Kobe vivió en Italia de niño y se hizo hincha del AC Milan. (Foto: Milan)
Kobe vivió en Italia de niño y se hizo hincha del AC Milan. (Foto: Milan)
Eliezer Benedetti

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El 26 de enero del 2020 se puso punto final a una leyenda inigualable. Aquel día, la inesperada partida de dejó conmocionadas a las grandes estrellas del deporte mundial, incluso a los que poco tienen que ver con el basquetbol. La genialidad de la ‘Mamba’ superó todas las fronteras posibles y su amor por otras disciplinas también. Ha pasado un año desde su fallecimiento y siempre es bueno recordar la especial relación que tuvo el astro de Lakers con el fútbol. El histórico ‘24’ nunca ocultó su pasión por el balompié.

MIRA: A un año de su muerte, jugador de Lakers le contó a El Comercio lo que significa Kobe Bryant para la NBA

A Kobe era normal verlo por los aires conquistando al mundo con la pelota entre sus manos. Sin embargo, no fue problema para él plantarse sobre la tierra y llevar el balón en sus pies. Su amor por el balompié lo llevó a conocer a cracks de la talla de Ronaldinho, Lionel Messi, Neymar, entre otros. Con ellos pudo alimentar su pasión por un deporte que empezó a rodar cuando de chico vivió en Italia.

Desde los 6 hasta los 14 años, Bryant vivió en el país de la bota junto a su familia, debido a que su padre Joe jugó sus últimas temporadas como basquetbolista profesional en esa liga. El ídolo de los Lakers respiró así ese ambiente futbolero que se destila a través del Calcio y rápidamente comenzó a jugarlo en las calles, con los amigos. “Tengo sangre rossonera, soy un rossonero puro”, decía en clara alusión a su hinchaje por el AC Milan.

Se enamoró completamente del fútbol tanto como del basquet. “Yo jugaba al fútbol y luego jugaba al basquetbol, y después volvía a jugar al fútbol y otra vez al básquet. Y así siguió ocurriendo durante ocho años”, contaba en una entrevista para . Sin embargo, al no ser un deporte muy popular en Estados Unidos en aquella época, el ‘24’ se dedicó solo al baloncesto cuando retornó a Norteamérica, pero jamás abandonó su pasión por el AC Milan, y por el ‘soccer’ en general.

Lo aprendido en el fútbol le permitió forjar un estilo único en el básquet. El resto es historia. Kobe se convirtió en una auténtica leyenda en este deporte. Todo su éxito se resume en cinco campeonatos de la NBA, 18 veces en el All Star, dos MVP en las finales, un MVP de la NBA y dos medallas de oro olímpico.

-Admiración recíproca-

Aquel domingo trágico, en la ciudad de Lille, una hora después de conocer la noticia que enlutó a todo el deporte, Neymar se paró desde los 12 pasos para anotar el segundo gol del PSG. No falló. Se abrazó con sus compañeros. Luego, miró hacia las cámaras y con sus manos dibujó el número 24, en honor a la gloriosa dorsal de Kobe. Entonces, culminó la dedicatoria mirando hacia el cielo y señalándolo. Enorme gesto.

El crack brasileño lo homenajeó dentro de un terreno de juego. Otros no pudieron. Estrellas como Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Luis Suárez, entre otros, tuvieron que hacer uso de sus redes para dedicarle algunas palabras. Todos en estado de shock.

Bryant cosechó buenas amistades con futbolistas, como con Ronaldinho. Ambos se admiraban mucho. Incluso, gracias al brasileño, Kobe pudo conocer a Messi. “Cuando Barcelona vino tiempo atrás a Los Ángeles, Ronaldinho, que es amigo mío, me dice: ‘Mira, Kobe, te voy a presentar al jugador que va a ser el mejor de todos los tiempos’, ‘¿Cómo? Si tú eres el mejor jugador’, le dije. ‘Él va a ser mejor’, me dijo. Y era Lionel Messi”, contó para una entrevista con ESPN.

Desde entonces, Kobe se volvió hincha acérrimo de Messi. Ambos se han intercambiado elogios y han podido compartir momentos juntos, como conversaciones o la famosa grabación de un comercial para una aerolínea turca. Incluso, el pentacampeón de la NBA invitó al astro argentino a entrenar una semana con los Lakers, mientras que él entrenaría con el Barcelona. Finalmente, ello no se pudo cumplir.

El estadounidense se unió a la fiebre del balompié en los Mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, donde marcó presencia. También era normal verlo en los entrenamientos del Barcelona. No podía dejar esa pasión de lado. Y cuando quería compararse con futbolistas, los nombres de Messi, Cristiano y Neymar no faltaban.

“Es la primera vez que veo a Neymar personalmente, aunque estoy oyendo cosas excelentes de él. A Messi ya lo conozco desde hace mucho, es increíble su capacidad para jugar de manera decisiva y objetiva absolutamente todas las veces que tiene el balón. Cristiano Ronaldo también me parece sencillamente espectacular. Creo que todos ellos ven el deporte como lo veo yo”, dijo en una entrevista para la FIFA, en el marco de la Copa Confederaciones 2013.

Aunque su amor por el básquet estuvo por encima de todo, Kobe nunca pudo deslindarse del fútbol. Su vínculo con el deporte rey ha sido muy intenso y así lo han demostrado todas sus declaraciones. La frase que más resume su pasión la dijo, precisamente, en la Copa FIFA Confederaciones del 2013, cuando estuvo muy atento a todas las selecciones y a los cracks que brillaron como Neymar, quien fue el mejor jugador del torneo

“La pasión por el fútbol está en otro nivel. Al llegar aquí, enseguida se nota el afán que tienen los hinchas por mostrar que están ahí para representar a su equipo o a su país. Eso en la NBA solo lo vemos de vez en cuando, en las eliminatorias por el título o en las finales. En el fútbol no. Es una religión. Como me crecí en Italia, desde muy pronto vi de primera mano cómo se vive esa pasión de manera muy intensa”. Y Kobe no se resistió a ser ‘contaminado’ por la pasión del deporte rey, que un año después le sigue rindiendo culto a uno de sus aficionados más emblemáticos.

MÁS EN DT...



No te pierdas

No te pierdas