar a un profesional de la salud mental.

Estas pequeñas acciones favorecen nuestro estado de ánimo en general. Por ende, lograremos que nuestro estado de ánimo este a tope al retornar al trabajo presencial. Si sientes ansiedad hay técnicas que puedes aplicar antes de salir de casa o puedes practicarlas en el baño de la oficina: realiza cinco respiraciones profundas contando lentamente inhalando y exhalando”, recordó Sonia Cáceres.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más