Corresponsales Escolares

Joaquín (16) cursa su último año en un colegio nacional del distrito de Villa María Del Triunfo. Waleswka (14) hace lo mismo en uno privado del mismo distrito. Ambos llevan sus clases virtuales en múltiples plataformas como Zoom, Google Meet, Gmail, WhatsApp y Classroom, cada con una función específica que en muchos casos está condicionada por el acceso a Internet. Ambos sienten que, a pesar de todas las herramientas a su disposición, no entienden sus clases y tampoco perciben el apoyo de sus maestros sobre todo en momentos en los que no están conectados al mismo tiempo.

Aunque hay pequeños espacios de conexiones simultáneas, donde se puede interactuar con los profesores y responder inquietudes, Joaquín indica que son breves. Ellos, frente a cómo van aprendiendo, prefieren volver a la presencialidad.

Martha Sarmiento, de 50 años, recibe clases a distancia del programa Aprendo en Casa, del Ministerio de Educación (Fotos: Anthony Niño de Guzman \ GEC)
Martha Sarmiento, de 50 años, recibe clases a distancia del programa Aprendo en Casa, del Ministerio de Educación (Fotos: Anthony Niño de Guzman \ GEC) / Anthony Niño de Guzman

Los maestros también tienen su postura sobre esta situación. Jessica E. Cruz A., docente de un colegio particular en San Juan de Miraflores, comenta que con la educación a distancia trabaja por proyectos donde se integran diferentes cursos, sumando un reto más al hecho de aprender a usar y dominar las herramientas virtuales. Miriam Suarez, otra docente quien imparte clases en un colegio público en Lurín, reconoce que en esta virtualidad está perdiendo vínculos con sus estudiantes. Ella señala que despliega todos sus esfuerzos para mantenerse al tanto de sus estudiantes: “Todos los maestros poseemos el deber de llamar a los alumnos para ver las complicaciones que pueden tener y apoyarlos”. Estos testimonios evidencian una gran problemática que está afectando el aprendizaje de los escolares.

La psicología educativa Mariela Tavera Palomino indica que la relación de maestro - estudiante influye mucho en el aprendizaje en tiempos de pandemia, debido a que, al no estar “cara a cara”, no existe una buena comunicación y, al no tener constante interacción, los estudiantes se distraen y no sienten esa cercanía que sí se tenían en la educación presencial.

Aunque la interacción física en clases se ha visto afectada seriamente, llevar esta modalidad virtual trajo oportunidades de mejora porque ahora los estudiantes y maestros están empezando a priorizar aspectos de la interacción como la empatía, salud mental, comprensión sobre los problemas sociales e interacción social positiva. Antes solo importaba el aprendizaje de las asignaturas y el cambio es algo positivo en medio de las dificultades del último año.

Este informe fue elaborado por los corresponsales escolares Daniela Antuanette Cárdenas Sánchez, Milagros Esperanza Ramirez Cartagena, Santiago Gomez Tipiani y Iago Husai Rosas Quilla del colegio Innova Schools - Sede Laderas de Villa. Bajo la mentoría de la docente Karen Fiorella Diaz Laopa y la periodista Gladys Pereyra Colchado.