Redacción EC

Jordi Alba, lateral izquierdo del Barcelona, regresó al club donde se inició al fútbol: el Hospitalense. Esta vez no llegó para vestirse de corto y tocar un balón, sino para sorprender a una gran cantidad de niños que sueñan con ser exitosos como él. 

"Espero que haya sido una buena sorpresa para todos los niños. A mí también me ha hecho mucha ilusión venir al club donde me formé. Aquí empecé, empezó mi hermano. Fueron años muy lindos", comentó Alba.

El defensor aprovechó para hablar de la selección española y el Mundial Brasil 2014, donde su país espera ganar el bicampeonato. "El equipo está bien. Este puede ser, si Dios quiere, mi primer Mundial. Vamos a intentar jugar bien y ganarlo", dijo.