Manchester United derrotó 1-0 a Benfica por la Champions League. (Foto: Agencias)
Manchester United derrotó 1-0 a Benfica por la Champions League. (Foto: Agencias)

El Manchester United se llevó este miércoles la victoria en Lisboa ante el Benfica (0-1) gracias a un fallo del joven portero Svilar, que se convirtió en el portero más joven de la historia en debutar en la Liga de Campeones, y afianzó así su camino hacia los octavos de final del torneo.

Con tres victorias en tres partidos, los "diablos rojos" lideran el grupo A con 9 puntos, tres más que el Basilea, mientras que el Benfica tiene muy complicado conseguir pasar a la siguiente fase, ya que cierra el grupo en blanco.


Los lisboetas afrontaban un partido de urgencias después de los desaires sufridos en las otras dos jornadas -especialmente el pesado 5-0 que le endosó el Basilea- y el técnico Rui Vitória sorprendió con un once con varias apuestas jóvenes, entre ellas el extremo Diogo Gonçalves y el portero Mile Svilar.


Con su titularidad, el belga Svilar se convirtió en el guardameta más joven de la historia en debutar en la Liga de Campeones, al batir el récord que hasta ahora tenía el español Iker Casillas, aunque su noche no sería para recordar, debido al fallo que puso el único gol en el marcador.


El United, menos necesitado de puntos porque lideraba su grupo, llegaba con numerosas bajas, las del inglés Carrick, el francés Pogba y el belga Fellaini, y especialmente la del sueco Ibrahimovic.


El Benfica entró mejor en el partido y protagonizó la primera ocasión de peligro a los 14 minutos, con una bella jugada de ataque en la que el defensa español Grimaldo regateó a varios adversarios y dejó el balón a Salvio, pero el remate del argentino salió por un lado de la portería.


Aunque sin acierto, las "águilas" lograron causar problemas durante la primera media hora en la defensa del United, que se limitaba a pasarse el balón en su campo y caer en fuera de juego cuando intentaba aproximarse a la portería rival.


Los ingleses no consiguieron crear peligro real hasta los últimos quince minutos del primer tiempo, con un remate del serbio Matic contra su exequipo que paró Svilar y un tiro alto del armenio Mkhitaryan a pase del español Juan Mata.


La segunda mitad arrancó de forma más igualada, pero el equipo de Mourinho no tardó en adueñarse del partido, con un Rashford que dio muchos dolores de cabeza al benfiquista Douglas.


De nuevo Matic, con un bombazo desde fuera del área, estuvo a punto de abrir el marcador para los "diablos rojos", pero el gol llegaría en el minuto 65 en una jugada a balón parado.


Rushford lanzó una falta desde la banda izquierda y el joven Svilar agarró el balón en la línea de meta, pero pecó de inexperto y dio dos pasos hacia el interior de la portería. El árbitro, asistido por la tecnología, dio el gol como válido.


El goleador Rashford tuvo que ser asistido tras un choque minutos después y acabo siendo sustituido por el francés Martial, que dio al United un nuevo arma contra el Benfica.


En su jugada más destacada, el francés superó a Douglas y entró en el área, pero su remate fue bloqueado por el joven portero belga de las "águilas".


Los encarnados intentaron buscar el empate, pero su poco acierto frente a la portería, con un De Gea que poco tuvo que actuar, condenó sus opciones de cambiar el marcador, incluso una vez que el brasileño Jonas entró en el campo.


Hubo tiempo incluso para que el capitán Luisão se llevase la expulsión por doble amarilla en el tiempo de descuento.


Así, Mourinho salió con la victoria ante el equipo que, 17 años antes, le dio su primera oportunidad como entrenador principal.


- Ficha técnica:

0 - Benfica: Svilar; Douglas, Luisão, Rúben Dias, Grimaldo; Fejsa, Filipe Augusto, Pizzi (Zivkovic, m.58); Salvio (Cervi, m.82), Diogo Gonçalves (Jonas, m.69) y Jiménez.

1 - Manchester United: De Gea; Valencia, Lindelöf, Smalling, Blind; Herrera, Matic; Mata (Lingard, m.82), Mkhitaryan (McTominay, min.92), Rashford (Martial, m.76) y Lukaku.

Goles: 0-1, m.65: Rashford.

Árbitro: Felix Zwayer (Alemania). Amonestó a Diogo Gonçalves (m.53) y expulsó a Luisão por doble amarilla (m.5 y m.93) en el Benfica y amonestó a Valencia (m.40) y Lingard (m.95) en el Manchester United.


Benfica y Manchester United protagonizan este miércoles (01:45 p.m. EN VIVO ONLINE por ESPN 3) un reencuentro de viejos conocidos en Lisboa, donde el entrenador portugués se verá las caras con el equipo que le dio su primera oportunidad como técnico principal hace 17 años.


El Benfica recibe al de Mourinho en el Estadio de la Luz y marca así el regreso del entrenador portugués a ese estadio 13 años después de su último partido oficial contra las "águilas".

Tras cuatro años como adjunto del holandés Louis Van Gaal y del británico Bobby Robson en el Barcelona, Mourinho puso rumbo al Benfica para estrenarse como entrenador principal en la temporada 2000/2001.


El portugués llegó al club de Lisboa tras la cuarta jornada de Liga de esa temporada, para sustituir al alemán Jupp Heynckes, que no comenzó con buen pie su segundo año al frente de las "águilas" y salió del Benfica.

Pero el debut de Mourinho en el Benfica no fue memorable, con una derrota por 0-1 en casa del Boavista, en una temporada en la que el técnico solo dirigiría a los encarnados durante 11 partidos.


Cuando empezó una racha de victorias que culminó con el triunfo por 3-0 ante el rival capitalino Sporting, Mourinho dimitió alegando falta de apoyo por parte del entonces presidente del club, Manuel Vilarinho, y fue sustituido por el luso Toni.

En su primer club cosechó seis victorias, tres empates y dos derrotas, en una temporada en la que el Benfica contó con tres entrenadores y no consiguió evitar un decepcionante sexto puesto en la Liga lusa.

Su carrera en los banquillos siguió en Portugal y en esa misma temporada puso rumbo al União de Leiria, donde permaneció hasta enero de 2002, cuando recibió una llamada para sustituir al entonces técnico del Oporto, Octávio Machado.


Mourinho dio así el salto a otro "grande" de Portugal, donde desde un principio mostró su confianza en sus nuevos pupilos.


"En condiciones normales, vamos a ser campeones (la siguiente temporada) y en condiciones anormales también vamos a ser campeones", afirmó tras uno de los primeros partidos en la ciudad "Invicta", palabras que no cayeron en el olvido.


Fue precisamente allí donde más éxitos cosechó en suelo luso y engrandeció su figura, con la conquista de una Liga de Campeones, una Copa de la UEFA, dos Ligas portuguesas, una Copa de Portugal y una Supercopa lusa.


Durante su carrera en Portugal, Mourinho protagonizó varios reencuentros con el Benfica que arrojan un saldo positivo a favor del entrenador, con cuatro victorias, dos empates y una derrota.


El último partido de Mourinho frente al Benfica fue precisamente la única derrota que registró ante su antiguo club, ya que perdió la final de la Copa de Portugal por 1-2 en su año de despedida del Oporto.


Su éxito con los "dragones" le permitió dar el salto a la Premier League y desde entonces ha entrenado al Chelsea en dos épocas diferentes, al Inter de Milán, al Real Madrid y al Manchester United.


El mote de "Special One" le viene de su época en el Chelsea, donde consiguió conquistar el segundo trofeo liguero del club medio siglo después del primero, al que se sumaría otra Liga el año siguiente.


En 2005, con el Chelsea, Mourinho volvió a la Luz por primera vez desde que salió de Portugal para un amistoso, en el que su equipo ganó por 0-1.


Tras su paso por Londres siguieron dos temporadas en el Inter, donde conquistó una segunda Liga de Campeones y donde también se volvió a cruzar con el Benfica en un partido de pretemporada de la Copa Eusébio, que venció en los penaltis.


Antes de volver al Chelsea, el luso entrenó tres temporadas al Real Madrid, donde se encontró con su compatriota Cristiano Ronaldo y con quienes venció una Liga española.


El año 2012, todavía en el Real Madrid, marcó la última vez que Mourinho pisó el césped del estadio del Benfica, cuando sufrió una dura derrota por 5-2 en una nueva edición de la Copa Eusébio.


El técnico fichó el año pasado por el Manchester United, con quien ya ha ganado una Liga Europa y ahora, trece años después, vuelve a enfrentar en competición oficial al equipo donde se estrenó como entrenador.


Solo queda saber cuál será la acogida de la afición del Benfica a la visita de Mourinho al estadio que le vio dar los primeros pasos, en un partido en el que para ambos lo único que importa es la victoria.

Fuente: EFE