Violencia y fútbol: un problema en todo Sudamérica
Violencia y fútbol: un problema en todo Sudamérica
Redacción EC

El presidente de Uruguay, José Mujica, advirtió que analiza sacar a la policía de los estadios tras los desmanes que protagonizaron este miércoles hinchas de Nacional en un partido de la Copa Libertadores contra el argentino Newell's en el Centenario.

A continuación, un resumen de las iniciativas en diversos países de la región:

BRASIL:

La seguridad en los estadios de Brasil, que en 76 días recibe el Mundial de fútbol, varía según cada estado, pero por lo general tiene presencia policial, sobre todo en los juegos de clubes más grandes.

Por disposición de la FIFA, durante el Mundial la seguridad dentro de los estadios es responsabilidad de vigilantes privados. La policía será responsable de los alrededores y sólo actuará dentro del campo en situaciones extremas.

En total se desplegarán 100.000 efectivos de las fuerzas del orden y 20.000 guardias privados.

ARGENTINA:

Una prohibición de que asista público visitante rige desde 2013 para la primera división del fútbol, a partir del asesinato de un hincha del club Lanús, a causa de un disparo policial.

Las autoridades ratificaron para el actual torneo Final-2014 la medida de seguridad.

El ministerio de Seguridad despliega "entre 6.000 y 10.000 policías" cada fin de semana para custodiar el fútbol, según datos de 2013.

CHILE:

Ante problemas similares de violencia, dos años atrás, Chile promulgó una ley que exige a los clubes de fútbol utilizar compañías privadas para la seguridad al interior y las afueras de los estadios durante los partidos.

Con esta nueva legislación, los clubes deben designar a un jefe de seguridad que se haga cargo en cada partido de un perímetro de 1.000 metros cuadrados alrededor del estadio.

ECUADOR:

En 2013 el gobierno ecuatoriano suspendió temporalmente la vigilancia policial dentro de los estadios de fútbol, a raíz de la agresión que sufrió dos días antes un uniformado por parte de aficionados en el estadio Atahualpa de Quito. El policía fue lanzado al vacío desde un tribuna, cuando intentó impedir el uso de una bengala durante el clásico capitalino entre Deportivo Quito y Liga de Quito. El uniformado sufrió varias fracturas. La policía retomó la vigilancia casi un mes después tras un acuerdo entre autoridades y dirigentes de los clubes para erradicar la violencia.

PERU:

La Federación Peruana de Fútbol (FPF) sanciona los actos violencia y racismo en el torneo del fútbol local con la suspensión temporal del estadio, jugar encuentro a puertas cerradas y la prohibición de ingreso a los recintos deportivos de los agresores o barras bravas, de manera temporal o definitiva.

En 2013, al menos seis encuentros fueron suspendidos en el torneo de primera división por falta de garantías de seguridad al público y por hechos de violencia contra los árbitros.