Vellutino y Burga en el final de la etapa. (Foto: Juan Valdivia)
Vellutino y Burga en el final de la etapa. (Foto: Juan Valdivia)
Christian Cruz Valdivia

Este jueves en Haradh el día fue el menos frío de los que le ha tocado al Dakar 2020, quizás como presagio de lo que viene: la meta de la carrera.

¬

¬

Vellutino y Burga en el final de la etapa. (Foto: Juan Valdivia. Video: Christian Cruz Valdivia, enviado especial de El Comercio)

Este viernes finaliza el Dakar 2020 y los pilotos ya quieren estar en el podio de llegada, aunque para eso aún deben vencer a la última etapa de más de 350 kilómetros de carrera.

"Hay que ir con cuidadito, tenemos que llegar todos. Pasar ese podio es lo que paga esta carrera", nos dice Carlo Vellutino, quien corre su undécimo Dakar y busca su octava meta.

Para Lalo Burga llegar al día final es fruto del esfuerzo que entrega cada día, sobre todo él que tuvo problemas mecánicos en la primera etapa que lo retrasaron y lo obligaron a partir tarde, entre coches y camiones.

"Todo el esfuerzo está dando su recompensa. Hoy ha sido un día bonito, mucha duna", nos cuenta y esos son los terrenos que le gustan. "Era difícil remontar en caminos por el polvo, por las piedras", explica.

Mientras, Sebastián Cavallero también critica el trazado ya que recién en la etapa 11 pudo ver buenas dunas. "Faltó dunas, faltó arena y ha sobrado piedras y camino rápido, que es lo más peligroso", nos dice.

Él mañana irá hacia la meta con un ritmo tranquilo. "He visto que se quedan en el último día por pasarse en alguna curva y no estamos para perder el Dakar con eso", sentencia.

Esos son los tres motociclistas que están a un día de disfrutar el podio de llegada. Ellos ya lo han vivido, pero cada Dakar es distinto y lo disfrutarán como si fuera la primera vez.