New England Patriots hicieron gala de su experiencia para interceptar un último balón clave en el encuentro ante Pittsburgh Steelers y siguen firmes al Playoff. (Foto: AP)
New England Patriots hicieron gala de su experiencia para interceptar un último balón clave en el encuentro ante Pittsburgh Steelers y siguen firmes al Playoff. (Foto: AP)
Redacción DT

Tom Brady y Rob Gronkowski encabezaron el ataque que significó la ventaja a 56 segundos del final, Ben Roethlisberger falló en momentos en que los Steelers estaban por conseguir al menos el empate, y los Patriots de Nueva Inglaterra superaron el domingo 27-24 a Pittsburgh.

La serie que protagonizaron Brady y Gronkowski fue coronada por Dion Lewis, quien logró el touchdown con el cual los Pats remontaron el marcador. Con cinco segundos por jugarse, un pase de Roethlisberger fue interceptado en la zona de anotación.

Nueva Inglaterra (11-3) tomó así la delantera en la lucha por el primer puesto de la Conferencia Americana, que concede la ventaja de local en los playoffs. Pittsburgh vio cortada una racha de ocho victorias consecutivas.

Brady lanzó para 298 yardas, con dos anotaciones y un envío interceptado. Gronkowski, ausente del encuentro anterior por una suspensión, finalizó con nueve recepciones para 168 yardas. Cuatro de esos pases atrapados llegaron en el ataque que resultó definitivo aunque en un principio no pareció serlo.

Patriors vs. Steelers: resumen y mejores jugadas

Los Steelers (11-3), quienes jugaron buena parte del encuentro sin el receptor lesionado Antonio Brown, celebraron fugazmente lo que lució como el touchdown del triunfo. Roethlisberger conectó con el tight end Jesse James un envío de 10 yardas a las diagonales, a 28 segundos de la finalización.

La jugada se invalidó tras consultar la repetición. El árbitro Tony Corrente determinó que James no completó el proceso de la recepción.

Roethlisberger completó un pase con Darrius Heyward-Bey para un avance corto, pero el destinatario no logró salirse del terreno. El tiempo siguió su marcha y, sin pausas disponibles, el quarterback de Pittsburgh corrió a la línea de golpeo.

Fingió que azotaría el balón a fin de parar el reloj, lo que habría antecedido a un intento corto de gol de campo para buscar el empate y el tiempo extra. En vez de ello, el mariscal de campo se arriesgó y terminó regalando el balón.

Su envío a Eli Rogers fue desviado por un rival. El safety de Nueva Inglaterra, Duron Harmon, se apoderó del ovoide.

Los Pats sólo debieron arrodillarse en la siguiente jugada para amarrar su tercer triunfo seguido sobre los Steelers.

AP

INCIDENCIAS 

PREVIA

Tal vez ese sea uno de los motivos por los cuales Brady rinde a su máximo nivel ante los Steelers desde entonces, ya que acumula marca de 10-2 contra Pittsburgh, incluyendo 3-0 en postemporada, siempre en la final de Conferencia.

Cuando vuelvan a enfrentarse el domingo en Heinz Field, estará en juego la supremacía de la Conferencia Americana y un camino despejado hacia jugar en casa el resto de la postemporada.

Para los Steelers (11-2) tal vez haya algo aún más importante: sanar las heridas que les dejó su último enfrentamiento ante Patriots (10-3), una derrota por 36-17 que los eliminó en la antesala del más reciente Super Bowl. En Pittsburgh siguen preguntándose si el resultado habría sido distinto si el estelar running back Le’Veon Bell no se hubiera lesionado.

Ahora podrán despejar la duda en casa, en donde suman 110 puntos en sus últimos tres partidos y donde buscarán mantener vigente su racha de ocho victorias. Solo tienen que superar al protagonista de sus pesadillas.

En nueve duelos de campaña regular, Brady acumula 24 pases de touchdown a cambio de tres intercepciones, su rating de 114.2 puntos es el más alto contra cualquier rival de la AFC. En otras palabras, puede leer a la defensiva de los Steelers como un libro abierto.

Pero este año, el coach Mike Tomlin cree contar con los elementos para seguir la fórmula histórica para derrotar a Brady: ponerle presión y mantenerlo fuera del terreno. Pittsburgh cuenta con la sexta mejor defensiva en yardas, segunda en capturas (41) y un potente ataque que puede mantenerse mano a mano con la segunda mejor ofensiva de la liga.
 
AP

No te pierdas

No te pierdas